X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

VALENCIA BASKET 67-63 PANATHINAIKOS

El orgullo taronja acaba con la mala racha en Euroliga ante Panathinaikos

Valencia Basket consiguió la deseada victoria en la competición europea a pesar de la plaga de bajas y las adversidades ante una Fonteta entregada

28/12/2017 - 

VALÈNCIA. El orgullo taronja ha demostrado hoy que puede con todo y contra todos. Valencia Basket ha ganado a al Panathinaikos, tercero en la Euroliga, rompiendo así la mala racha de diez derrotas consecutivas en competición continental. El conjunto taronja luchó y creyó a pesar de las adversidades con una Fonteta que renació junto al equipo. Unos providenciales Erick Green (21 puntos), Tibor Pleiss (10 puntos) y Bojan Dubljevic (13 puntos) lideraron al equipo en un partido vital que devuelve la sonrisa a Valencia Basket en Euroliga. El día menos pensado. 

Las bajas en Valencia Basket podrían haber marcado el devenir del encuentro, aunque finalmente no fue así. A las lesiones ya conocidas de Antoine Diot, Latavious Williams, Sergi García, Joan Sastre y Guillem Vives, se añadió a última hora la de Fernando San Emeterio por una microrrotura que sufrió en el entrenamiento matutino previo al partido. Seis bajas y media, contando con que Alberto Abalde quiso jugar para ayudar a su equipo mientras sufría un cuadro febril. Un ejemplo de entrega, implicación y sacrificio por el grupo como ha hecho Vives mientras ha podido. 

Txus Vidorreta no pudo sacar un partido más a su quinteto titular y salió con Sam Van Rossom, Rafa Martínez, Aaron Dornekamp, Will Thomas y Tibor Pleiss. No empezó bien el conjunto taronja, tocado por la plaga de lesiones y la mala racha que estaba sufriendo. Siete puntos consecutivos del Panathinaikos obligaban al técnico de Valencia Basket a parar el tiempo a minuto y medio del encuentro. El descontento de la grada era evidente y se hizo notar en los primeros errores del equipo. 

Las palabras del entrenador vasco hicieron mella en el equipo. La sequía taronja la frenó Tibor Pleiss, que fue el encargado de inaugurar el marcador. Los primeros minutos críticos pasaron gracias a un Van Rossom que dirigió bien al equipo, consciente de que era el único base. Y con un espectacular 3+1 de Green, Valencia Basket empató. A pesar de la buena defensa de los taronja, los griegos consiguieron una escueta ventaja liderados por un gran Lojeski al final del primer cuarto (12-17).

Bojan Dubljevic no se estaba encontrando cómodo en la pintura y tampoco conseguía parar a Vougioukas en defensa. La renta de los de Xavi Pascual aumentó hasta los 13 puntos en el segundo tiempo ante un Valencia Basket que no acababa de arrancar. Momento en el que volvió a aparecer el Green para calmar las aguas con un triple. Sin embargo, los griegos estaban destrozando a los taronja en el rebote, lo que les permitía obtener segundas oportunidades en ataque y a Valencia Basket le impedía remontar. 

A pesar de las dificultades iniciales en la pintura ante la defensa de los pívots rivales, Tibor Pleiss empezó a encontrar espacios para anotar. El alemán y Green se echaron a su equipo a las espaldas en ataque para volver a empatar el partido. Remontada que coincide con Alberto Abalde, que estaba con gripe, ejerciendo como base mientras Van Rossom descansaba. El partido se fue al descanso con empate y un gran esfuerzo que sería difícil de mantener (32-32).

Valencia Basket se puso por delante por primera vez en el partido en el tercer cuarto, con Green y Pleiss que seguían siendo clave en ataque mientras el equipo hacía los deberes en defensa. Dos triples consecutivos de Singleton pusieron de nuevo por arriba a los atenienses y la confianza en ataque de los taronja se vio afectada (36-46). La Fonteta estaba completamente apagada. Hasta que Valencia Basket sacó el orgullo con un parcial de 12-2 liderado por Dubljevic que dejaría todo por decidir en el último cuarto. Y entonces la Fonteta se encendió (48-48).

El conjunto taronja se sentía vivo y con posibilidades de ganar a pesar de las dificultades. El partido siguió tremendamente igualado con un Valencia Basket manteniendo el nivel físico que exigía el rival y mejorando notablemente en la captura de rebotes. Sin embargo la presencia de Rudez en pista empezó a mermar al equipo y entró Doornekamp a sustituirle (55-55). El holandés fue el encargado de poner por delante a los taronja a tres minutos del final con dos triples consecutivos (63-60). Panathinaikos volvió a empatar pero Dubljevic adelantaba a los taronja por dos puntos cuando quedaban 36 segundos. El rebote fue crucial para evitar que los griegos anotaran en los siguientes ataques. 

Valencia Basket tenía el partido en su mano con la última posesión y 2,7 segundos para el final. Y esta vez no falló. El orgullo taronja pudo con las adversidades y la deseada victoria en Euroliga, tras diez derrotas, llegó frente al todopoderoso Panathinaikos ante una Fonteta entregada (65-63). Ahora Valencia Basket tiene un balance un poco menos asfixiante, con cuatro victorias y diez derrotas en la competición. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email