Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la nueva ruta de la seda

Adriana Iglesias: «No concibo pagar mil euros por un vestido sin saber quién lo hace»

Como ingeniera de telecomunicaciones, ganaba mucho dinero en un trabajo que no le llenaba. Y cuando la vida le trajo a València descubrió el Mediterráneo y decidió ser lo que siempre había sido pero nunca había intentado: diseñadora de moda

9/08/2020 - 

VALÈNCIA. Así como la Ruta de la Seda atravesaba el mundo, desde Asia hasta Europa, sin olvidar Oriente Medio, la firma de moda de Adriana Iglesias ha viajado de València a Estados Unidos, con escala en Emiratos Árabes, e incursiones en Ucrania o Australia. El tejido de sus vestidos viene de Italia, concretamente de la ciudad de Como, famosa por la calidad de su materia prima. Las puntadas se dan en un taller del centro de València, situado en el palacio renacentista del Vizconde de Valdesoto, que emana un romanticismo sin concesiones. La auténtica aventura de esta diseñadora intrépida ha sido partir de la artesanía, apostando por la fabricación local, para extender sus hilos comerciales por distintos continentes. De repente la luz del Mediterráneo deslumbrando en Sunset Boulevard.

Con la elegancia que se espera de una dama de la costura, nos recibe en un estudio donde el suelo es de mosaico y se amontonan los rollos de tela —todos ellos de seda—. Apenas tres puertas separan el despacho del taller de costura, y eso lo dice todo. Viste con naturalidad, tiene el pelo alborotado y no se ha maquillado para las fotos. «Nunca me maquillo; cuando lo he probado, me he sentido rara», comenta, y con esta frase también se desnuda un poco. Adriana es mar —nació en Asturias, está afincada en el Cap i Casal, y tiene agua en los ojos—; y es aire —liviana, con una idea fluida de la moda, donde la belleza siempre pasa por la comodidad—. Una empresaria inconformista que ha establecido su propio rumbo, «aunque si me equivoco, no me importa virar y tomar otro».

Plaza ofrece gratis todos los números de sus tres ediciones en formato digital, para iOS o Android 

— En estos meses en los que no has podido viajar, ¿cómo está siendo tu día a día en València?

— Estoy casi todo el tiempo en el estudio. Después del confinamiento, hemos organizado mejor las reuniones, pero no dejo de responder llamadas y resolver marrones del día a día. Me encuentro en medio de varias colecciones, presentando Resort en Nueva York, y preparando Pre-Fall en El Corte Inglés. Voy ultimando detalles con la patronista, organizando shootings para el e-commerce, repasando un Excel del banco... Hay días en los que el iPhone marca hasta catorce kilómetros.

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email