X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista proyecto fer

Thierno Amadou lucha contra las lesiones para superar la barrera de los ocho metros

El atleta de salto de longitud del Proyecto FER está en plena recuperación de su tobillo y se muestra con ganas de volver a estar al cien por cien para cumplir sus objetivos

2/03/2018 - 

VALÈNCIA. En el deporte como en la vida es imposible no encontrarse con piedras en el camino. Para Thierno Amadou (03/06/1997, Guinea Conakry pero reside en Castellón desde los 5 años), esas piedras han llegado en forma de lesión. El atleta del Proyecto FER se ha visto obligado a hacer un alto en el camino para recuperarse de su lesión de tobillo que sufrió en 2017 y todavía le dura. El deportista quiere volver a emprender cuanto antes ese camino, cuya primera parada está en superar los ocho metros en el salto de longitud.

Este año como el anterior estoy en una situación muy difícil por una lesión en el tobillo pero paciencia ante todo y sin prisa. Y cuando esté bien cien por cien, a dar guerra”, explica Amadou a Plazadeportiva.com sobre el calvario que está sufriendo. El año previo a caer en esa lesión, el deportista había sido Campeón de España júnior de salto de longitud en 2016. Esperaba con ganas el 2017 para alcanzar el objetivo de sobrepasar la distancia de los ocho metros. Un reto que todavía tiene que esperar. Empezado el 2018, el atleta todavía no ha superado esa lesión de tobillo pero no ha apartado de su mente ese objetivo, que ahora mismo queda en un segundo lugar, siendo lo más importante recuperarse lo mejor posible. “Los objetivos que tengo aún por cumplir son hacer pódium en el absoluto y sobrepasar ya la muralla de los ocho metros”, explica Amadou. 

Efectivamente, su piedra en el camino están siendo las lesiones, por lo que, para él, esta es la parte más complicada del atletismo de élite. El deportista señala que “lo más duro para mí y seguramente para los demás también son las lesiones porque con una lesión que no te respeta no puedes hacer grandes cosas. Pero para eso también está la motivación que tienes que tener día a día, pensar en positivo y dejar los pensamientos negativos a un lado”.

El salto de longitud, como la mayoría de deportes, tiene esos riesgos, pero a Amadou no le influyó cuando escogió esta disciplina. El atleta cuenta cómo sus primeros pasos “comenzaron en el instituto Ribalta en el cual todos los años realizamos un serie de pruebas y en una de ellas (pies juntos) destaqué con diferencia y por aquello mi profesor de gimnasia habló con mi actual entrenador para ver si le sorprendía. Los primeros días fueron duros pero me pude adaptar a ellos, me encantó el mundo del atletismo”. Pero lo que de verdad le hizo decantarse por el salto fue “ver volar a atletas de longitud en vivo y en directo. Impacta y me dieron ganas de practicarlo”.

En ese momento empezó a competir por su actual club, el mejor en atletismo que hay en España el Playas de Castellón, y en el que Amadou se siente un “privilegiado” de formar parte. Lo que empezó como una afición por hacer el deporte que le gustaba, “a lo largo de los años me he dado cuenta de que cada año, cada temporada, me superaba y que me tengo que superar” y se convirtió en algo más para él. Desde ese momento, “hasta las cosas como entrenamientos o comidas me las tomaba más enserio”. 

Si hay algo que caracteriza a Thierno Amadou es el sacrificio. Una cualidad que debe tener para poder compaginar el deporte con los estudios. El deportista vive en Castellón y estudia Electromecánica y Mantenimiento de Vehículos en Valencia. “Mucha gente me dice que estoy loco porque cojo el tren todos los días de Castellón a Valencia, termino de estudiar, vuelvo, como, descanso un rato y me voy a entrenar. Termino de entrenar, estudio, me ducho, ceno y a dormir”, cuenta Amadou sobre su rutina diaria. 

El atleta nos confiesa que en estos momentos no tiene una máxima aspiración a la que aferrarse, sino que prefiere vivir el día a día e ir cumpliendo los objetivos que se propone. Algo que le sirve para ser una de las promesas del atletismo en el Proyecto FER, sin el que probablemente no podría mantener el nivel de vida que le exigen sus obligaciones: “Es una ayuda muy importante para poder desplazarme para ir a los entrenamientos”, concluye el deportista. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email