X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

OPINIÓN | PELEANDO A LA CONTRa

Jekyll, Hyde y el error de López

10/11/2018 - 

VALÈNCIA. El entrenador que ha colocado al Llevant en la zona noble de la tabla y que lo ha hecho jugar como pocos podían soñar es humano y también se equivoca, por si alguien lo dudaba.Ayer fue el principal artífice de la remontada de la Real Sociedad en Orriols, en un partido que estuvo siempre,hasta el minuto 72, más cerca del 2-0 que del 1-1y que acabó con un 1-3 que pudo ser peor y con un Llevant noqueado y en la lona.

La falta de oxigenación del once, desde el banco, y los fallos en la zaga condenaron al Llevant, que volvió a mostrar, en los últimos 20 minutos, esa alarmante fragilidad defensiva que le ha condenado a ser una de las escuadras más goleadas de Primera.

Sin embargo, los granota lo hicieron todo bien hasta el minuto 71' y merecieron claramente el 2-0. Y ahí se equivocó Paco López, que no supo ver lo que era obvio para todo el estadio: el fuel estaba al límite. Tardó un mundo en hacer los cambios, que urgían, permitiendo a la Real hacerse con la medular, llegar al área de Oier con la clarividencia que no había encontrado hasta ese momento y tropezar con la posibilidad de ganar un encuentro que siempre tuvo cuesta arriba. 

Jason, Morales, Bardhi, Campaña, Prcic y Mayoral ya habían dado muestras de estar exhaustos, pero hasta el 76' no saltó al césped Coke por Mayoral, ya con 1-1; y en el 83' y el 90', ya con un 1-3, que era un abismo insalvable, hicieron lo propio Roger y Moses por Prcic y Jason. Tarde, muy tarde. Todo estaba ya perdido.

Y eso que el partido venía de cara desde el minuto 3', tras el gol de Chema, con un punto de fortuna. El Llevant no se volvió loco y con Prcic de ancla supo jugar con el resultado, maniatar a la Real y esperar opciones, sin asumir riesgos, de una contra clara que no llegó. Pese al cambio de peones (por la sanción disciplinaria de Toño, la lesión de Rochina y la sorprendente suplencia de Roger) el partido discurría plácido. Los donostiarra apenas inquietaron y no dispararon a puerta hasta el 45'. Se mascaba un triunfo holgado del Llevant, que dominaba todas las facetas del juego, de orilla a orilla del tablero del Ciutat.

Tras el paso por vestuarios, los granota salieron a cerrar el partido con convicción. Presionaron la salida del balón, embotellaron a los txuri-urdin y fabricaron opciones de gol sin éxito. En el 71' llegó la jugada decisiva del encuentro. El Llevant mostraba los primeros síntomas de agotamiento, pero a Bardhi le quedó frescura mental para inventar una asistencia que dejó a Jason solo ante Moyà. Tenía tiempo de parar y pensar pero empujó con la puntera al palo, de primera, y se le desvió un palmo por fuera. 

Del 2-0 se pasó, en un minuto, al 1-1 que iba a hundir a los blaugrana. Oier, que había salvado al equipo en Vila-real, despejó mal un balón que debió blocar, mantuvo la jugada viva y Theo, ante la pasividad de los centrales, puso las tablas. El Llevant mostró entonces una psique abslutamente quebradiza y vio las tablas como una calamidad. Cuatro minutos más tarde Oier se comía un tiro en semifallo de Juanmi y el 1-2 se convertía en una losa insalvable. Más aún, en el 82', con Oiarzabal aprovechando las dudas de Pier y Chema para subir el 1-3 al marcador.

Lo cierto es que mientras las piernas estuvieron frescas el Llevant estuvo sobrio en defensa, sin dar apenas opciones al rival. Funcionaron las coberturas y las ayudas, se sucedían los robos de balón y se armaban las contras con rapidez. El doctor Jekyll mutó en el 72' en mister Hyde y ahí terminó todo, en tragedia. López no supo ver que el once no daba para más. Aunque no es menos cierto que ese error hubiese resultado anecdótico si Jason acierta con el 2-0 y remata el partido.

En el fútbol hay muchas variables y todas las temporadas se pierden unos cuantos encuentros sin merecerlo y se ganan otros tantos de igual modo. Tras cuatro victorias y un empate, el Llevant perdió, aunque lo hizo todo para ganar. Hay que aprender a matar los partidos, cuando se es superior al rival, y a conservar el botín, cuando no queda combustible para otra cosa que defenderlo con uñas y dientes. Es, en realidad, la virtud que diferencia a los equipos de zona europea del resto. Es sin duda, la gran enseñanza pendiente del grupo de Paco López. Nada, en definitiva, que no tenga remedio.

Oier (4); Pier (4), Postigo (5), Chema (4); Jason (6), Campaña (5), Prcic (7), Bardhi (7), Morales (6); Boateng (4), Mayoral (5).

76' Coke (5) por Mayoral

83' Roger (sc) por Prcic

90' Moses (sc) por Jason

.- Goles:

1-0 Chema 3'; 1-1 Theo 72'; 1-2 Juanmi 76'; 1-3 Oyarzabal 82' 

Paco López (4).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email