X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de octubre y se habla de VALENCIA CF PETER LIM OPINIÓN PODCAST PLAZA RADIO
GRUPO PLAZA

opinión

¿Nos hemos vuelto locos o qué?

23/07/2019 - 

VALÈNCIA. No hay mayor golpe de realidad que tener delante de ti a un loco, a alguien que ha perdido la cabeza y que, sin control, actúa. Y esto mismo puede aplicarse a nuestro Valencia CF en su situación actual: si la locura está cerca de ti, ten mayor conciencia de la realidad de cada uno y no te dejes influir ni llevar. Por eso creo que el club está actuando correctamente en varias cuestiones de su día a día, quizá alertado de cómo está de loco el mundo del fútbol, de cómo se han disparado los precios por futbolistas que, en verdad, no valdrían la mitad de la mitad que se paga por ellos y, ni mucho menos, se justifican los salarios que se están firmando en algunos casos. Y esto sigue subiendo y subiendo, como la espuma que, sin embargo, cabe recordar que se dispersa rápidamente a un simple golpe de viento.

Sí, ciertamente este mundo del fútbol se está volviendo cada vez más paranoico. Veo a Kang In Lee jugando, con sus agentes, unas cartas que no debería estar jugando, quizá pensando que ya ha demostrado todo lo que tenía que demostrar, pero lo cierto es que solo ha dejado buenos detalles de calidad y de garra, pero no ha dado muestras aún de consistencia en su juego ni en su posicionamiento en el campo. Es decir: lo que viene a ser “estar verde”. Pero, por lo que sea, sus representantes deben estar creyendo que se trata de un nuevo Messi y se remiten al paradigmático caso de Isco Alarcón. Todo un error de cálculo, porque luego Isco tuvo que crecer en un equipo como el Málaga antes de dar un salto cualitativo y, digo yo: ¿por qué no puede estar un año o dos cedido y luego regresar al Valencia? La jugada es la misma, salvo que aquí, el coreano, no tendría que depositar cláusula alguna. Se trata de querer alterar los tiempos, pero la naturaleza no da saltos, como aprendidos todos y todas de Jurassic Park. Están confundiendo al chico por un lado y por otro y quizá se está olvidando que el club que le viene amamantando futbolísticamente lleva apostando por él varios años y que esta confianza no ha decaído, sino todo lo contrario ¿Todo viene porque Marcelino le ha dicho que sería mejor para él buscar más minutos fuera? Dudo que el técnico le haya dicho que no cuenta nada con él, porque de ser así ya digo que el club está por encima de cualquier técnico, pero no veo a Marcelino diciéndole esto al jugador coreano, sino solo aconsejando que su paso por diferentes estratos del fútbol le podría ir muy bien a alguien que siempre ha ido por delante. Que sepas, querido Kang In, que en el fútbol muchos futbolistas históricos han tenido que dar uno o dos pasos atrás para poder dar ese salto cualitativo que tú quieres coger sin carrerilla. Te estás equivocando, te están equivocando: tu referente no puede ser Isco, sino Silva, que probó la segunda división en el Eibar y luego la exigencia de primera en el Celta antes de convertirse en un jugador imprescindible allá donde ha jugado. Y, fíjate, tuvo tiempo de jugar en el Valencia y de ahí saltar al Manchester City, porque, con criterio, todo parece hasta más lógico ¿no crees? Así que no conviertas la locura de tu éxito individual en el problema del Valencia, porque este club te ha cuidado con esmero y porque sin los técnicos que has tenido en esta casa, sin el cariño de mucha gente, sin el acierto de quienes vieron en ti un valor de futuro y sin aquellos que decidieron firmarte un buen contrato cuando no eras nada de nada…sin esos, hoy, quizá estarías jugando en Regional Preferente, porque la vida tiene estas paradojas, tan inquietantes como disparatas. Por si se te vuelve a olvidar o tus representantes te llenan de pájaros la cabeza, recuérdalo muy serenamente, que a esto del fútbol acabas de llegar y es fácil que pierdas los papeles. Estos, no.

Otra locura de estos días es que queramos ver algo del equipo en estos primeros bolos de verano. La locura del fútbol actual ha desatado esta histeria de tener que ofrecer resultados desde el minuto uno y ese no es el objetivo de los partidos de pretemporada. Esto sirve para lo que sirve y poco más: solo me confirma mi decepción por el fichaje de Rubén Sobrino, pero no por el chico, sino porque no había necesidad alguna de marear al futbolista cuando, desde el primer minuto que se le fichó (pocos entendimos el  porqué, el cómo y el cuánto de su fichaje), ya sabíamos que no iba a ser un buen negocio para el club. Son cuatro millones de euros que te vendrían muy bien para afrontar una operación realmente necesaria y quizá algo más efectiva. Es así como se crean lo agujeros en los bolsillos. Y estos son los fichajes que no cabe hacer: esos que suenan a locura transitoria, a impulso nervioso, a apretón y carrerita de urgencia. Así solo creamos más confusión, más dudas, más locura a nuestro alrededor y, por el contrario, más certeza de cómo, a veces, se nos devuelve a la más cruda realidad de nuestra economía y de nuestras posibilidades a la hora de fichar a jugadores. Para muestra, un botón: el Arsenal inglés te eliminó porque arriba tenía lo que tú no, así de claro. La realidad pasa por no gastar a lo loco en estos pequeños fichajillos y centrarte un poco más en un futbolista algo más hecho ¿Rafael Leão?…¿estamos locos o qué? Estamos diciendo que Kang In Lee es aún demasiado joven para lo que busca Marcelino y nos planteamos el fichaje de este chico de veinte años…definitivamente o no entiendo nada del fútbol o es que, para entenderlo, uno no puede estar demasiado cuerdo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email