X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Marcelino 2020

Y en ese sentido e incluso con independencia de los resultados, que es mucho decir aunque hasta el momento han sido magníficos, tengo cada vez más claro que el banquillo del Valencia está en muy buenas manos...

21/07/2018 - 

VALÈNCIA. No parece que le faltase razón a Marcelino cuando ‘quitaba hierro’ a la importancia o no de ampliar su contrato. Se respira en el ambiente del Club una sintonía total que hacía prever que acabaría ocurriendo lo que ocurrió el miércoles sin necesidad de forzar las cosas porque -repito- la sintonía entre los actores principales de la película hacían presagiar un desenlace que incluiría , sí o sí, la ampliación de contrato de Marcelino y de su equipo de trabajo. He de confesar que yo sí andaba algo inquieto al respecto. Y lo estaba ante la posibilidad de que al técnico asturiano pudiesen llegarle tentaciones importantes que le hiciesen tambalearse en su idilio con el Valencia y el valencianismo. Sin ir más lejos, la repentina marcha de Zidane del Real Madrid bien pudo ponernos a todos en estado de alerta porque ya sabemos cómo se las gastan por allí y el mínimo o nulo recato que tienen a la hora de asaltar la casa ajena billetera en mano. Pero Marcelino calmó todas mis inquietudes al manifestar, desde su retiro vacacional en Asturias, que ni le habían llamado ni le preocupaba en absoluto porque su compromiso era con el Valencia y ni se le pasaba por la cabeza incumplirlo de la misma manera que el jueves explicaba en CV Ràdio lo que hubiese ocurrido de haber recibido la llamada de la Federación tras la ‘jugarreta’ del ex seleccionador. Cuestión de lealtad: la que le faltó a Lopetegui para dejar en la estacada a todo un país ansioso de Mundial y salir corriendo a lamer la mano de Don Florentino. 

Siempre -y lo he comentado en infinidad de ocasiones con gente de fútbol- me he hecho la pregunta de la importancia que realmente tiene un entrenador en su equipo porque en ocasiones me he encontrado con dirigentes que se refieren a la figura del entrenador como un ‘mal necesario’. Y es un debate que tiene su trasfondo y me resulta muy interesante aunque cada vez veo más ejemplos y más claros de la importancia de depositar en banquillo de un Club de Fútbol en las mejores manos posibles y, fundamentalmente, en aquellas manos que sean conscientes del Club en el que están trabajando. Y en ese sentido e incluso con independencia de los resultados, que es mucho decir aunque hasta el momento han sido magníficos, tengo cada vez más claro que el banquillo del Valencia está en muy buenas manos. A final de la corrida no hay otro remedio que acabar encomendándose en la figura de un técnico con sus errores y con sus aciertos y... como no existe ninguno que sólo tenga aciertos - aunque sí hemos conocido a alguno que otro que sólo tenía errores-, reconforta ver tu equipo en manos de quien , por lo menos, demuestra tener sentido común además de ambición, experiencia, conocimientos, preparación, método... 

Marcelino, cierto es que subido en la cresta de una ola de buenos resultados que le acompañó desde los primeros compases como técnico valencianista, cayó de pie en Valencia y salvó en contadas ocasiones ha esgrimido un discurso público creíble. El aficionado escucha al entrenador y ,en general, comprueba que lo que el entrenador le cuenta coincide bastante con lo que se termina viendo sobre el terreno de juego. Eso, que parece tan sencillo, no lo es tanto porque hay muchos vendedores de crecepelo -y en Valencia hemos padecido a varios- que trataban de hacer comulgar con ruedas de molino al aficionado contándole películas que nada tenían que ver con lo que se veía en el campo y eso termina dinamitando la credibilidad del entrenador dentro y fuera de un vestuario. El mister del Valencia es creíble y hasta ahora ha sido, además, eficiente. Algo que lo coloca muy por encima de todos los últimos inquilinos del banquillo valencianista y que hace que la noticia de la ampliación de su vínculo con el Club haya sido recibida como lo ha sido. Como la mejor noticia del mercado estival.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email