X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de agosto y se habla de IVAM grúa baleària personal eventual asesores Botànic II
GRUPO PLAZA

según una experta

La práctica del "mindfulness" ayuda a perder peso y a relacionase con la comida de forma equilibrada

15/01/2019 - 

VALÈNCIA. (EP). La especialista en Psicología de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia, la doctora Cristina Martínez, ha destacado este lunes que la práctica de "mindfulness" ayuda a perder peso de forma saludable y a relacionase con la comida de forma equilibrada. Por contra, ha advertido de que "saltarse las comidas, además de ser peligroso para la salud, produce un efecto rebote, ralentizando el metabolismo y nos acostumbra a desatender nuestras señales de hambre y saciedad".

En ese sentido, ha constatado que en la actualidad, el exceso de estímulos y las prisas facilitan "una inercia que nos arrastra a patrones de alimentación disfuncionales, en los que tragamos comida sin conciencia y por motivos ajenos a las sensaciones de hambre".

Así, ha aclarado que estos motivos están relacionados con los estilos de ingesta, que consisten en comer por motivos ajenos a las sensaciones interceptivas de hambre. En los estilos de ingesta, "los disparadores de la conducta de comer son ajenos a las señales físicas, vinculados a estímulos externos, están detrás de la manera en la que nos relacionamos con la comida y con los malos hábitos alimenticios", ha apuntado.

Al respecto, ha explicado que existen tres estilos de ingesta: el restrictivo, relacionado con la mentalidad de dieta, de prohibición, de escasez y que es insostenible a medio y largo plazo, ya que la restricción de algunos tipos de alimentos suscita el deseo de consumirlos.

Por su parte, el emocional, que consiste en tratar de gestionar las emociones a través de la ingesta de alimentos y, el comer externo, que se da cuando el deseo de comer se dispara por señales que están fuera de nosotros mismos, tales como la presencia de alimentos, olores o colores.

En ese sentido, ha señalado que los estilos de ingesta, "no son un problema en sí mismos a la hora de realizar una dieta, la verdadera cuestión es la gran desatención y desconexión con las señales del propio cuerpo".

Por ello, para ayudarnos a llevar una alimentación sana y perder esos kilos de más, la especialista recomienda la práctica 'mindful-eating', que consiste en un modelo de alimentación consciente, ajeno a la prohibición o restricción alimentaria, basado en la atención a las propias señales internas y que equilibra la satisfacción, entendida como el placer y el bienestar, el cuidado, entendido como la atención a las propias necesidades físicas, psicológicas y emocionales, y a la salud.

"Básicamente, consiste en una serie de actitudes, estrategias y técnicas que nos permiten aprender a comer de manera más atenta, responsable y saludable", ha detallado. Asimismo, ha recalcado que es "muy importante" para aquellas personas que quieran perder peso "poner atención e intención a la experiencia, las emociones, las sensaciones físicas y las conductas que tienen lugar antes, durante y después del acto de comer", concluye la especialista.

Del mismo modo, ha advertido de que saltarnos determinadas comidas, al contrario de lo que se piensa, no solo no ayuda a perder peso sino que puede "ser peligrosa para la salud " porque "tiene como consecuencia un efecto rebote que nos hará subir de peso de manera más rápida".

Así, ha explicado que entre sus múltiples efectos se encuentra la subida del índice glucémico que se produce en el organismo tras tres horas sin ingerir ningún tipo de alimento, "lo que conlleva una mayor sensación de hambre y la necesidad de más cantidad de comida para saciarnos", advierte la especialista.

Además, el evitar la ingesta de alimentos no conlleva en ningún caso la pérdida de las reservas de grasa, "esto es debido a que nuestro cuerpo entra en alerta, y reserva grasa provocando que nuestro metabolismo se ralentice en lo que llamamos el "efecto rebote", ha puntualizado.

La doctora Pérez también advierte de los peligros de recurrir a las barritas o batidos sustitutivos de comidas no refrendados por laboratorios farmacéuticos al tratarse de "alimentos procesados y con proteínas de muy baja calidad".

"Es mejor para el organismo y nos ayudará a conseguir nuestro objetivo antes una comida compuesta de vegetales y pechuga a la plancha que cualquier alimento sucedáneo", ha cotejado. En cualquier caso, ha recalcado la importancia de la supervisión médica a la hora de realizar cualquier tipo de dieta o régimen.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email