GRUPO PLAZA

el madrileño pasó fugaz por el filial del villarreal y eso trae recuerdos al levantinismo

El ascenso meteórico de Calleja

20/10/2022 - 

VALÈNCIA. Un entrenador con éxito precoz. El ascenso del actual entrenador del Levante, Javi Calleja, en los banquillos se produjo a una velocidad endiablada hasta el punto de que su paso por el filial del Villarreal fue fugaz antes de hacerse cargo del primer equipo groguet. El madrileño solo estuvo en el Villarreal B, equipo con el que ahora compartirá competición, por un período de poco más de dos meses. No duró más. En verano de 2017, tras una exitosa etapa de tres temporadas en un Juvenil División de Honor con el que ganó tres ligas, cogió las riendas del filial para, a las primeras de cambio, promocionar al primer equipo. Ocurrió en septiembre, después de seis jornadas en el 'B' y tras un mal inicio de Fran Escribà. De ahí la no experiencia del preparador de Alcalá de Henares en la Segunda División, pues pasó directamente de la extinta Segunda B hasta el barco de un elenco de futbolistas que ya campeaba por Europa. 

Su primer encuentro en el fútbol de élite fue, de hecho, en la Europa League -empató ante el Maccabi Tel Aviv-. A partir de ahí, la carrera del técnico levantinista no paró de crecer: consiguió caer de pie en la primera plantilla, obtuvo resultados y clasificó quinto al equipo para, al siguiente curso, caer en picado hasta el punto de ser destituido. La archiconocida historia que siguió fue como una montaña rusa: se marchó al paro y volvío a entrenar al Villarreal en la misma temporada tras dos meses y una mala etapa de Luis García Plaza. Logró salvar los muebles. La elección de Unai Emery en el verano de 2020 terminó por llevárselo de La Cerámica y, desde entonces, han caído en sus manos dos proyectos importantes y de máxima responsabilidad: el de esquivar el descenso del Alavés -lo logró a pesar de caer, más tarde, en el bucle negativo de la 21/22 en Vitoria- y ahora el de devolver al Levante a la élite. 

Sea como sea, el levantinismo ya conoce a otra figura con un ascenso parecido entre la cantera y el fútbol profesional. Alessio Lisci también protagonizó un paso veloz por el Atlético Levante después de toda una carrera deportiva promocionando en la cantera granota y coleccionando hitos en la base. El italiano enduvo algo más de tiempo en el filial: un año, 31 partidos y una permanencia después de sustituir a Luis García Tevenet en el puesto, Alessio entró en el vestuario del primer equipo de Orriols. Un paralelismo interesante que muestra una escalada meteórica hasta el balompié de élite.

La importancia de la cantera para Calleja

Precisamente el hecho de haber pasado por el fútbol base y de lograr éxitos con el Juvenil del Villarreal, al igual que le ocurrió a Alessio en Buñol, dan a Calleja una visión de más relevancia si cabe respecto al futbolista de cantera. "Creo firmemente en el fútbol base porque, además de calidad, esos futbolistas tienen un ADN que les hace especiales, con un compromiso hacia el club que les ha visto crecer. Hace que en los momentos difíciles tiren del carro y lo lideren", comentó el técnico en su primera comparecencia como blaugrana.

Lo demostró, de hecho, nada más pudo coger el volante del primer equipo del Submarino. Jugadores como el propio Alfonso Pedraza, hoy clave en el costado izquierdo de Unai Emery, o Rodrigo Hernández, internacional con la Selección y en el Manchester City, son dos ejemplos de piezas que pasaron por sus manos en Miralcamp.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email