Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

13 de noviembre / OPINIÓN

Este es el camino hacia el equilibrio

29/09/2020 - 

VALÈNCIA. La victoria 150 en Primera dejó muchísimas conclusiones positivas y, sobre todo, demostró que la critica es necesaria si es para mejorar, pero sin olvidar todo lo bueno que tiene este equipo y es justo ensalzar. Una brillante lectura de partido de Paco López que con su variación de dibujo supo reducir las virtudes de Osasuna (sobre todo su fútbol directo) y hacerles daño a la espalda de la defensa, logrando además una impronta de equipo ordenado, equilibrado y con la capacidad de reaccionar al tanto encajado, saber gestionar los esfuerzos y dar el paso adelante para remontar y firmar los primeros tres puntos de la temporada. El Levante solamente había ganado 6 de los 166 partidos en la máxima categoría que empezó perdiendo como visitante (23 empates y 137 derrotas). Y no había marcado más de un gol en los 15 encuentros oficiales disputados en el feudo navarro. Este triunfo era clave para enterrar las dudas y suavizar un inicio de calendario diabólico, sin respiro, ya que el jueves hay que visitar el Sánchez Pizjuán de Sevilla (19 horas) y recibir el domingo al Real Madrid en el exilio de La Cerámica (16 horas).

Dio gusto ver jugar al Levante en el nuevo El Sadar. Una identidad reconocible, pero sabiendo mover las piezas adecuadas para adaptarse a las circunstancias del rival y reduciendo esas fugas que hicieron tanto daño en Mestalla. Con y sin balón, el equipo estuvo sobresaliente. El plan salió a las mil maravillas. Paco tomó nota y recompuso, una vez más, a un equipo que en el estreno liguero se deshilachó cuando tenía contra las cuerdas al vecino. En las derrotas, los dardos siempre apuntan al míster. En las victorias también merece su porción de protagonismo principal. Es simplemente una cuestión de justicia, de ser equitativos y razonables tanto en los elogios como en las críticas. A esos minutos de virtuosismo ante el Valencia se unió una combinación de consistencia y solidez frente a un rival que siempre fue a merced de los granotas y eso que se adelantó en el marcador con un tanto con falta previa de Calleri sobre Vukcevic que el colegiado y el VAR pasaron por alto. No hubo que recordar esa acción ni el penalti que falló Roger, o mejor dicho que Sergio Herrera repelió con maestría. El propio ariete de Torrent felicitó públicamente al guardameta de Miranda de Ebro por el paradón.

La superpoblación en el centro del campo fue la seña de identidad en Pamplona. La apuesta no fue el 3-5-2 del amistoso en Pinatar frente al Sevilla sino un 4-2-3-1 con Morales, en estado de gracia, como referencia. Es alucinante la amplitud de recursos que tiene el Levante de la medular hacia el ataque. Normal que su fútbol enamore con tanto talento junto. Pero sin equilibro la felicidad no es completa, de ahí que la pieza de Vukcevic es esencial para enterrar la bipolaridad y que el resto de la maquinaria fluya como toca. Junto al montenegrino, Malsa debutó por la puerta grande. Aunque en el arranque se mostró impreciso, Mickael fue creciendo y le inyectó al equipo dinamismo y fluidez en la circulación del balón. Entre ambos liberaron a los jugones y ayudaron a que Campaña se saliera del mapa. Fueron dos de las cuatro novedades junto a Vezo y Postigo, la pareja de centrales que tiene que jugar sí o sí. La convulsión en el Valencia y esas ganas de vencer por primera vez en Mestalla ocultaron que el Levante también estaba condicionado por las ausencias por lesión y que otros jugadores como los propios Vezo y Postigo llegaban justos tras una pretemporada con problemas físicos. Solamente Radoja, para amarrar el resultado y dosificar a Malsa tras sus primeros minutos oficiales, participó de los cuatro que pasaron del once inicial al banquillo. Róber Pier, Óscar Duarte y Sergio León se quedaron a cero.

Fue un triunfo con muchos nombres propios. La titularidad de Melero no admite discusión y no solamente por ver puerta. Esa capacidad de ida y vuelta es su mejor virtud. Un llegador que sentó cátedra en Huesca jugando más cerquita del área. Así marcó el domingo su gol, que supuso el principio de la remontada y que nació tras un desmarque de ruptura de Morales y un movimiento sin balón de Campaña para dejarle liberado ante Sergio Herrera. Las otras dos dianas fueron de la pareja que se entiende solo con mirarse desde que llegaron al filial en 2011. El Comandante sigue ampliando sus registros en Primera como granota (39 goles y 23 asistencias). Ya lleva tres tantos esta temporada. Su renovación aún no es oficial. Después del cierre del mercado de fichajes cristalizará en negro sobre blanco. Será vitalicia y se extenderá año a año en función de su rendimiento. Hubo dudas, ahora no las hay. Pero con o sin ellas, la ascendencia del capitán es incuestionable.

No hay que arrebatarle ni un ápice de relevancia a Roger, que se resarció del error del penalti marcando el 1-2 tras una genialidad de Campaña y asistiendo a Morales en el definitivo 1-3 después de recibir un toque sutil de Jorge de Frutos (buenos minutos desde el banquillo). Roger y Morales son una garantía, pero no es suficiente. A Dani Gómez hay que darle tiempo y Sergio León quemó sus balas contra el Valencia. Esa exigencia a creer en algo más que en una permanencia no es gratuita porque hay argumentos de sobra. Fue la segunda jornada, pero la alegría del equipo evidenció que el 4-2 había escocido y el propósito de reivindicación brilló de principio a fin como sucedió la temporada pasada en momentos señalados como San Sebastián, Granada o Cornellà-El Prat. Este es el camino.

Si alguien pensaba que Campaña tendría la cabeza en otra cosa estaba muy equivocado. Yo no tenía ni la más mínima duda, aunque eso no quita que hasta que no acabe el mercado de fichajes y lo vea en la plantilla definitiva con el ‘24’ a la espalda no estaré tranquilo. El andaluz es otra cosa. Es un factor diferencial. Con las espaldas bien cubiertas abusó más todavía de Osasuna. Basta con ver su recital para entender que su compromiso es indudable. Disfrutemos de él todo el tiempo que sea posible. Aquí es capitán general. Ese Levante que gusta tanto ver, que recibe tantos piropos hasta ocultar los errores de bulto (en el espectador neutral), orbita alrededor de su figura.

Me falta un delantero y me resisto a creer que no sea necesario incorporar a un central. No hace falta recordar lo que pienso sobre la idoneidad de la llegada de un extremo. El sueño de Borja Mayoral suena a utópico, pero no porque acabe quedándose en el Real Madrid. Su futuro inmediato apunta a la Roma como cedido, previa renovación hasta 2022 con los blancos, con una opción de compra de 13 millones de euros. “Queda una semana de mercado. Ya hemos dicho muchas veces que siempre existe la posibilidad de cualquier movimiento. Si no la hay, nuestra misión es sacar rendimiento a los que tenemos. Debemos estar abiertos a cualquier opción de mejorar”, argumentó Paco López tras el 1-3. Que Campaña no se mueva es el mejor fichaje. Las salidas esperadas (Luna, Fran Manzanara y las cesiones de Pablo Martínez, Arturo y Dani Cárdenas) se producirán casi en su totalidad, aunque sea sobre la bocina y sin apenas conseguir rédito, y veremos lo que sucede con Hernani y Sergio León, a los que se les busca acomodo.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email