X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

proyecto fer

Aida Martínez: “Se me escaparon las dos finales en los campeonatos de España y este año haré lo necesario para que eso cambie”

La taekwondista del Proyecto FER quiere dar un paso adelante esta temporada mientras se adapta a la categoría senior después de superar la etapa sub21 

9/11/2018 - 

VALÈNCIA. Los cambios siempre son difíciles. La taekwondista valenciana Aida Martínez (26/05/1997 L’Alcúdia, València) dio el año pasado el salto de la etapa sub21 a la senior. Aunque no le salió todo como planeó, la deportista del Proyecto FER poco a poco se está adaptando a su nueva categoría y se siente preparada para dar su mejor versión.

Valoraría el año pasado como un año de transición entre lo que era la etapa sub21 y la etapa senior. No me fue lo bien que esperaba. Aunque conseguí ganar alguna medalla que otra, mis principales metas no las alcancé, y me sentía muy frustrada, cada vez más. Quedé segunda en el campeonato de España y en el campeonato de España por clubes y gané el open de Serbia G1, pero no fue ni mucho menos suficiente. Se me escaparon esas dos finales en los campeonatos de España, y este año haré lo necesario para que eso cambie”, cuenta Aida a Plazadeportiva.com sobre su última temporada.

Sin duda no llegar a las expectativas fue un golpe para la deportista, pues confiesa que “sinceramente una de las cosas más duras de este es el no conseguir los objetivos que te habías planteado desde un principio después de haberle dedicado tanto tiempo y esfuerzo”. La taekwondista añade que “es difícil tener que levantarte cada vez que caes, pero también es esencial”.

Aida sabe qué es estar en lo más alto de su categoría. Precisamente, la deportista admite que “del éxito del que más orgullosa me siento sin duda es de haber ganado el campeonato de Europa sub21 2017, ya que iba directa a ganar y lo tenía clarísimo. Solo me hizo falta confiar al cien por cien en mí y en mis cualidades para conseguir estar en lo más alto del podio. Y me baso en eso cada vez que voy a salir a competir, para quitarme miedos e inseguridades”.

Con esa mentalidad tratará de conseguir lo que no pudo la pasada temporada para seguir superándose a sí misma: “Ahora vienen muchas competiciones en estos próximos meses, pero las esenciales son el campeonato de Europa por clubes, el Open de España y el campeonato de España senior, que para mí es el más importante ya que casi casi es clasificación directa para asistir al campeonato del mundo senior. Obviamente espero ganarlo de una vez por todas”, explica la valenciana.

Como la gran mayoría de deportistas del Proyecto FER, Aida compagina su carrera deportiva con los estudios. En su caso, cursa primero de Veterinaria e incide en la complejidad que supone lidiar con todo: “Realmente es muy difícil compaginarlo todo, ya que no sólo se carece de tiempo, sino que en vez de tener un objetivo esencial en tu vida como el resto de los estudiantes, tienes que dividirlo en dos. El taekwondo no sólo es estar en la sala entrenando y los fines de semana compitiendo, también es horas de fisio y de preparación psicológica, es terminar los campeonatos y/o entrenamientos con el cuerpo molido y sólo tener ganas de dormir y de descansar ni que sea un mísero día. Pero en vez de eso, tienes que ponerte al día con la universidad y adelantar todo lo posible porque sabes que dentro de equis días no vas a poder, y si no lo haces (al menos para mí) el remordimiento es peor que no haber descansado”.

A pesar de ser una gran promesa del taekwondo en la Comunidad Valenciana, su afición por el deporte comenzó por otros derroteros: “La verdad es que empecé a hacer taekwondo casi por casualidad a los 8 años. Yo practicaba baloncesto en mi pueblo y en el mismo polideportivo compartíamos pista con el club Garrut de taekwondo y me llamaba bastante la atención. Tuve algunas lesiones en la rodilla y los impactos del baloncesto no me venían nada bien, así que decidí cambiarme de deporte y la verdad es que me encantó ya que era muy diferente a cualquier cosa que hubiese probado con anterioridad y aquí me he quedado”. Y es que las aptitudes de Aida son perfectas para el deporte para el que estaba destinada: “Me definiría como una persona bastante fría a la hora de plantearme los combates y salir al tapiz. Soy bastante ruda de mente y si estoy despejada y no me influye nada externo sé que soy capaz de conseguir lo que me proponga”.

El taekwondo puede parecer un deporte individual, pero en el caso de la valenciana tiene siempre a su lado a una persona muy especial para ella a la que considera un espejo en el que mirarse: “Mi referente es mi compañera Rosanna Simón, que entrena conmigo en el centro de alto rendimiento de Sant Cugat desde hace tres años. Es más dura que nadie y se toma las cosas muy en serio, es súper exigente consigo misma y también con los demás. Ha conseguido títulos muy importantes a lo largo de su carrera deportiva, pero lo que más destacaría de ella es su constancia y su amor por este deporte”.

Con esa actitud como referencia, Aida confiesa que la “máxima aspiración deportiva y personal diría que es la misma, ya que para mí influye mucho cómo me sienta con el deporte y cómo esté con la universidad”. Para ella son muy importante las dos caras de su vida por lo que “van bastante a la par porque si llevo las dos cosas bien me siento realmente realizada, ‘mens sana in corpore sano’”. Como, consecuencia, “para mí sería perfecto simplemente el hecho de sentirme bien compitiendo y avanzar en el deporte a la par que me vaya bien la universidad y sacarme todas las asignaturas”, indica la taekwondista.

La dificultad de llevar al máximo nivel su doble vida es muy alta, aunque se hace mucho más accesible con la ayuda del Proyecto FER, con el que Aida se siente muy agradecida “por haber confiado en mí y por darme la ayuda que necesita cualquier deportista de alto nivel, ya que me puedo costear campeonatos a los que no asistiría si no fuese por la beca, y protecciones de buena calidad. Para mí es muy importante este proyecto debido a que considero que hacer deporte a este nivel debería de ser un trabajo renumerado como cualquier otro, pero como se trata de deportes minoritarios, no todos tienen la suerte de contar con esta ayuda. Y ya no sólo por la ayuda económica, también por el apoyo que nos ofrecen y la oportunidad de que nos conozca la gente a través de la web y de entrevistas como esta”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email