X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La puerta de Hacienda

23/12/2017 - 

ALICANTE. No es habitual que lleguen buenas noticias para el Hércules desde los juzgados pero esta semana que acaba ha sido, sin duda, la excepción que confirma la regla.

Una providencia el martes y un auto este viernes confirmaban que el Hércules resuelve uno de sus grandes problemas: saca adelante la más que necesaria modificación de un convenio de acreedores que si en 2012 era nocivo para el club, por mucho que presumiera el ínclito García-Pitarch, en 2014 se convirtió en una amenaza letal. 

El Hércules sale airoso del entuerto en el que lo metió Enrique Ortiz, como máximo responsable, pero no lo hace gracias a su socio Juan Carlos Ramírez. El club blanquiazul burla la muerte una vez más porque sus acreedores ordinarios (los que se han adherido al reconvenio son titulares del 80% de la deuda) le han dicho al juez de lo mercantil que eligen sacrificarse ellos por segunda vez.

Ahora Hacienda

La puerta de la Agencia Tributaria es la siguiente a la que llamar. El Hércules, que le adeuda también al fisco unos 800.000 euros que tienen la naturaleza de crédito ordinario, necesita firmar un nuevo convenio para reordenar el pago de los casi 4,5 millones de euros reconocidos como deuda privilegiada. 

El ahora sí presidente blanquiazul, con permiso del Registro Mercantil que ya se opuso una vez a su inscripción como tal, deja entrever que no va a ser fácil convencer a Hacienda pero no hay que olvidar que en junio lo hizo, por lo que el camino lo conoce; cosa distinta es que ahora Ramírez no esté dispuesto a exponer todo aquello que en junio le dijo (porque no se llegó a firmar por decisión suya) a la Agencia Tributaria que ponía sobre la mesa. Entonces no solo estaba en su derecho, también su postura parecía la más juiciosa; ahora, por el contrario, es el copropietario de un Hércules al que el jueves se refirió como "empresa privada" cuando justificaba que no piensa dimitir si se complica su situación procesal ligada a su pasado en el Elche, pero luego dijo que era "de todos" al hablar de la futura negociación con Hacienda.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email