X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

valencia basket - iberostar tenerife | copa del rey 19:00 (h. peninsular) 

Iberostar Tenerife, el primer muro a derribar en el sueño por la Copa

Valencia Basket afronta esta tarde el choque de cuartos de final contra el conjunto isleño con el objetivo de cumplir con su condición de favorito 

15/02/2018 - 

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA (Enviada Especial). L’Esperit del 98. Bajo este lema Valencia Basket busca homenajear la única Copa del Rey del club taronja, hace exactamente 20 años en Valladolid, llevándose la que se disputa este año en Gran Canaria. Rendir con el máximo honor posible a los héroes que consiguieron lo que en las siguientes 18 participaciones no se ha vuelto a lograr. El conjunto taronja se quedó la pasada edición a las puertas cayendo en la final contra el Real Madrid, siendo la cuarta vez que quedó subcampeón. Este año se sueña con cruzarlas. Valencia Basket regresa al Gran Canaria Arena, el escenario en el que alzó, hace menos de seis meses, la primera Supercopa Endesa de su historia. Un año culminado a la perfección, habiendo ganado su segundo título inédito tras haber jugado su cuarta final consecutiva. La Copa del Rey y la Eurocup perdidas fueron el peaje para ganar la primera Liga y Supercopa en la vida del club. El año 2017 fue de ‘primeras veces’. El año 2018 debe ser de ‘heroicidades’. 

El primer muro a derribar es Iberostar Tenerife y, aunque Valencia Basket goza de la condición de favorito, solo con llegar hasta semifinales sería toda una hazaña. El conjunto taronja ha sobrevivido de manera épica a una plaga desoladora de lesiones que llegó a afectar a nada menos que siete jugadores. La mitad de la plantilla. Y a pesar de todo, defendió con uñas y dientes su posición en la Liga, llegando al parón como segundo clasificado en solitario. En Euroliga, si bien la situación fue más dramática, Valencia Basket consiguió aprender a vivir con una plantilla reducida y empezó a cosechar victorias importantes como las de Panathinaikos, Khimki y CSKA Moscú. 

La Copa llega en un buen momento para Valencia Basket, pues aterriza en Gran Canaria tras cosechar dos victorias consecutivas en Liga y un espectacular triunfo frente al líder de la Euroliga. Además, la enfermería se empieza a vaciar y los que vuelven lo hacen a lo grande. Txus Vidorreta recuperó hace una semana a Bojan Dubljevic, que realizó unas actuaciones espectaculares en los dos choques que ha disputado desde entonces. Un juego interior, que vuelve a ser de lo más contundente, con un Tibor Pleiss que necesitaba tener menos minutos, y un hombre como el montenegrino que, además de calidad, aporta alma al equipo. El técnico taronja podrá contar también con Sergi García, que solo ha jugado dos partidos desde su llegada en diciembre por problemas musculares. El base estuvo en pista poco más de tres minutos el pasado domingo ante San Pablo Burgos, pero el vasco espera que de cara al choque de hoy pueda ayudar más al equipo. En ese aspecto, Vidorreta puede estar más que tranquilo. Ha encontrado en el alero Alberto Abalde un base de garantías con el apoyo de Erick Green, Joan Sastre y Fernando San Emeterio, por lo que no se verá obligado a forzar a Sergi. Con el escolta norteamericano enchufado, que ha ido encontrando poco a poco su mejor versión desde que regresara de su lesión, así como la veteranía de Rafa Martínez y San Emeterio, vital en este tipo de enfrentamientos, Valencia Basket tiene una plantilla corta, pero desequilibrante, para plantar cara a cualquier equipo. Quién lo diría con las ausencias de los bases Guillem Vives, Sam Van Rossom y Antoine Diot, y del ala-pívot Latavious Williams. 

Por su parte, Iberostar Tenerife abre su participación en la Copa tras caer ante el Real Madrid en la última jornada de Liga y, además, salir de posiciones de playoff. Una derrota que no empaña en absoluto el buen balance de los tinerfeños desde la llegada de Fotis Katsikaris a su banquillo tras la destitución de Nemad Markovic y es que, bajo su mando, han ganado siete de los once partidos disputados. 

El único precedente de esta temporada entre el cuadro isleño y el taronja fue en la tercera jornada de Liga en el Pabellón Insular. Valencia Basket se llevó una victoria que supuso ampliar la racha valenciana en casa del Iberostar Tenerife y que llega a un balance de 8-0. En esa ocasión, no habían sido fichados todavía Kostas Vasileiadis ni Tobias Borg, aunque sí estuvo el capitán de los tinerfeños Nicolás Richotti, que no podrá disputar la Copa por estar lesionado para toda la temporada. En el balance global, el conjunto taronja ha demostrado ser de lo más fiable ante este rival, pues solo se ha dejado ganar en una ocasión: 14-1. Valencia Basket es la ‘bestia negra’ del Iberostar Tenerife. 

El destino quiso que este fuera un choque de reencuentros. Txus Vidorreta dirigió al conjunto tinerfeño la pasada campaña, con el que estuvo durante buena parte de la misma liderando la Liga Endesa y con el que ganó la Basketball Champions League. El vasco, cuando recaló en el cuadro taronja, se estrenó ganando sorprendentemente la Supercopa Endesa. Sin duda, el 2017 fue su año. Cuando llegó a Valencia Basket, el técnico se trajo con él a un refuerzo que conocía muy bien: Aaron Doornekamp. Otro hombre con pasado isleño que se reencontrará con sus antiguos compañeros. Una cita de lo más especial. En el otro lado de la pista están Rodrigo San Miguel, taronja durante dos temporadas, y Fotis Katsikaris, que dirigió el banquillo de Valencia Basket también por dos ejercicios. 

Valencia Basket tratará de frustar la ilusión de un Iberostar Tenerife que quiere ganar por primera vez un partido de Copa del Rey. En sus únicas cuatro participaciones, el cuadro isleño ha caído en cuartos de final. Pero la ilusión y el carácter de este Valencia Basket ya se ha demostrado esta temporada que no tiene límites. Los doce jugadores y un cuerpo técnico que ha sufrido lo inimaginable estos últimos meses quieren demostrar que están muy vivos y que siguen siendo un equipo campeón. Nadie puede quitar las alas a un equipo que no las necesita para volar. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email