Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 24 de enero y se habla de valencia cf JAVI GRACIA opinión pd plaza granota LEVANTE UD
GRUPO PLAZA

OPINIÓN PD / OPINIÓN

Con la humildad como bandera

8/11/2020 - 

VALÈNCIA. Cuando escucho que Javi Gracia insiste en una pronta recuperación del balón para salir al contragolpe, coincido plenamente con la idea de partido que tiene el entrenador del Valencia para intentar ganarle al Real Madrid. Comparto la propuesta futbolística de Gracia para este encuentro porque, entre otras cosas, considero que salir a jugarle acampo abierto al Madrid sería un suicidio. No estamos en situación de igualdad con el equipo de Zidane. Ni para otra cosa que no sea jugar como un equipo, en el sentido literal del término. Es más, cada vez que el Valencia le ha querido tutear al Madrid, ha perdido. “Ahí están las hemerotecas”, que decía el mítico José María García. Cualquiera que repase la historia podrá comprobar que el Valencia le ganó al Madrid desde la posición de dominado, más que de dominador. La humildad siempre fue un factor diferencial. 

Incluso en sus mejores momentos, o cuando partía de favorito, al Valencia le iba la fórmula de esperar al Madrid para aprovecharse de sus errores. El equipo partía de una buena organización defensiva y presionar al rival para robarle el balón. Desde esa rápida salidaen velocidad, de ese contragolpe, siempre desnudaba las vergüenzas del adversario. Esas emboscadas convertían a los de Mestalla en un equipo incómodo y terrible. Recuerdo que, en las temporadas de bonanza del Valencia, allá por el 2004, los planteamientos de Rafa Benítez eran muy similares a los que hoy quiere realizar Gracia. En aquella época, durante los entrenamientos, Benítez insistía con sus jugadores en la idea de robar el balón al Madrid y aprovechar los huecos que dejaba Roberto Carlos a su espalda. Esas eran sus principales armas. Y a fe que salieron bien. Así fue en aquellos años y también a lo largo de la historia.

Si por el contrario el Valencia afrontaba el partido contra el Madrid con ínsulas de grandeza, y quería discutirle la posesión del balón, siempre acababa perdiendo. Me viene a la cabeza una bochornosa goleada encajada en el Trofeo Naranja de 1990. Tras ganarle 5-0 al CSKA búlgaro, un Valencia crecido, recibió un doloroso 1-7 en contra del Madrid. Aquel varapalo convirtió en terrenal cualquier tipo de aspiración en esa Liga que comenzaba. 

Ese año, con Víctor Espárrago en el banquillo, el Valencia acabó séptimo (fuera de Europa) tras dos años siendo tercero y segundo en el campeonato. Eso sí, cuando el Valencia perdía pero jugaba un fútbol vistoso y alegre, siempre recibía multitud de elogios de la prensa madrileña. Esas loas al "equipo valiente que lo ha intentado" nunca faltaban. Ahora bien, cuando el Marca hablaba de la violencia de Albelda por someter a un marcaje agresivo a Zidane, es que veían al Valencia como un enemigo potencial en la Liga. Así se escribe la historia. 

Para el partido de esta noche ante el Real Madrid, insisto en que hay que jugar más que nunca como un equipo. El rival tiene graves problemas a la hora de las transiciones defensivas. Tampoco les ayudará, y eso beneficia al Valencia, la importante baja de Casemiro. La ausencia del brasileño es muy sensible. Porque el futbolista equilibra el centro del campo rival. Sin embargo, pese a que en Europa el equipo de Zidane está sufriendo, no debemos olvidar que es el tercero que menos goles encaja por detrás del Atlético y la Real Sociedad. 

La diferencia de goles del rival (+8) es la tercera más favorable del campeonato. Es en la faceta defensiva donde encontramos el punto flaco del Valencia. Si bien el equipo de Javi Gracia presenta unos registros aceptables en lo ofensivo, en defensa se sufre de lo lindo. De hecho, el Valencia lleva encajados 13 tantos en contra, lo que le convierten en el segundo peor equipo de la Liga por detrás del Huesca. Estos pobres registros se explican porque los de Gracia son, también, el segundo equipo que más remates recibe en contra (15.3) por partido, solo superados por el Elche.

Ahí es donde el Valencia tiene que centrar sus esfuerzos. Porque el Madrid es el segundo equipo del torneo que más goles marca y el que más remata por partido ala portería contraria. Si el Valencia cierra su portería, podremos hablar de que las opciones de sacar algo positivo contra el Madrid pueden ser reales. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email