GRUPO PLAZA

Divulgación

Ciencia, drogas y Rock and Roll

Cada vez la ciencia está más cerca de explicar por qué nos gustan las drogas, y la respuesta suele estar en el cerebro. Lo que es más complicado es determinar qué lleva a una persona a la adicción

17/02/2021 - 

VALÈNCIA. Año 1874. Charles R. Alder mueve unos matraces en su laboratorio de Londres y sonríe. Ese gesto inocente matará a nueve millones de personas, ocasionará uno de los problemas de salud más importantes del mundo desarrollado e influirá en las canciones de los Rolling Stones, Ray Charles y la Velvet Underground, entre otros.  

Lo que este químico británico descubrió era la diacetilmorfina, pero para entender de qué se trataba y los efectos que llegaría a tener, habría que esperar unos años hasta que la farmacéutica alemana Bayer la comercializara en todo el mundo usando el nombre con el que pasaría a la historia: heroína.

Las drogas, tanto en sus efectos como en su desarrollo, son un campo de estudio muy importante para la ciencia, desde su interacción con el cerebro hasta sus usos en farmacología. Pero para entender qué son y cómo afectan a los que las usan, hay que viajar al cerebro humano.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Cajal, neuronas y marihuana

Si por algo pasó a la historia Santiago Ramón y Cajal —que además de ganar un Premio Nobel de Medicina impartió clases en la Universitat de València— fue por descubrir que las neuronas no están unidas físicamente, algo que en su época se consideraba imposible. De hecho, entre ellas hay un espacio de unos treinta nanómetros. Pero ¿se trata de mucha distancia? Por ejemplo, si se tiene en cuenta que un cabello humano es tres mil veces más grande que el hueco que hay entre las neuronas, podría parecer poca cosa pero, en realidad, es un abismo imposible de saltar para una célula. Fue así como se descubrió que las neuronas se comunican con mensajeros químicos llamados neurotransmisores, y no por contacto físico, como se pensaba hasta entonces. Y es aquí donde entran en juego las drogas. 

* Lea el artículo íntegramente en el número de febrero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email