Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA
sillón orejero

Hug y Carpeto Veto, un personaje troglodita y otro fascista, que Gosset coló en Bruguera

Por  - 

Al dibujante Jordi Goset i Rubio, que firmaba como Gosset, le debían fascinar los cavernícolas. Su personaje más famoso, Hug, "el troglodita", era un habitante de la Edad de Piedra que tenía sus vivencias en un pseudo-Paleolítico. Sin embargo, a finales de los 70, creó un personaje que también era cavernícola, pero vivía en el siglo XX, un señor con bigote, de ideas anacrónicas, obsesionado con su odio al extranjero y consumir solo español. Un fascista de libro, de los llamados nostálgicos en aquella época, pero caricaturizado para niños.

SILLÓN OREJERO

'La seducción de los inocentes', la oleada moral en los 50 que obligó a autocensurarse al cómic

Por  - 

La criminalidad adolescente se debía a que los niños leían tebeos. Se drogaban porque habían consumido viñetas. Batman y Robin era una incitación a la homosexualidad. Wonder Woman animaba a que las niñas se hicieran lesbianas y descuidaran las tareas del hogar. Todas estas conclusiones las extrajo Fredric Wertham en 1954 en el pseudo-estudio 'La seducción de los inocentes' que acabó en una comisión de investigación del Congreso y la autocensura del cómic desde entonces, además de lograr el cierre de decenas de revistas de terror y serie negra.

sillón orejero

Las 'pin-ups' de Humorama, chistes eróticos para el obrero de los años 50

Por  - 

Antes de que el imperio Marvel tomase la forma y contenidos que se han hecho tan famosos y que forman parte de la cultura popular tanto como los personajes de la Biblia, Martin Goodman abrió una línea editorial llamada 'Humorama' para dar cabida a humor erótico. La publicación pagaba poco y se convirtió en el último recurso para los dibujantes consagrados y en un trampolín para los que empezaban. Ahora, sus viñetas son tremendamente sexistas, pero muchas también muy punk e ingeniosas, y los dibujos de mujeres verdaderas obras de arte popular.

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email