X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Alucino con lo de Murillo

21/12/2018 - 

VALÈNCIA. En el mundo del fútbol existen opiniones de todos los colores y por mi parte todas tienen mi respeto pero no por eso mi acuerdo o mi complicidad. En el Valencia acaba de suceder un dato que rompe con todos mis esquemas y que destroza también todos mis gustos periodísticos. Les hablo de Murillo, de un futbolista internacional y para mi el mejor central de la plantilla -obviamente como no juega en estos momentos su forma física competitiva algunos la pueden poner en entredicho, pero yo no-, que ha sido cedido al Barça ya que no entra en los planes de un Marcelino al que parece que su cargo y su capacidad de tomar decisiones otorgada por Alemany se le está subiendo un poquito o un mucho a la cabeza y comienza a tomar medidas francamente discutibles y en mi caso no compartidas en absoluto y que además me dejan una duda terrible pensando que Alemany, en su día, le otorgó a Marcelino de un poder excesivo para confeccionar la plantilla y ese poder manirroto en manos de un técnico que parece que ha perdido la razón y que además los resultados trabajan en su contra está resultando un especie de losa insalvable para un Valencia que cumple cien años de vida y que para celebrarlo no para de hacer cosas extrañas y de equipo pequeño y desnortado.

UNA EVIDENCIA

Y el caso es que con la cesión de Murillo al Barça se dan todos los condicionantes para no entender nada y para que en el fondo te desagrade la forma de manejarse de un equipo que siempre ha sido un equipo señor como es el caso del Valencia y que en la actualidad esté dejando una imagen penosa en la gestión de la plantilla de futbolistas que ya les advierto yo que muchos de ellos, no pocos, están alucinados con la forma de actuar de Marcelino y con las arbitrarias decisiones que está tomando para convertir a este Valencia es una escuadra desnortada y carente de cualquier tipo de alegría futbolística.

VEZO NO ES MURILLO

Ojo al dato. Dice el entrenador del Valencia que no van a fichar ningún defensa en el mercado de invierno y que la baja de Murillo la tienen plenamente cubierta con Vezo. Miren, sin entrar a profundizar más en el asunto ya les digo que ningún equipo de fútbol con dos dedos de frente prefiere antes a Vezo que a Murillo. No hay color entre la calidad de ambos centrales y por ahí pierde el Valencia de forma manifiesta. Y miren, lo de dejar salir a Murillo de esta forma tan lamentable indicando que eso se hace para poder fichar a un delantero de garantías deja en entredicho todo el trabajo que erróneamente ha llevado el Valencia en este pasado mercado de verano y que obviamente no tiene otro responsable directo que Marcelino  su forma arbitraria y disparatada de conducir una nave sin sentido y sí rodeando su gestión por muchas manías personales francamente difíciles de asumir. Y miren, a Marcelino en un momento dado nos lo tendremos que liquidar si las cosas siguen siendo tan disparatadas como las actuales pero en el fondo el responsable de lo que está sucediendo es mucho más Alemany que el arribista Marcelino. Piénsenlo bien. Si Marcelino ficha o desficha mal y a su antojo él es responsable de esa mala gestión pero es más responsable de este disparate la persona que le ha regalado tanto poder de forma alucinante. Y con esto, obviamente, quiero decir que debemos mirar todos a los ojos de Alemany y pedirle explicaciones por esta forma de conducir la nave tan absurda y desproporcionada.

Y EL FUTURO

Bien, tras perder de forma tan absurda a un buen futbolista como lo es Murillo y ahora se argumente que es para dejar hueco para un delantero ya que obviamente lo que fichamos en verano para la vanguardia no sirve para nada y ha resultado ser un fracaso rotundo e indisimulable de la forma de conducir la nave por parte de Marcelino. Y así siguen las cosas. Si en verano la gestión de Marcelino fue francamente irregular da la impresión de que la gestión actual es todavía más destartalada y vergonzosa. Miren, en verano liquidamos por la cara a Zaza para traer a dos futbolistas peores que Zaza, y ahora cedemos a Murillo al Barça para tratar de dar normalidad a una plantilla destartalada y sin gol. Esperemos que sí exista una reacción manifiesta por parte de la plantilla para procurar salvar dignamente la presente temporada. Y luego, para el año próximo, con Marcelino en el equipo o sin Marcelino, el Valencia lo que debe pensar es en tener un departamento técnico estilo Subirats y pensar que el Valencia es mucho más importante que cualquier entrenador. Y sí, como despedida, debo decir que a mi lo de Murillo me provoca una tristeza tremenda.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email