GRUPO PLAZA

el técnico azotó públicamente por primera vez en la temporada y hubo cara a cara en buñol

La reprimenda de Paco López: en busca de la reacción a base de 'palos'

27/04/2021 - 

VALÈNCIA. La protección pública a sus futbolistas no le ha dado frutos a Paco López: el Levante sigue en caída libre pese a la insistencia del discurso de la 'no relajación' y el buen hacer de la plantilla durante las semanas previas a los partidos. El técnico explotó -a su manera, sin alzar la voz pero con un mensaje claro- tras el enésimo bochorno del equipo tras ser eliminado de la Copa del Rey y cerrar con ello una mitad de la temporada excelente. Con el objetivo de la permanencia en el bolsillo, los granotas encadenan seis victorias en los ocho partidos posteriores a aquella semifinal, y solo el derbi y la visita al Villamarín se pueden encasillar entre los encuentros en que se ha visto un Levante competitivo sobre el césped. 

Es extraño escuchar a Paco López azotar a sus pupilos tras una derrota como la del Martínez Valero. Ni en los momentos más crudos del curso -aquellos en los que se cosecharon 5 puntos de 24 y que sumieron al club en los puestos de descenso- el preparador valenciano fue tan explícito: "Es de las pocas veces en tres años y medio que no tengo defensa alguna al partido que ha hecho el equipo. Luego, las interpretaciones de cada uno, si es dejadez o no, allá cada uno", transmitió el técnico. A lo que añadió: "Siempre he dicho que el Levante se juega mucho en cada partido y así me lo demuestran (los jugadores) en los entrenamientos. Pero después llegan partidos como el de hoy y no hay defensa alguna", dijo refiriéndose claramente a la defensa que él mismo había protagonizado hasta el sábado desde el esperpento frente al Huesca en el Ciutat. 

Su nuevo discurso fue impactante por lo chocante respecto a otras derrotas. Aunque Paco López se mantiene hablando de "errores groseros" y "situaciones de juego", -no de relajación o dejadez de los futbolistas-, no se opuso, como sí lo ha hecho en otras comparecencias, a la crítica del levantinismo por falta de compromiso del equipo. El entrenador admitió entender que su parroquia llegue a esa conclusión y, ahora, se abre un horizonte diferente de cara a los cinco choques que restan: la reacción granota ya no se busca a base de protección pública, sino de 'palos'. Fue ese el discurso que dibujó la imagen de un entrenador harto de aguantar el chaparrón semana tras semana desde principios de marzo. 

En cualquier caso, Paco López utilizó la frase "pocas veces". Porque sí hubo otros momentos en el pasado en los que el actual entrenador del Levante tuvo que sacar el hacha públicamente, después de blandirla semanas antes en los vestuarios de Buñol y tragar saliba en las ruedas de prensa previas y posteriores a encuentros preocupantes de los granotas. Fue en la jornada 10 de la pasada campaña, tras caer en Orriols frente al Espanyol: "Ha sido uno de los partidos más raros desde que estoy aquí y hemos hecho cosas que no habíamos hecho nunca", espetó con el mismo espíritu que este pasado sábado: el del "ya no hay excusas". Eso sí, hay matices en ambos discursos: entonces el Levante iniciaba la temporada con 11 puntos de 27, una cifra incluso mejorada del 6/24 que hoy luce en el Ciutat. Los levantinistas arrancaban con malos números una temporada en la que terminaron puntuando como casi nunca y eludiendo el descenso con tranquilidad pese a la zozobra de final de curso. En este caso, se repite el tembleque tras meterse el objetivo al 95% en el zurrón. 

Verse en el fango, una utopía

Y es que, pese a no ser matemática, la permanencia puede cerrarse para el Levante más pronto que tarde. Aún sin enderezar el rumbo perdido. Restan 15 puntos por disputar y el cuadro de Paco López aventaja en 9 al agujero. Ha perdido dos puntos de margen tras la nueva debacle de Elche. Aún así, es casi utópico que los levantinistas se vean abocados a pelear la salvación a final de temporada: incluso perdiendo los dos próximos encuentros frente a Celta y Alavés, el Levante podría cerrar la salvación si Valladolid y Huesca hacen lo propio. Y ninguno de los dos tiene un calendario propicio, especialmente los vallisoletanos. 

Incluso contando con un arreón final de esos dos rivales, todavía quedan otros clubes que tienen mucho más que temer que el Levante. Demasiados. Cádiz, Valencia, Getafe, Alavés y Elche sienten de más cerca el aliento del precipicio.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email