Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

en portada

Manuel García-Portillo: un sueño para intentar recuperar el tiempo perdido

Dejó Moixent para abrirse paso como empresario. Emprendió con éxito Tecnidex y su figura fue reconocida en el sector. Ahora, a sus 67 años, tiene otra quimera: devolver la vida a este territorio rehabilitando masías y cultivando vides y olivos. Con ello, el ‘Mahoma de Moixent’ regresa a sus raíces

25/06/2020 - 

VALÈNCIA.-A poco más de una hora de València se encuentran unas tierras milenarias que te hacen olvidar el bullicio de la ciudad para conectarte con la belleza del territorio: campos de olivos y viñas, y huertas que dejan una estampa impresionista con sus tonalidades de verde y ocre. Hoy la mano del hombre apenas se atisba pero, antes de la posguerra, ese paisaje estaba salpicado por unas ochenta bodegas y unas cien masías que llenaban de vida los términos de La Font de la Figuera, Fontanars dels Alforins y Moixent, en el extremo suroeste de la provincia de Valencia. Una tierra próspera en la que las familias elaboraban su propio vino y aceite, y donde la sociedad vivía a otro ritmo, marcado por la cosecha y las necesidades más inmediatas. 

Un modo de vida que se perdió en el tiempo, como también lo hizo la Vía Augusta, cuyo recuerdo se puede apreciar junto a antiguas masías que esconden polvorientas bodegas fondas. Han pasado algunos años pero el empresario Manuel García-Portillo recuerda sus días en Moixent, apoyado sobre la higuera de la casa de sus abuelos y las noches durmiendo en la era junto a su padre para que no se llevaran el trigo. Eran tiempos de noches estrelladas, de aprendizajes en el campo y del olor a pan recién hecho que salía del horno moruno de la masía. También de vino y rebanadas de pan con aceite y sal. Tiempos en los que el inicio del otoño se celebraba con la vendimia. Sin embargo, todo aquello quedó atrás cuando su familia, como tantas otras de su generación, abandonó Moixent en busca de nuevas oportunidades en la ciudad. En su caso, porque sus padres eran maestros. 

Al tiempo que Manuel García-Portillo se forjaba como el empresario que sería después, Moixent languidecía: las masías se iban quedando vacías, la escuela cerró por falta de estudiantes y las pocas familias que quedaron tuvieron que marchar a las aldeas vecinas por la falta de servicios. Lo mismo pasó con las propiedades de sus abuelos, conocidos como Els Llauradors, que pasaron a otras manos hasta que sus puertas se cerraron definitivamente. Muchas de esas construcciones quedaron en ruinas y los campos crecieron salvajes. Una realidad que se replicó en otros rincones de la hoy conocida como ‘España vacíada’. «Más que vaciada, diría que está abandonada por la Administración con leyes que dificultan que el agricultor pueda desarrollarse y que hacen que desaparezca de su tierra», señala Manuel García-Portillo. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Lo dice apenado, mirando a un valle al que desea devolver su esplendor, como empresario y como hijo de este territorio. Un sueño que lleva moldeando desde 2015 a través de Proyecto Origen, con el que pretende devolver el esplendor a Moixent atrayendo a personas que sientan el territorio, alejándose de la vida moderna que «nos vendieron que era mejor» y recuperando «un modelo más sostenible y enfocado a la persona». El presidente de Tecnidex recuerda aquellos tiempos en los que no había agua corriente, había que alumbrarse con un candil, se amasaba pan para quince días y se labraba la tierra con yuntas de toros o caballerías. Un modo de vida, comenta, que se cambió por las comodidades del «mundo moderno y se olvidaron de las enseñanzas que regala la madre naturaleza». Por ello, a través de este proyecto pretende «desarrollar una experiencia de vida que nos vuelva a conectar con nuestras raíces y la esencia del territorio, redescubriendo la grandeza de nuestra biodiversidad». 

* Lea el artículo completo en el número de junio de la revista Plaza

Noticias relacionadas

ya a la venta

Logística y movilidad: el eslabón más fuerte de la cadena contra la covid-19, portada de Plaza

Por  - 

En un momento en el que el mundo se paralizó, la logística y la movilidad fueron las piezas clave para cubrir las necesidades de la ciudadanía, como ejemplifican los profesionales que integran empresas como Raminatrans y Transvia. De su labor hablamos en la revista Plaza, como también de lo que supone vivir en Xàtiva en agosto; recordamos el primer FIB, hace ya 25 años; conversamos con Mariano Aznar, el custodio del Titanic, y entrevistamos a la diseñadora Adriana Iglesias  

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email