X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

valencia basket

Quien tiene a Van Rossom tiene un tesoro

La osadía del belga con un triple sobre la bocina para ganar a Unicaja le consagra como uno de los seguros de vida del Valencia Basket de Vidorreta. El base confesó en vestuarios que primero pensó en penetrar a canasta 

23/04/2018 - 

VALÈNCIA. Qué final más vibrante y qué victoria tan importante ante Unicaja para las aspiraciones del Valencia Basket. Esta hazaña que se vivió anoche en la Fonteta tiene nombre y apellido: Sam Van Rossom. El belga anotó un triple a 2 segundos del final que daba el triunfo a los taronja, aunque también durante los 40 minutos en pista demostró que es un seguro de vida. 17 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias, 1 recuperación y 1 tapón para hacer 18 de valoración y un +7 con él en pista. Quien tiene a Van Rossom en pista tiene un tesoro.

Después de ganarle el pulso al eterno rival, el vestuario de Valencia Basket rebosaba alegría. Y no es para menos. Todos los medios de comunicación presentes se dirigieron al protagonista de la noche para captar sus palabras minutos después de la heroicidad. Preguntado por el triple ganador, el base primero bromeó: "Cojo el balón, me voy y digo va, tiro el triple, ¿no?", y después confesó que esa no había sido su primera opción. "No, yo quería penetrar, pero veía que había mucha gente en la pintura y digo, mejor jugármela así y ya veremos". Y qué bien le salió. 

Hubo reconciliación entre Valencia Basket y la grada. O mejor dicho, entre Vidorreta y la grada. Jugadores y entrenador estuvieron toda la semana pidiendo unión y la Fonteta respondió. "Al equipo nunca le viene bien que haya pitos en la grada y creo que la gente ha correspondido muy bien. Han estado todo el partido con nosotros, incluso en la primera parte donde hemos jugado con bastante nerviosismo y no entramos en nuestro juego. La gente ha estado con nosotros y es muy importante para sacar paridos de este tipo".

Un final tan ajustado fue resultado de una primera parte muy espesa en ataque para Valencia Basket que, a pesar de las dificultades, se fue solo 5 puntos por debajo al descanso. Todo cambió tras pasar por los vestuarios. "Creo que nuestra segunda parte fue muy buena hasta los últimos 2-3 minutos que nos paramos un poco en el juego, a lo mejor un poco de ansiedad, pero al final sacamos el partido".

Una segunda parte que estuvo marcada por unos Bojan Dubljevic y Van Rossom imperiales, además de un Will Thomas muy guerrero como falso cinco, comiéndose a los pívots verdiblancos, y un Erick Green, cuyo acierto fue vital en determinados momentos. Valencia Basket alcanzó su máxima renta de 10 puntos pero sufrió unos minutos de desconexión que se tradujeron en una remontada cajista. El equipo de Joan Plaza trató de que no afectara psicológicamente el desplome de Jeff Brooks, quien tuvo que ser trasladado al hospital a minuto y medio del final del partido. Se colocaron dos puntos por delante tras triple de Waczyinski. Ese golpe que supone presencial algo así, Van Rossom explicó que "es igual para los dos equipos. Espero que Brooks esté bien porque fue un susto que se cayera solo".

Cuando Valencia Basket tenía posesión para volver a ponerse por delante, los árbitros señalaron una dudosa falta en ataque (la enésima de los taronja en el partido) a Van Rossom. "El tema arbitral es lo que hay, nosotros tenemos que jugar nuestro partido. Es verdad que un día están más contigo que otro pero no nos podemos dejar llevar por los árbitros, tenemos que estar  concentrados en el partido", señaló el belga sobre la actuación de los colegiados aunque más tarde se mojó. "Creo que la falta en ataque al final no es falta en ataque ni de broma pero la pitan". Eso sí, en la jugada siguiente el base se vengaría con su triple ganador.

Con Van Rossom como único base de garantías en la plantilla por unos Guillem Vives y Antoine Diot con lesiones para largo, y un poco experimentado Sergi García, el belga se consagra como el seguro de vida del Valencia Basket de Vidorreta. Una de las piezas clave para lograr el objetivo de estar en la Euroliga. "Toca mirar arriba, ahora tenemos un colchón con el quinto puesto bastante grande y a seguir trabajando para terminar lo mejor posible lo que queda de temporada y lograr la posición más alta", concluye el base taronja. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email