X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Miguel Zorío forzó la venta del VCF 

El exvicepresidente se sentó en varias ocasiones con el banco y ofreció a la Fundación VCF obtener el aval del IVF retirando la demanda 

2/10/2015 - 

VALENCIA. El exvicepresidente del Valencia CF, Miguel Zorío, apareció en escena hace una semana para denunciar públicamente la gestión de Peter Lim al frente del club de Mestalla, y afirmar de manera rotunda que el asiático estaba estafando al valencianismo. Además, el exdirigente se autoproclamó el defensor del patrimonio del Valencia CF desde la plataforma 'Marea VCF'.

En su comparecencia de prensa, Zorío insistió en varias ocasiones en la promesa incumplida de Lim al no haber reiniciado la obra del nuevo estadio de Mestalla. Esas palabras no fueron por casualidad. Del mismo modo que no dijo la verdad cuando aseguró que desde su salida del club había estado al margen y que no quería regresar a la entidad ni obtener ningún beneficio.

En realidad Miguel Zorío lleva más de dos años intentando por todos los medios regresar al Valencia CF y ha utilizado todas las armas que tenía a su alcance para lograrlo. Principalmente el exvicepresidente tenía dos: una el control sobre la demanda del aval del IVF a la Fundación del Valencia CF y otro un presunto acuerdo con la multinacional -especialista en explotación de estadios de fútbol- ISG, para que estos acabaran el nuevo estadio de Mestalla.

Miguel Zorío presentó su propuesta a KPMG para comprar el Valencia CF asegurando que contaba con el operador ISG para acabar el nuevo estadio de Mestalla. Sin embargo, antes ya había mantenido reuniones con Bankia ofreciéndole al banco la posibilidad de retirar la demanda sobre el aval, para que el banco volviera a tener la garantía de pago del gobierno valenciano. A cambio el exigía que le dieran poderes dentro del Valencia CF para manejar el club y llevar a cabo la operación del nuevo estadio. Según fuentes conocedoras de aquellas conversaciones en el banco le remitieron a presentar una propuesta por el club dentro del proceso de venta.

Zorío acudió a la consultora KPMG, consultora contratada por Bankia para llevar la operación de venta del paquete accionarial mayoritario del Valencia CF, y presentó sus credenciales. Como acredita el documento que se muestra al final de este artículo. Finalmente no pasó el corte y no pudo presentar oferta formal en el proceso de venta ya que según él sólo disponía de un operador para acabar el estadio: ISG.

Una vez fuera de del proceso de venta, Zorío contactó con el entonces presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, para ofrecerle la misma alternativa que a Bankia. Es decir, colocó encima de la mesa la opción de retirar la demanda sobre el aval para que la Fundación VCF tuviera el aval y acabar el estadio gracias a su acuerdo con ISG.

Pero la sorpresa que se llevó el Valencia CF fue mayúscula porque cuando Zorío ofreció ese pacto el club de Mestalla llevaba meses reuniéndose con la multinacional, con varias reuniones entre las partes y una negociación en marcha para que ISG acabara el nuevo estadio valencianista.

Zorío afirmó tanto en Bankia, como a KPMG y al Valencia CF que disponía de un acuerdo con ISG para finalizar el estadio de Mestalla. Sin embargo, el propio Richard Cheesman, director de operaciones de la multinacional le envió un correo -se adjunta abajo- al Valencia CF haciéndole saber que Zorío se había puesto en contacto con ellos intentando pactar un acuerdo pero que ellos no tenía ningún interés en hacerlo porque ya mantenían una negociación directa con el club valencianista. De hecho, en ese correo Cheesman pide una aclaración y que sea el Valencia CF el que invite a esa negociación si lo estima oportuno pero aclarando que por su parte prefieren que no esté al haber utilizado Zorío el nombre de ISG de manera inapropiada y haciendo falsas insinuaciones.

El accionista apareció para poner en duda las buenas intenciones de Lim y su proyecto. Sin embargo, en su alocución no informó a los valencianistas, a los que se dirigió, que su demanda fue la que dio el empujón definitivo para que el club tuviera que ser vendido.

· Correo de Richard Cheesman (Director de Operaciones de ISG) al Valencia CF el 25 de marzo de 2014 

· Correo de Richard Cheesman (Director de Operaciones de ISG) al Valencia CF el 26 de marzo de 2014 corrigiendo la fecha propuesta para la reunión 

· Documento de KPMG informando a la Fundación Valencia CF de los interesados en acudir al proceso de venta del Valencia CF el pasado 2014



Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email