X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Operación Coquelin

Recale en Mestalla o no, caro o barato, ilusionante o no, la pregunta del millón es ¿qué puede aportar Coquelin a este VCF?...

9/01/2018 - 

VALÈNCIA. Otro cromo más. Ilusionado con la clase de Gonçalo Guedes, a vueltas con la llegada de Vietto, pensando que igual Maksimovic es útil y con una sonrisa de oreja a oreja, porque el equipo camina rumbo Champions y no revienta, el valencianismo se devanaba los sesos, intentando desvelar el próximo nombre de la agenda de Marcelino García Toral. Como el asturiano propone y Alemany dispone, y como la ejecutiva ché ahora, por fin, tiene manos libres para desarrollar su trabajo, el club se puso manos a la obra hace meses, peinando el mercado para encontrar las piezas adecuadas para una plantilla que es tan corta como comprometida. Hasta aquí se ha llegado gracias a los que están y ahora, el club, trata de buscar a los que potencien la competencia interna para llegar todavía incluso más lejos. La doble M, Mateo y Marcelino, se puso al tajo. En su hoja de ruta, un punta, un lateral-extremo y un mediocentro. Luciano Vietto fue el primer nombre, porque llega como oportunidad de mercado y con el visto bueno de Marcelino, que le quiere recuperar para la elite. El segundo bien podría ser Joao Cancelo, que si consigue desbloquear la postura del Inter, llegaría para adaptarse a un club y vestuario que conoce de memoria. Y el tercer hombre, con la venia, es Francis Coquelin.

Se trata de un mediocentro de contención, de 26 años, un chico todavía joven pero bastante experto en el fútbol europeo, por sus periplos en Arsenal, Lorient, Friburgo y otra segunda etapa en el Arsenal. Hace escasas horas, Coquelin no fue ni siquiera convocado por Wenger para la FA. Señal inequívoca de que estaba en rampa de salida. Por la mañana, medios ingleses significaban que su destino sería el West Ham United. Bien entrada la tarde, con el valencianismo pensando en la cena, Valencia y Arsenal se reunían para cerrar una operación que, mientras se escriben estas líneas, se sigue fraguando, porque aún no es oficial. Los términos del acuerdo, que al cierre de este artículo estaba bastante cercano, eran contradictorios: se barajaba una simple cesión hasta el 30 de junio, una cesión con opción de compra e incluso, para sorpresa de quien esto escribe, un traspaso por una cantidad entre 10-12 millones de euros. A nivel de negocio puro y duro, el aterrizaje del francés será analizado en profundidad en pocos partidos, porque si Marcelino busca una pieza así, es porque espera rendimiento inmediato. Traducción en valencianí: barato si rinde y caro si sale rana. 

Recale en Mestalla o no, caro o barato, ilusionante o no, la pregunta del millón es ¿qué puede aportar Coquelin a este VCF? En primer lugar, garantizaría, sobre el papel, que Parejo y Kondogbia, aún sin sustitutos, tengan un recambio que pueda actuar en esa posición, por delante de la defensa, sin que el equipo acuse un descenso de nivel exagerado. En segundo lugar, vendría a aumentar el nivel de agresividad del grupo, porque es un jugador físico, de corte defensivo y ardor guerrero. Esencial en el repliegue y nada torpe – tampoco un genio-, en la distribución. Y en tercer lugar, Coquelin significaría un estímulo para los habituales titulares, porque llega dispuesto a ganarse el puesto, a jugar todos los minutos que no ha tenido en su segunda etapa en Londres y además, a ponerle cara la titularidad a jugadores que, hasta ahora, tenían el puesto más que seguro. Justo lo que pide un entrenador extraordinario: competencia interna. Cuanto más difícil se lo ponga a Kondogbia y Parejo, cuanto más les dispute la titularidad en cada entrenamiento o partido, más rendirán ambos. 

Si finalmente acaba a las órdenes de Marcelino y deja de estar bajo la tutela de Wenger, la cuestión que tendrá en alerta al valencianismo será la de siempre cuando llega un futbolista al que se ha visto– con perdón de los amantes del fútbol internacional- entre poco y nada. ¿Triunfará Coquelin en Mestalla? Como dicen los argentinos, la respuesta tiene dos letras, pero la palabra es una sola.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email