Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Triatlón

Héctor Catalá: "Me lancé a una piscina sin saber si tenía agua"

25/06/2020 - 

MADRID (EP). El paratriatleta español Héctor Catalá reconoce que se lanzó a una piscina "sin saber si tenía agua" cuando decidió dejar su trabajo estable como ingeniero para dedicarse por completo al triatlón al padecer una discapacidad degenerativa extraña que le ha impedido ver con perfección a lo largo de toda su vida.

Catalá, de 32 años, padece una discapacidad visual de nacimiento que es degenerativa. "Mi caso es extraño porque empezó a evolucionar a los 'veintipocos' años cuando lo normal es que sea a los 40 o 50. Mi hermano tiene la misma enfermedad y su evolución no tiene nada que ver con la mía, es más tardía", dijo en el décimo Instagram Live de la Federación Española de Triatlón.

"No he visto perfectamente jamás, pero pude conducir, trabajar como socorrista... con una visión bastante normal. En mis años en la Universidad tuve un accidente grave que me dio el paso de asumir lo que tenía, entrar a la ONCE y de ahí a la Federación de Triatlón. Cuando empecé como paratriatleta ni pensaba en ir a los Juegos, solo que me gustaba este deporte", admitió.

"Casi no conocía el deporte paralímpico y me veía como un deportista popular. Nunca entré en el paratriatlón para ir a los Juegos, sólo pensaba en que era algo que me gustaba. Luego vas conociéndolo y fue una oportunidad que no podía dejar escapar", añadió el valenciano, quien estudió una ingeniería industrial antes de dedicarse íntegramente el deporte. "Me costó mucho al final porque ya no veía, y mis compañeros me ayudaron mucho".

"Algunos me dijeron que iba a ser difícil y que no era para mí, pero me tocaron el orgullo. Tuve la suerte de poder trabajar en ello. Y pasé de estar en planta a estar en oficina y me apasionaba lo que hacía, pero el deporte también estaba dentro de mí. Hubo un momento en el que tuve que decidir si seguir trabajando o dedicarme profesionalmente. Me lancé a la piscina sin agua. Fui campeón de Europa sin esperarlo y mi cabeza dijo si no coges la oportunidad te arrepentirás toda la vida", apuntó.

"Llegar en el mejor momento posible"

Catalá, que fue campeón continental en Lisboa 2016, recordó que vivió aquel campeonato "sin presión, con respeto, pero saliendo a morder" y tres años más tarde se proclamó campeón del mundo. "Fue todo alucinante: La prueba que clasificaba a los Juegos, un circuito con dudas, el ir de Sierra Nevada directos al Mundial", detalló "que era un circuito complicado con curvas en las que podías irte recto".

Además, el de Serra reveló que su sueño son los Juegos: "A partir de 2016 me contaron muchas cosas de los Juegos y decidí que, teniendo los resultados que me avalaban, tenía que arriesgar. Le dije a Jordi, mi entrenador, que quería dedicarme 'full-time' a esto pensando que la categoría va a estar. Él hizo una planificación y me dijo, si está en Tokyo 2020, fenomenal y sino nadie nos podrá achacar nada. En 2018 nos confirmaron que la categoría iba a ser olímpica y fue una alegría enorme", comentó.

Con plaza fija para Tokio 2021, Catalá explicó que ahora sólo queda "llegar en el mejor momento posible". "Tengo la plaza que dan al país al lograr tres puntuaciones muy buenas y por otro lado la plaza directa por ser campeón del mundo. Solo queda llegar en el mejor momento posible a los Juegos. Gustavo Rodríguez (su guía) y yo debemos limar los detalles y juntarnos", sentenció.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email