Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

VÓLEY PLAYA

Lili y Elsa, la misma ilusión y más experiencia, sueñan con medalla en Tokio

29/01/2020 - 

MADRID (EFE). La pareja española de vóley playa formada por la alicantina Liliana Fernández y Elsa Baquerizo, que ya participó en los Juegos de 2012 y 2016, afronta con la misma ilusión pero con más experiencia una temporada en la que sueñan con colgarse una medalla en Tokio 2020, cita para la que ya están clasificadas.

"Soñamos y aspiramos a una medalla. Vamos a darlo todo, pero aquí también influye mucho la preparación que tengamos de antemano y la suerte. Porque todas las parejas buscamos lo mismo", declaró a PracticoDeporte Elsa Baquerizo, tras la firma de su nuevo patrocinio con Herbalife Nutrition, dedicado a promover un estilo de vida saludable.

Tanto en Londres 2012, donde debutaron como olímpicas, como en Rio 2016, la alicantina y la madrileña accedieron a los octavos de final y concluyeron la competición en novena posición.

"Queremos hacerlo bien. Si podemos mejorar lo que hemos hecho hasta ahora, pues mejor. Pero sobre todo queremos vivirlo bien y disfrutarlo porque es un torneo muy emocionante. Vamos a prepararnos para estar en las mejores condiciones y hacer un buen papel en cada partido", añadió la madrileña.

Misma ilusión, más experiencia

Lili y Elsa acudirán a Tokio con la misma ilusión que en las ediciones anteriores, pero con una mayor experiencia. "Recuerdo que en Londres me salía la emoción por los poros de la piel. Todo era súper emocionante, todo era nuevo. Ahora voy a Tokio con la misma ilusión porque son unos Juegos y son especiales, pero con más calma porque ya sé lo que me espera, voy más preparada", aseguró Liliana Fernández.

De hecho, con la clasificación ya sellada, la dupla nacional tendrá tiempo de preparar la cita a conciencia y acudir a la capital japonesa en su mejor estado de forma.

"Vamos a jugar la mayoría de los torneos porque es a lo que nos dedicamos. Lo importante es competir y nosotras sabemos que cuanto más competimos, más ritmo cogemos y mejor jugamos. Por eso casi siempre los mejores resultados están a final de temporada. No vamos a ir una semana a China y la siguiente a Brasil porque no nos hace falta, pero vamos a jugar todo lo que se pueda", confesó la alicantina.

Dos realidades muy diferentes

Tras doce temporadas juntas, ambas aseguran que han evolucionado positivamente, "tanto a nivel físico y mental, como personal". Sin embargo, pese a pasar tanto tiempo juntas y compartir tantos momentos, la realidad que vive cada una de ellas fuera de la arena es muy diferente.

"Compartimos el tema de los entrenamientos, el gimnasio, el estilo de vida, la alimentación y el descanso. En ese sentido, todo eso es muy parecido. Luego ya Lili, como tiene el torbellino en casa, no sé como lo hace", aseguró Elsa en referencia a la maternidad de Liliana.

"Ahora tenemos las sesiones de playa más concentradas para yo poder dejar, recoger a Saúl (su hijo) y luego atenderlo. Y está todo más comprimido, entonces desgasta mucho más que antes, que entrenaba, comía, dormía la siesta, un lujo que sí tiene Elsa", añadió Lili.

Además, reconoció que, con tanto viaje, estar lejos de su hijo se le hace complicado, pero sabe que esta es una de las partes duras de compaginar el deporte de alto rendimiento con la maternidad: "Si tengo que viajar e irme, es lo que manda el entrenador y el equipo. Si puedo permitirme, dependiendo del país, que venga mi marido y mi hijo, para no estar tanto tiempo lejos de ellos, porque la verdad que se me hace durísimo, pues lo intento. Pero la mayoría de las veces viajamos solo con el entrenador porque económicamente está salada la cosa".

Sin embargo, en Tokio sí estarán acompañadas por sus familiares. "Como ya hemos clasificado está todo comprado. Ya lo pagaré cuando llegue la factura, pero a Tokio vamos todos. Sabiendo que es Tokio, que el billete es caro y que el alojamiento estaba subiendo un montón, tuvimos la suerte de clasificar pronto y poder cogerlo con antelación para que nos acompañen los familiares", señaló la alicantina. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email