Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Marcelino: la gran ilusión

El club ha tenido 5 entrenadores en dos años. Marcelino será el sexto técnico. Entre los pros y los contras va a decir que sí al Valencia, que siempre aunque en horas bajas, es un club apetecible de entrenar para cualquier entrenador del mundo...

11/05/2017 - 

VALENCIA. A la tercera va la vencida. La expresión le viene como anillo al dedo a Marcelino García Toral. En diciembre ya pudo haber sido entrenador del Valencia, si la normativa federativa no lo hubiese impedido, y en lugar de Cesare Prandelli. El club ha tenido 5 entrenadores en dos años. Marcelino será el sexto técnico. Entre los pros y los contras va a decir que sí al Valencia, que siempre aunque en horas bajas, es un club apetecible de entrenar para cualquier entrenador del mundo. Y él me consta que nunca ha perdido la ilusión por entrenar al Valencia.

Me parece un tremendo acierto su fichaje. Un paso adelante. El Valencia ha hecho bien las cosas. Ya parece que hacen las cosas serias y bien. Peter Lim por fin ha dejado en manos de profesionales la decisión. Eso ya es una buena noticia en este Valencia. Esto es distinto a lo que se ha visto en las dos últimas temporadas. El Director General, Mateo Alemany ha tenido influencia directa en esta toma de decisión. Y esta la ha tomado él de forma muy personal. De no haber estado el mallorquín, el técnico hubiese sido Quique Setién sin lugar a dudas.

El Valencia tenía claro desde un principio que quería un técnico serio y con gran capacidad, y Marcelino donde ha estado ha hecho muy bien las cosas, con muchísimas más luces que sombras ha brillado. Reúne las condiciones que eran exigibles para este club. Entrenador español, que conoce la Liga española a la perfección, no uno que venga de fuera y la adaptación. 

Conoce perfectamente la plantilla del Valencia, cual es la exigencia, cual es el nivel del club y las teclas que tiene que tocar para poner en marcha a este equipo. Es el adecuado para las exigencias del Valencia. Tiene una dilatada trayectoria en Primera, y es un entrenador con método.

Ahí están sin ir más lejos, sus tres temporadas y media en el Villarreal. Muy buenas. De 2ª a la Europa League en temporada y media. Fue el fulgurante ascenso experimentado por el Villarreal de Marcelino, siempre con su inseparable cuerpo técnico. Después de Pellegrini, tiene a nivel de consideración de la afición y club, la de muy buen entrenador.

Máxima exigencia a la plantilla, seriedad con un entrenador que imponga respeto. Esos conceptos ya los tiene Marcelino de serie. Entre los candidatos que han salido, era el que más experiencia tenía y el currículum más éxitoso de todos ellos. El vive las 24 horas el fútbol.

Estando tan mal el Valencia como en estos dos decepcionantes años, es el técnico idóneo para reflotar este club. Porque siempre ha sabido coger equipos que estaban en situaciones comprometidas, y ha tenido éxito con ellos. Ese ADN que impregna Marcelino es el que le ha ido siempre bien al Valencia. El Valencia de Benítez. Equipos construidos desde atrás. Para jugar bien es que el equipo no te haga ocasiones. La primera premisa, no encajar. Es su filosofía y daba también gusto ver jugar al Villarreal.

Muy importante es tener el entrenador, pero también es muy importante tener la plantilla competitiva. Si tienes un entrenador contrastado como Marcelino, lo mejor es que le presentes una plantilla también contrastada. Y tener consenso con la dirección deportiva para que no haya discrepancias. Los anteriores, salvo los buenos resultados de Voro, no han logrado dar con la tecla. El problema opino está en la plantilla.

El Valencia ha tenido tres entrenadores en los últimos tiempos y no se la ha sacado rendimiento a la plantilla, acorde a lo que se necesita como mínimo para estar en Europa League. Entonces, el problema no es quizás de entrenadores, es de plantilla y hay que arreglar la plantilla. Y Marcelino dependerá de circunstancias para poder arreglar el problema, como la capacidad de inversión en jugadores, porque depende de salidas, y no puede garantizarle si la propiedad inyectará más dinero.

Entre todos tienen que ser capaces de conformar una plantilla mucho más competitiva que la actual. El Valencia necesita urgencia y rendimiento rápido. Necesita un técnico como Marcelino, un entrenador de reconocido prestigio. Y mucha personalidad. Y muy perfeccionista, al que no le gusta dejar ningún detalle al azar.

Ya veremos cuando y como se puede meter el bisturí en la plantilla. Pero parece según dicen que hay una alta coincidencia en eso. Pero hay que permitirle a Marcelino que haga la limpieza que hace falta. Porque si opino que es muy importante la elección del entrenador y un acierto su fichaje, debe de venir acompañada de una limpieza, de una regeneración que además se demuestra con cifras, porque los últimos técnicos no han sacado el máximo rendimiento a esta plantilla. Hay futbolistas que lo han hecho mal y no han rendido en estos dos últimos años.

El Valencia firma a un gran entrenador. Lo que firma el Valencia es método. Es riguroso, le gusta el orden tanto en lo táctico como en lo disciplinario, y eso le ha llevado a obtener éxitos en sus plantillas. El método no garantiza títulos, pero con Marcelino estoy más que seguro que se acercará a la máxima exigencia competitiva. Luego hay que ver que tipo de plantilla tiene. Pero es tácticamente, uno de los que mejor ha demostrado siempre tener trabajados sus equipos.

El Valencia de Marcelino será también de Rubén Uría y el Valencia de Ismael Fernández.

Forman un pack indivisible. Los tres traerán consigo unos métodos de trabajo muy particulares y los resultados están ahí. Con Marcelino los jugadores se ponen como motos y el nivel físico es clave. La báscula funciona con él. Es conocida la gran atención que Marcelino le presta a la preparación física como pilar básico en sus equipos. E Ismael es un número uno en esa parcela. Es un grupo muy unido que se caracteriza por la disciplina que logra imprimir a las plantillas en las que trabajan. Con sólo una mirada, los tres se entienden a la perfección, pues llevan ya catorce años trabajando codo con codo.

Sus éxitos están ahí y ahora esperan repetirlos en el Valencia. Que así sea.

Pero lo que verdaderamente importa para ser elegido como capitán del nuevo proyecto del Valencia es lo futbolístico, y ahí Marcelino es grande. El Valencia aspira a volver ser grande. Volver a Europa es el objetivo. Marcelino García Toral es la gran ilusión del valencianismo.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email