X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Murthy ve razonable un nuevo campo de más de 50.000 plazas y 150 millones de coste

Aunque no precisó la fecha en la que estará concluido, recordó que existen unas obligaciones que el club debe cumplir, tras haber anunciado esta semana un rediseño en su estructura y el inicio de la tramitación de las licencias para retomar las obras

7/10/2017 - 

VALENCIA. Anil Murthy, presidente del Valencia, afirmó a EFE que ve razonable que el futuro estadio del club, en cuyas licencias se va a empezar a trabajar para concluirlo tras ocho años con las obras paradas, tenga una capacidad superior a 50.000 localidades y supongan una inversión en torno a los 150 millones de euros.

Aunque no precisó la fecha en la que estará concluido, recordó que existen unas obligaciones que el club debe cumplir, tras haber anunciado esta semana un rediseño en su estructura y el inicio de la tramitación de las licencias para retomar las obras.

La principal de las obligaciones a las que se refiere el presidente Murthy es que el actual campo de Mestalla deberá estar demolido en el año 2023.

Las obras del nuevo estadio dieron comienzo en verano de 2006, pero en febrero de 2009 se paralizaron por falta de financiación, y desde entonces se mantiene la estructura inicial del campo sin que la construcción haya avanzado.

Para Murthy, que cumple cien días como presidente del Valencia, el proyecto se contempla de nuevo con la idea central de ponerlo al servicio de la afición.

"No quiero ni el campo más grande, ni el más bonito de Europa. Eso solo sirve para dos días. Quiero un campo pensado para el aficionado, para su familia, para poder llegar dos horas antes del partido", agregó.

"El proyecto no es económico. Nadie nos va a dar diez millones de euros por el nombre. Tampoco vamos a subir los precios de los abonos o las entradas para ello. Es cierto que hay gente que no quiere cambiar porque Mestalla funciona bien y cuando está lleno es un estadio difícil para el rival, pero hay obligaciones", insistió.

Por eso, señaló que no hay presión para cambiar, pero que las obligaciones presentan unas fechas fijas, por lo que considera que en esas mismas obligaciones de cambio, el club debe encontrar una oportunidad que contribuirá a plantear una nueva relación con su afición.

Añadió que un campo para 70.000 aficionados con pista de atletismo y con el público lejos, "ni es bueno para el fútbol, ni funcionaría" en el caso del Valencia. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email