Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

MIRANDO AL MAR

El día que vejaron a Lissavetzky

Aunque ha pasado más de una década desde que se celebró la Copa América, el evento que puso a València en el mapa de la vela sigue escondiendo anécdotas que, en su día, pasaron desapercibidas

20/03/2020 - 

VALÈNCIA.-La Copa América de vela 2007 fue una competición sin precedentes. Jamás habíamos asistido a un evento tan bien planificado y de tanta calidad. Fue organizada por ACM, empresa privada que dirigía el suizo Michael Bonnefous y la ganaron los suizos del Alinghi capitaneados por Ernesto Bertarelli. Todo quedó en casa, como estaba previsto antes de comenzar. Los hombres de Bonnefous desembarcaron en València con demasiada prepotencia, embistiendo a Francisco Camps y a la malograda Rita Barberá y se hicieron dueños de todo el perímetro que abarcaba el puerto y la recién estrenada Marina Juan Carlos I. Tanto fue así que prohibieron todo tipo de publicidad en un radio de cien metros. Tanto la Malvarrosa como El Saler, en su lámina de agua, también eran competencia de ellos, hasta el punto de que su propia vigilancia daba órdenes a la mismísima Guardia Civil, que cumplía con ellas.

Fueron muchas las autoridades que pasaron por València a presenciar las regatas. Desde el Rey, la Reina y el Príncipe de Asturias hasta el último mono de aquel gobierno que presidía Rodríguez Zapatero. Era un acontecimiento de suma importancia y, cómo no, el por entonces secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, no iba a ser menos y allí que fue a ver qué era eso de la Copa América.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Una tarde en la que competía el Team New Zealand contra el Desafío Español, la empresa de trabajo temporal Adecco alquiló un antiguo velero Copa América de 1992 a la propia ACM para ver de cerca la regata. Se trataba del Moro de Venezia, finalista de aquella competición en aguas de San Diego del que fue armador Raúl Gardini y patrón Paul Cayard. El propósito de ese alquiler era sacar a pasear a Jaime Lissavetzky y a José María Echevarría, presidente del Comité Olímpico Español. Para ello hacía falta una anfitriona de categoría, por lo que Enrique de la Rubia  (presidente de Adecco Europa) y Francisco Mesonero (presidente de la Fundación Adecco) eligieron a la doble campeona olímpica Theresa Zabell para que explicara lo que aconteciera en las regatas a los invitados.

* Lea el artículo completo en el número de marzo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

personajes

Los héroes anónimos de la pandemia

Por  - 

Son los que nos han ayudado a que se vea la luz al final del túnel. Unos han estado en la primera línea luchando contra el virus, otros en la calle ayudando y muchos más han cumplido con su cometido quedándose en casa. Estas son las miradas por encima de la mascarilla de solo una pequeña parte

salimos de esta

Colaboración: la vacuna social contra el coronavirus

Por  - 

En un momento en el que el engranaje social y económico se tambalea a causa del coronavirus, la sociedad ha respondido con su mejor versión, capitaneada por ese aplauso convenido a las ocho de la tarde hacia los sanitarios y miles de empresarios y trabajadores que han ayudado al Gobierno y a la Generalitat a que la tragedia no fuera aún mayor. Una fórmula que debe mantenerse de cara a la reconstrucción

aprender de los errores

¿Y si la Covid-19 golpea dos veces?

Por  - 

Cuando lo peor de la pandemia parece que ya ha pasado, queda la pregunta de qué hemos aprendido, ahora que los expertos creen que, tras el verano, cabe esperar un rebrote. De los errores se aprende. En teoría

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email