X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

España 2-2 Marruecos / fase grupos mundial 2018

España se mete en octavos como primera gracias al VAR y se medirá a Rusia

'Bendito VAR, qué bueno que viniste'. Eso puede decir España, que se metió como primera de grupo en el descuento, con una carambola de infarto que le permite enfrentarse a Rusia en los octavos de final. Isco y Aspas pusieron los goles en un desenlace que pasará a la historia de los Mundiales

25/06/2018 - 

VALÈNCIA. 'Bendito VAR, qué bueno que viniste'. Eso puede decir España, que se metió como primera de grupo en el descuento, con una carambola de infarto que le permite enfrentarse a Rusia en los octavos de final. Aspas con la espuela, igualó el encuentro, mientras que Irán empataba de penalti simultáneamente para poner un final feliz a una actuación discreta de los de Fernando Hierro. Dos jugadas en las que intervino el VAR para cambiar un desenlace dulce para 'La Roja'. 

Comenzó el partido con buenas sensaciones para España. La primera aproximación llegó a los tres minutos. Diego Costa aprovechó un fallo de Marruecos en la salida, combinó con Iniesta que cedió a Isco. El centro del malagueño tenía mucha intención, pero Munir atajó para evitar el peligro. Marruecos se empleaba con dureza, comandada por el intenso Amrabat. Piqué dio la réplica con una dura entrada, que también se quedó sin castigo. La segunda intentona de España tampoco encontró rematador. Diego Costa, más cómodo que nunca en ‘La Roja’, leyó la jugada la perfección. Recibió para proteger el balón y retrasó para que los ‘bajitos’ hilaran la jugada. Silva centró al segundo palo e Iniesta no controló por un centímetro. Mucho más eléctrico el juego español que en los dos primeros partidos del torneo.

Sin embargo, en un Mundial un error te mata. España tardó 13 minutos en cometerlo. Sergio Ramos e Iniesta fueron los culpables. No se puede perder la concentración. En la salida, Ramos e Iniesta se liaron y ese error lo aprovechó Aboutaib. Se plantó solo ante De Gea y batió al meta por debajo de las piernas. El temblor invadía a ‘La Roja’ que se agarraba a lo que pasara en el Portugal-Irán. Iniesta no podía dejarlo así, un hombre con su importancia en esta selección no se lo podía permitir. Inició la jugada y se asoció con los de mejores de España hasta el momento: Isco y Diego Costa. Trazaron dos paredes sensacionales, el manchego entró hasta la línea de fondo y sirvió a Isco que hacía justicia a su gran Mundial con el gol del empate. España volvía a liderar el grupo de forma provisional. Fue Piqué el que pudo dar la vuelta en la siguiente acción. Su cabezazo en un córner lo bloqueó El Kajoui.

Marruecos estaba muy viva, sin dar permisos para cualquier relajación. De hecho, aprovechó una de Piqué, para dejar solo otra vez a Aboutaib delante de De Gea. En esta ocasión, sí que apareció el meta de España para hacerse grande en el mano a mano y mantener el empate en el marcador. La primera parada de De Gea llegaba en un momento clave para España y también para su confianza. Los despistes defensivos empañaban una buena primera parte de los de Hierro, que estuvieron más inspirados en ataque. El balón parado también era un arma para los españoles, que vieron como Busquets cabeceaba arriba un esférico cuando estaba solo para marcar. Antes del descanso, pasó de todo. Portugal se adelantaba en el marcador y dejaba segunda de grupo a España, el colegiado perdonaba la expulsión a Amrabat y la remontada se acarició, pero Diego Costa no llegó por muy poco a una gran jugada individual de Iniesta.

Tras la reanudación, Piqué volvía a ‘librarse’ de la amonestación. El colegiado no vio una mano clara del catalán al borde del área de España, ante la desesperación del conjunto magrebí. Mientras tanto, Portugal fallaba un penalti lanzado por Cristiano mantenía las opciones de España de acabar primera. Marruecos volvía a dejar a España al borde del ‘infarto. Amrabat lanzó un disparo potente que se estrelló en la cruceta, ante la mirada de De Gea.

El talento de España era de Isco, de cualquier forma. Era el más peligroso, una actuación descomunal. Rozó el 2-1 con un cabezazo al segundo palo. Lo sacó un defensa rival, ante la desesperación del combinado español. Esta aumentó en apenas medio minuto. Piqué en el saque de esquina posterior a esa jugada, cabeceó con potencia y rozaba el palo. Se le resistía el segundo gol a España, que se había hecho con el dominio del partido. Hierro daba un cambio al equipo y retiraba a Costa y Thiago para dar entrada Aspas y Marco Asensio. A falta de diez minutos, llegó la depresión. El-Nesyri marcó en un córner sin oposición y ponía el 1-2. Tocaba rezar para que Irán no reaccionara ante Portugal. De momento, a octavos pero como segunda, donde esperaba Uruguay y seguramente acudirán casi todas las selecciones fuertes del torneo. Mala pinta tenía para los de Hierro que sacó a Rodrigo a la desesperada por un desdibujado Silva. 

Cuando todo apuntaba a la segunda plaza, el VAR apareció para iluminar a España. Aspas marcó el empate en el descuento con la espuela y de forma simultánea, Irán empataba de penalti para dejar a España primera de grupo y con Rusia como rival en los octavos de final. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email