Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

RIVAL DEL VALENCIA EN LOS OCTAVOS DE LA CHAMPIONS

El Atalanta, presión alta, descaro y fútbol total

Foto: EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO
16/12/2019 - 

ROMA (EFE). El Atalanta, rival del Valencia en los octavos de final de la Liga de Campeones, hizo historia al llegar por primera vez a la fase de eliminación directa y destaca por su presión alta, su descaro y su fútbol total, en el que todos sus jugadores participan activamente en defensa y en ataque.

En su primera experiencia absoluta en la Copa de Europa, el Atalanta del técnico Giampiero Gasperini selló una hazaña histórica al pasar a los octavos de final pese a perder los tres primeros partidos.

Un empate contra el Manchester City del español Pep Guardiola y los triunfos contra el Dinamo Zagreb y el Shakhtar Donetsk en Kharkiv, unidos a una serie de resultados ventajosos en los enfrentamientos de sus rivales, permitieron al equipo de Bérgamo acabar segundo en el grupo C en la última jornada, detrás del campeón inglés.

Y es que el Atalanta lleva años realizando un excelente trabajo a nivel técnico y de gestión, que le permitió participar en la Liga de Europa de hace dos años, en la fase previa de esa competición el curso pasado hasta dar el salto a la Liga de Campeones en la presente campaña.

Lo hizo gracias a la competencia de su cantera, una de las mejores de Italia, de sus ojeadores, capaces de fichar por pocos millones de euros a jugadores de altísimo potencial, y de su entrenador, que construyó una máquina capaz de tutear a los grandes de Italia y de ser competitiva en Europa.

Los colombianos Duván Zapata, actualmente lesionado pero que estará recuperado para febrero, y Luis Muriel, el argentino Alejandro Gómez, el esloveno Josip Ilicic, el extremo holandés Hans Hateboer y su homólogo belga Timothy Castagne son algunos de los líderes de un Atalanta en el que, sin embargo, domina el colectivo.

Sistema

Gasperini alinea un 3-6-1 que destaca por su constante presión alta, su intensidad y su calidad y velocidad a la hora de salir a ofender.

Delante del meta italiano Pierluigi Gollini, decisivo con unas grandes paradas la semana pasada contra el Shakhtar para llegar a octavos, actúan el argentino José Luis Palomino, Andrea Masiello y el brasileño Rafael Toloi, tres jugadores que se sienten cómodos jugando el balón desde la zaga.

El suizo Remo Freuler y el holandés Marten De Roon mezclan calidad y cantidad en el centro del campo y acompañan a dos medias puntas que suelen ser Gómez, diestro, e Ilicic, zurdo, con el ucraniano Ruslan Malinovski y el croata Mario Pasalic, como alternativas.

Trabajan y combinan perfectamente con los dos incansables extremos, que son Hateboer en la derecha y Castagne o el alemán Robin Gosens en la izquierda. Jugadores perfectos para recorrer toda la banda y que dan su aportación también en el juego aéreo en defensa y en ataque.

Duván Zapata, ausente por lesión muscular desde el pasado octubre, es el delantero centro titular del club de Gasperini. Mezcla fuerza física y gran capacidad a la hora de definir y firmó 23 goles en la última temporada.

Debería volver a competir antes de finales de año y todo apunta a que será él el titular contra el Valencia, con su compatriota Luis Muriel, autor de nueve goles en esta Serie A y de uno en la Liga de Campeones, listo para sustituirlo.

Unas armas que convierten al Atalanta en un equipo peligroso, que no tiembla ante las adversidades y que sueña con prolongar su camino en la primera Copa de Europa de su historia. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email