Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

BALONCESTO

El Valencia Basket llega cansado, vivo y sin presión a medirse a su bestia negra en la Copa del Rey

11/02/2020 - 

VALÈNCIA (EFE/Nacho Herrero). El Valencia Basket llega cansado a la Copa del Rey, aunque también vivo en todas las competiciones, para medirse en cuartos de final al Barcelona, un rival que le supera en presupuesto y que le ha ganado en los cuatro partidos disputados esta campaña, lo que reduce la presión en el equipo valenciano.

Los cambios en la Euroliga, a cuya próxima edición sólo podrá acudir en teoría si acaba la actual entre los ocho primeros, han llevado al Valencia a estar más centrado en el torneo europeo que en la Liga ACB, en la que tiene más margen de maniobra.

Tras su pésimo inicio en Europa, el equipo de Jaume Ponsarnau ha protagonizado una brillante remontada que le ha llevado de la última posición a la séptima que ocupa actualmente y que le hace albergar esperanzas de lograr lo que sería un indudable éxito.

Esa escalada, sin embargo, se ha cobrado un precio en forma de desgaste físico y mental en una plantilla y en un club que no está acostumbrado a compaginar con éxito dos competiciones tan exigentes.

A esa falta de frescura también ha contribuido en las últimas semanas las lesiones de Jordan Loyd y Sam Van Rossom, dos de los jugadores que más capacidad tiene para crearse tiros propios en la línea exterior. El estadounidense está completamente descartado para la cita de Málaga y las posibilidades del belga son también escasas.

La victoria del domingo en la pista del Movistar Estudiantes, fraguada en los tres últimos minutos tras un buen arranque de partido y veintiocho minutos muy espesos, ha situado al equipo valenciano también en la séptima plaza de la ACB.

Objetivos enfocados

La necesidad de estar centrado en la Euroliga y asegurar su presencia en las eliminatorias por el título de la ACB han reducido las desmedidas ilusiones depositadas en el torneo copero en ediciones anteriores.

A esa situación contribuye el hecho de haber perdido todos los enfrentamientos que ha disputado ante el Barcelona esta campaña, en la que cayó en las semifinales de la Supercopa, ha perdido en el Palau Blaugrana en la ACB y en la Euroliga, y en esta competición también en la Fonteta.

Como todos esos encuentros han estado competidos y se han decidido por seis puntos o menos, el Valencia ha visto alimentadas sus esperanzas de poder romper con esa tendencia y colarse en semifinales.

En el último encuentro entre ambos, en el torneo continental, el Barça sólo estuvo una vez por delante en el marcador, pero con ello tuvo suficiente para llevarse el triunfo gracias a una canasta de Nikola Mirotic a tres segundos del final.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email