Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Batshuayi aportaría gol y talento al Valencia

Es un talento nato con un enorme potencial. Tiene ese don innato del jugador crecido en la calle y esos genes africanos de sus padres que buscaron una vida más interesante para su familia en suelo belga

19/11/2015 - 

VALENCIA. El Valencia trabaja en el fichaje de un delantero para el mercado de invierno y uno de los candidatos que más suena es Michy Batshuayi. El futbolista belga de origen congoleño es, por encima de todo, un goleador. Un excelente definidor. Es el gran referente ofensivo del Olympique de Marsella, con 9 goles en 16 partidos más 3 asistencias. Y este joven de 22 años está implicado en el 65% de los tantos del L'OM en Ligue 1. Su Presidente lo ha tasado en 35 millones de euros. Y tuvo un montón de ofertas durante el verano pasado y él no quiso marcharse del Vélodrome. Ahora, Arsenal y Chelsea van a por él y Arsène Wenger valora mucho su juventud, talento y versatilidad para los gunners como acompañante para Olivier Giroud.

Normal porque Batshuayi tiene potencia, cambio de ritmo, explosividad, goles y una curiosa habilidad técnica para desbordar y regatear cuando sale del área para encarar. Desde la banda encara la defensa y trata de hacer su diagonal hacia dentro, incluso cuando está al borde de la línea de fondo, ya que su calidad le permite irse con el regate. Y mucha capacidad de remate con ambas piernas pues pese a ser diestro, también define bien con su pierna izquierda. Con espacios por delante es muy bueno para explotar esa velocidad innata que tiene, y esa zancada en el contragolpe para ganar metros donde demostrar amplitud. Pero en espacios cortos marca diferencias igualmente por esa explosividad de arranque que tiene, junto a su físico muy desarrollado porque es fuerte y atlético, y ganar terreno en el área donde es decisivo. En espacios cerrados, especialmente dentro del área, es capaz de salir de casi cualquier situación.

Sus regates casi siempre son desequilibrantes dentro del área. Una de las cosas que más me gustan de él es que sabe aprovechar su cuerpo, tanto para proteger el balón, como para aguantar el contacto y a la hora de realizar un control del balón. Es un jugador muy rápido y veloz, a la par que ágil.

Y es un nueve más acorde a los delanteros modernos. Es un futbolista muy móvil que se mueve por las bandas perfectamente y al que le gusta bajar un poco para recibir el balón, porque técnicamente es bueno. Y porque la habilidad en corto, ese regate y en desborde, es una de sus principales cualidades. En ese aspecto, en acciones me recuerda al gran delantero costamarfileño del Manchester City, Wilfried Bony.

Le falta asentarse en la selección belga que es la número uno del mundo. Pero es joven todavía y el seleccionador de los "Diablos Rojos", Marc Wilmots se lo llevará casi seguro para la Euro2016 de Francia. Tiene competencia con Lukaku, Benteke, Origi y Depoitre. Hace poco en un partido de Ligue 1, Lille-Olympique, Batshuayi perdió 8 balones sobre 10. Y Wilmots que estuvo en el partido le dijo que eso era demasiado. Y que quería un delantero que participe en el juego, que se mueva y que se desmarque. Y el pasado viernes 13, Batshuayi lo bordó en el Bélgica 3 Italia 1. Estuvo excelente, tuvo una prestación enorme y marcó un gol como siempre acostumbra Michy. Y no perdió balón alguno. Cero.

Es un talento nato con un enorme potencial. Tiene ese don innato del jugador crecido en la calle y esos genes africanos de sus padres que buscaron una vida más interesante para su familia en suelo belga a finales de los años 80 y se establecieron en los alrededores de Bruselas. Y Batshuayi aprendió a jugar al fútbol en la plaza del Parque cerca de su casa. Y era un aficionado a los concursos de Playstation. Y a los doce años, el FC Bruselas, un club que mejor desarrolla a este tipo de chicos, le cogió para su club. En una sola temporada, el vecino Anderlecht le reclutó para sus categorías inferiores. Le ofrecía mejores perspectivas, pero la aventura duró poco. El mal carácter adolescente y rebelde de Batshuayi hizo que le despidieran por mal comportamiento. Meses más tarde, el Standard de Lieja que le había visto jugar se lo llevó y estuvo tres temporadas con los espoirs, hasta que con 17 años debutó con su gran valedor Dominique D'Onofrio en el primer equipo. En 2011 se consolidó firmando su primer contrato profesional y jugando en competición europea, y debutando en la selección belga Sub21. En la 12/13 ya hizo 12 tantos en la liga, y desde entonces no paró de crecer, encandiló al fútbol belga y, en la temporada 13/14 junto al nigeriano Imoh Ezekiel formó una delantera de lujo, y Michy fue la nueva sensación belga con 21 goles en la liga belga en 38 partidos. Fue el jugador clave del Standard en una temporada memorable, y que cautivó a los ojeadores de las grandes escuadras por su poderosa zancada y su capacidad técnica y física para el gol. 44 goles en 120 partidos fue su bagaje en el Standard donde estuvo cuatro temporadas.

Y por ese motivo le fichó el poderoso Marsella. Y, ahora es una de las pocas noticias buenas que tiene el equipo de Michel esta campaña. Ya olvidado aquel episodio de su rebeldía en el Anderlecht, y el lunar de su expulsión en 2013 junto a su compañero Cissé de una concentración de la sub21 belga, al ser descubiertos invitando prostitutas a la habitación. Ha madurado y como futbolista mejora día a día. Y al tener 22 años, uno de los puntos fuertes de Batshuayi es su margen de mejora. Es de una progresión constante. Y mejorar ese carácter fuerte que le ha perdido por momentos. Es uno de los pocos talentos por los que el Olympique de Marsella puede sacar tajada y no lo dejará fácilmente.

Pero Batshuayi, que aparte del gol, es un obsesionado del conocido personaje animado Bob Esponja, tiene todo los requisitos para triunfar. Su mayor cualidad es el gol; es un excelente goleador y con una gran y variada definición. Tiene un enorme potencial por sus condiciones y su edad.

Opino que sería un gran fichaje para el Valencia porque aportaría pegada y gol, pero piden mucho dinero y en la Premier hay mucho y ponen cifras espectaculares. Mientras tanto esperamos seguir disfrutando con sus goles en la Ligue 1 francesa. Pero si viene a Mestalla le diremos Bienvenue Michy.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email