Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el inversor está desnudo / OPINIÓN

Cómo afrontar la situación actual desde el punto de vista del inversor minorista

22/04/2020 - 

ALICANTE. Cuando enfocábamos el año 2020 sabíamos que la economía se encontraba en una fase muy madura de final de ciclo y que, tarde o temprano, íbamos a tener una corrección de mercado con nuevas estimaciones de crecimiento a la baja. Por ello estábamos valorando cambios tácticos en nuestras carteras de inversión.

Y llegó la 'corrección', pero no por dónde lo esperábamos y sobre todo con una celeridad y amplitud nunca vista antes, ni siquiera durante la crisis de 2008. El desmoronamiento de las bolsas a nivel global ha rebasado cualquier caída histórica anterior dando paso a unas expectativas muy desoladoras para las economías porque, está vez, sí que es diferente y entramos en un terreno desconocido donde, por ahora, es difícil calcular el impacto ocasionado por el Covid-19.

Desde la declaración de pandemia de la OMS, la volatilidad de los mercados se ha movido en niveles altísimos. De hecho, el VIX conocido como el 'índice del miedo' alcanzó un máximo absoluto el día 16 de marzo de 82,69, unas cinco veces por encima de su media, provocado por el pánico en los mercados con ventas masivas de activos. Asimismo, también experimentamos una correlación positiva entre la renta variable y la renta fija que ha anulado la protección aportada por la diversificación de los activos dentro de una cartera de inversión, aumentando significativamente el riesgo total de la misma.

La recuperación post pandemia de las economías va a estar muy ligada a las medidas de política monetarias y fiscales que están siendo adoptadas por los diferentes países y, especialmente, en su rapidez de ejecución para limitar los daños. A sabiendas de que estas medidas van a repercutir en niveles aún más altos de deuda que lastrarán las economías en el futuro, sobre todo en la zona Euro, dichas medidas son necesarias si queremos evitar una recesión económica más profunda y duradera.

Está claro que, a largo plazo, al inversor le va a seguir siendo beneficioso estar muy diversificado globalmente en Renta Variable y Renta Fija y, además, seguir una estrategia de inversión bien definida acorde al riesgo asumible. La volatilidad en los mercados sigue siendo alta, la incertidumbre persiste y la diversificación es la manera de reducir el riesgo asumido para lograr los objetivos financieros fijados.

Mayor resiliencia

Un aspecto novedoso en que tenemos que centrarnos, sobre todo después de este episodio de pandemia, es que las inversiones que cumplen los criterios ESG, es decir, empresas con un perfil de sostenibilidad robusto desde el punto de vista ambiental, social y de gobierno corporativo deberían estar presentes en nuestras carteras de inversión. El cumplimiento de estos criterios permite una mayor resiliencia ante turbulencias de mercados, ya que se está demostrando que tienen un efecto positivo en la recuperación en los activos frente a los que no cumplen con estos criterios.

De las tres letras E (environmental), S (sostenibility) y G (gobernance), la más determinante para la recuperación es, sin  duda, la G, sin olvidarnos del aporte de las otras dos. Un estudio de S&P Global sugiere que existen evidencias empíricas de rentabilidades superiores en las empresas con un sólido gobierno corporativo, es decir, que una empresa con una adecuada gobernanza que analiza los riesgos y las oportunidades en su toma de decisiones corporativas estará más preparada para afrontar escenarios problemáticos o extremos, como el actual.


Con anterioridad a la crisis ocasionada por la pandemia, la creciente tendencia de inversión en productos financieros con criterios ESG, ya era significativa. En un informe de Deloitte Insights se prevé que la demanda por parte de los inversores conllevará a que hasta un 50% de los productos financieros (acciones, bonos y ETF´s) cumplirán los criterios ESG en 2025.

Como asesores financieros tenemos que conocer los productos que conforman las carteras de inversión de nuestros clientes y saber que, más allá del binomio rentabilidad-riesgo, ahora hay posibilidad de satisfacer el deseo por parte de los clientes de orientar sus inversiones para que tengan un impacto positivo en el entorno. A las empresas que conforman los índices globales les interesa cumplir con estos criterios ESG, teniendo en cuenta las ventajas que aportan en su rendimiento, lo que supone al mismo tiempo un beneficio para los inversores en índices globales.

Alto nivel de entendimiento

En las diversas conversaciones telefónicas mantenidas con los clientes durante estas últimas semanas, me ha sido grato descubrir el alto nivel de entendimiento de la situación sin precedentes que atravesamos. Esto es, en parte, gracias a que desde la EAF hemos mandado, puntualmente, notas de mercado a nuestros clientes para que fueran conscientes de la situación que atravesamos, invitándoles a ponerse en contacto con nosotros para aclarar dudas.

Los escenarios de turbulencias en los mercados con incertidumbre generan nerviosismo entre los inversores y es así como surgen comportamientos irracionales que inciden en el objetivo de inversión. Este tema ya se abordó en el anterior artículo: '¿Pánico u oportunidad? Comportamiento del inversor en situaciones extremas de mercado'.

René Bauch es asesor financiero de la EAF alicantina gCapital Wealth Management. Puede contactar con el autor para solventar cualquier duda en bauch.rene@gcapital.es. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email