X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Día y medio

Foto: Pepe Olivares
17/09/2017 - 

ALICANTE. Este martes, a las 15 horas, finaliza el plazo de presentación ofertas para la segunda y última subasta convocada por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) en relación con el Hércules.

Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez aseguran que tienen claro que pujarán, pero este viernes todavía no lo habían hecho. Por tanto, los empresarios cuentan con día y medio para efectuar el pertinente depósito (unos 25.000 euros) y, a continuación, fomrular su oferta que tendrá que ser por un mínimo de 508.000 euros.

En juego está la titularidad del 15,07% del accionariado del Hércules y del derecho de crédito de 15,4 millones de euros que mantiene el banco del Consell contra la Fundación, de 15,4 millones de euros de importe y en virtud de cuyo impago están pignoradas las acciones del club que son propiedad de esta y que representan el 72,69% del capital social. 

A diferencia del caso de Ramírez y Ortiz, ahora mismo se desconoce si ha habido alguna otra puja, extremo que todo apunta a que no se sabrá hasta el miércoles por la mañana, cuando se lleve a cabo el acto público de apertura de plicas.

Los empresarios declinaron participar en la primera subasta, al parecerles desproporcionado el precio de casi 600.000 euros fijado por el IVF y estaban dispuestos a mantener la misma postura respecto a la segunda, pero la negativa del banco del Consell a optar por una adjudicación directa si esta segunda quedaba también desierta (así lo aseguran una y otra vez desde València) les obliga a dar un paso al frente si desean llevar a cabo sus planes que inicialmente pasarían por, una vez sean titulares del derecho de crédito contra la Fundación, llegar a un acuerdo con esta (les resultará muy fácil ya que los patronos son de la confianza de Enrique Ortiz) para cancelarlo a cambio de la titularidad de sus acciones y convertirse así en los máximos accionistas. Una operación que para un tercero no sería tan sencilla (la Fundación se negaría a negociar y tendría que recurrir a ejecutar el embargo, algo que está por ver que pudiera conseguir) por lo que parece improbable que haya más pujadores aunque, hay que insistir en ello, salvo sorpresa no se sabrá hasta el miércoles como también la identidad del adjudicatario, de haberlo.

El sistema de sobre cerrado por el que ha optado el banco del Consell para este procedimiento de enajenación de activos, deja en el aire hasta el último momento el desenlace.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email