Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

El talonario o la opción de los cedidos

Porque ahora que viene el mercado de invierno, donde el Valencia es más que evidente que necesita fichar futbolistas buenos por la mala planificación deportiva del verano, parece que no se quieren gastar casi nada...

17/11/2016 - 

VALENCIA. Alguien apuntó en su día que el jeque Nasser Al-Khelaifi que compró el París-SG en 2012, estuvo antes interesado en saber la situación del Valencia. Yo, lo leí en su día en Francia. ¿Era verdad?. No lo sé. Sólo los propios interesados lo sabrán. Igual vino y alguien le dijo en aquel entonces que "el Valencia no se vende", cuando la solución y el futuro del club pasaba por vender a quien estuviese interesado. No al primero que pasase, sino a quien quisiera comprar de verdad. Que fuese 100% legal y solvente.

Pero se imaginan que en lugar de París hubiese elegido Valencia. Me hago a la idea. Porque allí fue llegar y besar el santo. Y se hizo con fichajes estelares como el gran Ibrahimovic, Thiago Silva, Pastore, Verrati, Lucas Moura después, y Carlo Ancelotti en el banquillo. Casi nada.

A los pocos meses ganó la Liga, algo casi imposible en España, y se metió en los cuartos de final de la Champions. Los aficionados del PSG les pasaba como en Mestalla. Iban los incondicionales de siempre, estaban de capa caída y con pocas alegrías. Llegó el jeque y en menos de un año, faltó campo para llenarlo. Todo el mundo quería ir al Parque de los Príncipes. Y veneran desde entonces al buen inversor. Y no entró a especular sino a hacer un PSG grande y ambicioso como prometió. Cumplió su palabra. Y cada año ha invertido más para hacerlo cada vez más grande.

En cambio aquí en Mestalla, muchos aficionados valencianistas se siguen preguntando para qué se compró el Valencia el señor Peter Lim. Para tener al equipo como lo tiene, se preguntan muchos de ellos. Nadie lo sabe. Pusieron mucho dinero de inyección para salvar la nave, lo cual siempre será de agradecer y mucho, pero esto no es una empresa más de su conglomerado de Singapur. Esto es el Valencia, no una éxitosa empresa más de las suyas. Pienso que todavía no lo han asimilado ni entendido lo que es un gran club de fútbol grande de España como el Valencia.

Debería de haber venido muchas más veces a Mestalla para comprobarlo. Con dos o tres al año no basta. Ya no vale ningún argumento. Aparte de que me imagino que ya se habrá dado cuenta que ha estado bastante mal asesorado en materia de fichajes y gastarse lo innecesario en algunos jugadores que siguen sin demostrar el porqué de sus fichajes.

Porque ahora que viene el mercado de invierno, donde el Valencia es más que evidente que necesita fichar futbolistas buenos por la mala planificación deportiva del verano, parece que no se quieren gastar casi nada. Huele a eso. Pero que no se excusen en la multa de Bruselas y demás, porque le quedan 40 millones del Fair-Play financiero para fichar. Otra cosa es que no quieran fichar. Que están en su derecho. Para eso es su dinero. Faltaría plus. 

Pero no argumenten como he escuchado que si pagan la multa en juego la supervivencia del proyecto Lim en el Valencia. Porque lo que sí lo puede poner más que esa sanción  de 23,4 son los 60 que costaron Negredo y Rodrigo, los 28 de Enzo Pérez o los 23 de Abdennour. Esos si que han sido errores mayúsculos. 

Por eso ahora,  sólo hay dos opciones para fichar esos futbolistas que demanda y necesita Prandelli. El 6 mediocentro defensivo y el 9 de referencia, aparte como pienso que el Valencia necesita porque no tiene un puro extremo izquierdo. Una de dos, o uno saca el talonario para fichar futbolistas contrastados en este mercado de fichajes, o acude al mismo buscando la opción B, que no es otra que buscar cedidos de buenos jugadores que por lo que sea, no son titulares ni disfrutan de muchos minutos en sus equipos. No cabe otra. Una u otra. Ya se sabe. 

Y por eso esta semana han saltado a la palestra varios nombres de delanteros italianos que dicen alguno de ellos podrían interesar y venir a suplir esa grave carencia que tiene el Valencia en la punta del ataque. Yo no pondría la mano en el fuego por ninguno de ellos, porque los antecedentes no fueron nada buenos.

O es que no se acuerdan del fiasco del "Toro de Livorno", Cristiano Lucarelli, delantero de gran envergadura, un nueve puro que hacía goles en Italia, pero que nunca llegó a adaptarse a la liga española ni tan siquiera con Claudio Ranieri en el banco. Por no citar a Bernardo Corradi, que fracasó de forma estrepitosa y nunca justificó su condición de internacional italiano. Con Marco di Vaio se tuvo mala suerte. Porque era un jugador de mucha calidad e instinto de cara al gol, pero le tocó jugar en una mala época. No llegó a triunfar tampoco, pero sí dejó destellos de su calidad. Y, el último fue Francesco Tavano, que venía de marcar 4 goles en dos años en el Empoli, pero aquí no hizo ninguno en seis partidos, pero no era malo, sólo que Quique Sánchez Flores lo defenestró enseguida por sus diferencias con el gran Amedeo Carboni, que apostó por él. 

Con estos antecedentes, quien dice que si vienen a Mestalla, delanteros como Manolo Gabbiadini, Simone Zaza o Gianluca Lapadula vaya a triunfar desde enero. Opino que lo que más me tranquilizaría es que Prandelli los conoce como nadie a todos ellos, tanto de la Serie A como de tener alguno en la selección, y sabe cuales son sus virtudes, y como les puede sacar el máximo rendimiento en 5 meses. Pero son incógnitas para todos los aficionados valencianistas. Nadie sabe como saldrían esas apuestas si se al plan de no gastarse un dinero importante en la contratación de ese 9 tan necesario.

Zaza tiene potencia, instinto en el área y capacidad de anotar gol, sin ser un goleador de grandes cifras. 21 goles en 69 partidos con el Sassuolo, y 8 en 24 con la Juventus. Y Gabbiadini no es titular en el Napoli y sólo lleva un gol en seis partidos. Pero es buen punta, es zurdo y es diferente a Zaza, y sabe hacer goles como ha hecho en Italia con el Nápoles. Y Lapadula en el Milán no está teniendo mucha oportunidad con Monella, aunque sus goles siempre han sido en Serie B. Y si no están convencidos de ellos u otras alternativas que se presenten, pues vayan a por otro tipo de delantero aunque no sea referencia. Adrian Ilie, fue un gran fichaje de invierno de Javier Subirats y no era un 9 de referencia.

La mala planificación es subsanable fichando bien en enero. El Valencia no tiene un finalizador, un nuevenato y tiene que buscarlo para que esté ya el 1 de enero disponible para Prandelli si puede ser. Al igual que el 6. Ya sea Motta, Veloso o el que tenga que venir como en su día Keita, pero que mejore lo que hay. Este equipo no tiene pegada. No tiene jugadores arriba que puedan llegar a un número importante de goles. Por eso, para garantizarlos, o hay que sacar el talonario desde Singapur y con muchas cifras, o ir a la opción de los cedidos. El gol se paga y no es fácil de conseguir. 

La palabra la tiene el dueño del club. Dinero hay. No valen excusas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email