Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

Este era el año

6/09/2020 - 

VALÈNCIA. Ha sido empezar a rodar el balón en esta pretemporada y los aficionados han recuperado la ilusión por el fútbol. Y hablo del deporte en su esencia. En el sentido literal del término. Hablo del juego. A los que nos gusta el balón, logramos evadirnos del ruido externo. Nos centrarnos en lo que sucede sobre el césped, y hacemos nuestras propias alineaciones. Aunque la Champions se ha disputado hasta hace bien poco, el hecho de ver a los equipos en marcha de cara a la próxima Liga, te reactiva. Y te pica el mismo gusanillo que siente un coleccionista de cromos cuando ve el álbum en los kioscos. 

El Valencia ya ha disputado todos sus amistosos. Pese a que a estos encuentros hay que darles un valor relativo, el equipo de Javi Gracia no lo ha hecho mal del todo. Los resultados forman parte de lo previsible. Pero lo mejor que nos ha dejado el grupo es que se han recuperado ciertas virtudes que forman parte de la identidad del club. Se ha mostrado cierta solidez defensiva, no se encajan goles, y un comportamiento serio sobre el terreno de juego. Mucho trabajo, presión alta y velocidad a la hora de ejecutar las acciones, han sido sus virtudes. Javi Gracia se ha ganado al grupo y está realizando una buena labor de vestuario. 

Sin embargo, para poder estar arriba, es necesario reforzarse. Y el Valencia, aunque todavía tiene tiempo, mantiene su casillero de fichajes a cero. Con tres o cuatro caras nuevas en el once, se podría dar un salto cualitativo importante. No hablo de jugadores para completar la plantilla, sino de futbolistas que lleguen para ser titulares. Con esos mimbres, y la ilusión de los chicos como Kang In, Esquerdo, Guillamón o Yunnus que aprietan desde atrás, se te queda un grupo muy competitivo. Si se acierta a la hora de realizar esos refuerzos, creo que podríamos comenzar a hablar de regresar a Europa. 

No hablo de Champions, sino de Liga Europa. La clave será comenzar la Liga con buen pie. Para eso, el calendario ayuda. Ha habido mucha suerte en el sorteo. El inicio es tranquilo. Permite ir de menos a más. Cogiendo ritmo y haciendo el rodaje al colectivo. Si se empieza bien, logrando buenos resultados en las primeras jornadas, todo será mucho más fácil. Sin embargo, si sucede lo contrario y vienen curvas desde el principio, la cosa pintará verdaderamente mal. Porque hay mucha hostilidad en el ambiente. El valencianismo está sublevado y a Peter Lim ya nadie le pasa ni una. A Meriton le viene de perillas que la afición no pueda acudir a Mestalla. Se evita muchos quebraderos de cabeza y más de una protesta multitudinaria. Pero no hay mal que dure cien años…

Bajo este panorama, lo que más me duele, es que el Valencia ha perdido su gran ocasión. Algo que suele tardar treinta años. Estoy convencido de que este era el año. Si se hubiera dado continuidad al proyecto… Pensar en disputar la Liga no era una utopía. La competición va a ser muy rara. La COVID y la ausencia de público marcarán mucho el desarrollo del torneo. Algún equipo se resentirá seguro a lo largo de la temporada. Habrá más contagios y lesiones de lo habitual. Los partidos van a ser extraños. Y los dos grandes tienen sus cuitas internas. Esta en la clásica Liga que aprovechan los outsiders. Como lo fue el Valencia en la primera de Benítez. Este era el año de un Valencia que, además, solo tendrá el desgaste de una competición. Sin embargo, me da la sensación de quien se frota las manos es un Sevilla que está fichando mucho y bien. ¡Que envidia!.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email