Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Fue algo más que perder el partido

Vergonzoso fue lo que hizo el pasado domingo el Valencia en el Vicente Calderón. Lo importante es la imagen. Me parece que la actitud de los jugadores fue deshonrosa e indecente...

9/03/2017 - 

VALENCIA. Vergonzoso fue lo que hizo el pasado domingo el Valencia en el Vicente Calderón. Lo importante es la imagen. Me parece que la actitud de los jugadores fue deshonrosa e indecente. Tienen una intensidad y actitud increíble contra el Real Madrid días atrás, y ahora hace cuatro días, indigna, bochornosa y vergonzosa. Es inconcebible. No compitió. Y el Valencia tiene que hacérselo mirar porque esta imagen en un equipo y en un club como el Valencia, no la deben de hacer. No se puede consentir que el Valencia haga partidos como este. Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud. Para mí, tiene un problema y es la falta de personalidad de sus jugadores, y eso al final, te acaba lastrando.

La actitud nunca debe faltar en un profesional, y el Valencia no la tuvo ni la buscó. Todo lo que no hay que hacer en un terreno de juego es lo que hizo el Valencia ante el Atlético. Un equipo no en forma como el año pasado, pero que sí sabía a lo que jugaba y le puso ganas y alma, y otro que ni sabía a lo que jugaba ni le puso ganas ni alma. Salieron de paseo y los futbolistas del Valencia no dieron la talla en el Calderón. Una ruina. Porque lo del domingo fue algo más que perder un encuentro. Fue un partido de los que roban la ilusión a los aficionados.

Decepcionante todos. Sobre todo los jugadores, que siempre en estos últimos tiempos, han tenido un escudo bastante protector, y la dirección del club que parece en otro mundo. Me preocupa mucho esa sensación de indiferencia en el club. Parece que no pasa nada. La deriva sentimental del club es alarmante y pasa desde el club a la plantilla. Jugadores indolentes cuando ellos quieren y que no ponen alma, orgullo e intensidad, ni van a por todas, entrenador novel que conoce mejor que nadie ese vestuario, y que bastante hace porque cogió el "marrón", lo aceptó y ha salvado al equipo, y no olviden que ha conseguido 23 de los 29 puntos que tiene el equipo, y directivos que no dirigen. Hace mucho tiempo que se han perdido los valores del club y las señas de identidad. Son el reflejo  de un club sin alma. El domingo el Valencia le dio la razón a Prandelli cuando lo del "fuori, fuori". El italiano no hizo mucho, pero sí fue contundente y explícito. Le fallaron los futbolistas. 

Lo del domingo fue una falta de respeto a la afición y a la entidad que te paga, y muy bien además, y no se puede defender lo indefendible. Pienso que tenían tan cerca el descenso, que tenían tan cerca esa situación de angustia, que en cuanto han ganado esa serie de partidos, ya no han pensado que podían mirar mucho más arriba. Eso en mi pueblo se llama ambición. Me encanta una frase del gran Monchi en el Sevilla actual, que dice, "firmar la tercera plaza sería de pobres y mediocres". 

¿Cuál es el nivel de exigencia en los últimos meses?. Es mínimo. Salvemos la categoría. El listón ha desaparecido. Afortunadamente, los de abajo no suman y no se atisba sufrimiento en la recta fnal. La temporada parece salvada para no descender a la Segunda División, y pareciera que los jugadores han desconectado ya viendo que la salvación está conseguida. Son ya dos temporadas flirteando con los puestos de abajo y en tierra de nadie. Hacia donde camina esto. No lo sabemos. Pero nadie quiere este Valencia de autocomplacencia y que salve la categoría. Porque el ridículo del día del Eibar o el del domingo, ya no se arregla como antaño, ganándole al Real Madrid. Ya no es salvar la temporada.

Me parece gravísima la actitud que rodea a toda una temporada, porque cuando un vestuario que tiene una autoexigencia cero, que cuando se escogen los partidos donde hay que dar la cara y correr, se hace, y en otros no. Me parece lo peor que le puede pasar a un equipo, y más a un club histórico como es el Valencia. Porqué el equipo compite un partido y al siguiente no. Hay un problema de personalidad. Lo dijo en su día Prandelli. Esa denuncia antes del partido en Anoeta ante la Real tiene que ver muy mucho con la imagen del Valencia en el Vicente Calderón. Partidos como este deben servir para poner en la picota a varios jugadores.

El Valencia lo que necesita para la próxima temporada es un entrenador con criterio. Otro perfil de entrenador. Un entrenador que tenga personalidad, que pueda imponerse a la plantilla, que le saque el máximo rendimiento, y después pueda organizar. Que sepa mucho de fútbol y de proyecto. Yo pienso que el Valencia ya debería de estar buscando entrenador. Y que no le impongan ninguno desde arriba con calzador. Y tal como está el Valencia ahora mismo, mi opinión es que el entrenador ideal es Marcelino García Toral y Ernesto Valverde, dos magníficos entrenadores. Marcelino es un espléndido técnico, lo ha demostrado en el Villarreal y tiene una visión grande de lo que trabaja. Sería ideal porque es serio, organizado y que le puede sacar mucho y máximo rendimiento a una plantilla. También como Valverde.

El Valencia necesita un entrenador que haga mejores a sus futbolistas, y que exija al equipo que den el 100% siempre y no en partidos contados. Pienso que para entrenar al Valencia hay que ser muy bueno y haberlo demostrado. 

El Valencia debía de tener ya definido que entrenador potencial le conviene, y con una filosofía de juego e idea, porque aunque hay que vender futbolistas, se puede trabajar para poder confeccionar una plantilla. Porque hay mucho que limpiar para la próxima temporada, y Jorge Mendes puede influir mucho en el mercado y ayudar a que salgan algunos de los que él trajo. Use esa gran amistad señor Lim. Que el destino está en sus manos. ¿Qué quiere para el Valencia?. El Valencia tiene que construirse a base de la solidez. Esa es la senda a seguir.

Y tienen tiempo, pero no mucho para planificar el proyecto de éxito deportivo que los valencianistas esperan. ¿Cómo hacer un equipo competitivo para verano, cuando encima va a tener que vender bastante?. Hay que hacer bien las cosas. Y el entrenador de la próxima temporada, esa es la primera y crucial cuestión. Hay que apostar por algo seguro y no equivocarse. Un nombre que ilusione al aficionado. Un entrenador que tenga batallas en la Liga, y que no tenga que equivocarse aquí más veces.

Mientras el Valencia está completando una decepcionante Liga, atendiendo pues al único cómputo razonable: el puntaje. Y lo demás se explica muy fácil: miren la clasificación. Porque históricamente ha peleado por otras cosas, pero es lo que el Valencia se ha ganado en estos dos últimos años. Y se ha demostrado que cuando hay actitud en el campo, y el Valencia corre, es serio y se sacrifica, se consiguen cosas. Pero este Valencia CF, es lo que hay. Lo dijo Voro el domingo.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email