GRUPO PLAZA

peleando a la contra / OPINIÓN

La estrategia del caracol

3/02/2021 - 

VALÈNCIA. El imaginario colectivo de los equipos de fútbol se crea con instantes como el no-gol de Postigo en el 90’. El Sei bella come un gol al 90 grafiteó su versión apócrifa anoche en Orriols: Sei bella come un no-gol al 90Firmado: Sergio Postigo. Los futbolistas construyen ese imaginario con sus brotes de lucidez, sus latigazos de inspiración, sus chispazos de genio. No sólo ellos, pero sobre todo.

Acabe como acabe este maravilloso periplo copero, dentro de unos años algunos recordarán los gambeteos de Morales delante de Albiol, justo antes de asistir a Roger; otros visualizarán como el ariete se anticipó a Trigueros, se acomodó el balón y remató con la izquierda, con la puntera, con el alma, para meter el gol y al Llevant en semifinales en el 120’. Otros, la piña de celebración junto a la grada de Levante Fans. Los habrá que recordarán la enormidad mitológica de Cárdenas bajo palos, su seguridad durante todo el encuentro, que mantuvo vivo al Llevant. Pero todos, todos sin excepción, recordarán el no-gol de Postigo en el 90’, con Cárdenas vencido, después de despejar el libre directo de Parejo, no muy colocado pero potentísimo, antes de que Melero sacara otro balón complicado de la olla. Y todo ello, poco a poco, sustituirá definitivamente al yunque de la adversidad que inmortalizó el periodista Paco Gandia y que presidió la historia de plomo del Llevant durante décadas.

La escuadra granota será otra entonces. Venía creciendo con pase firme sobre estructuras sólidas (nou Orriols y Natzaret, gestión sensata, proceso de democratización, estabilidad en Primera) y ahora da un salto exponencial, gracias a toda la energía granota liberada por el gesto decisivo y resuelto de Roger Martí, a toda la emotividad y la ilusión que es tierra fértil para generaciones, sobre la que proyectar el futuro.

Paco López diseñó su estrategia del caracol. Si no han visto la película colombiana (Sergio Cabrera, 1993) vayan a Stromboli y alquílenla. Una pequeña obra maestra de las que se quedaban más de dos semanas en cartel en los Babel, en los viejos tiempos. Los inquilinos de un edificio traman una ingeniosa forma de sortear al propietario que quiere expulsarlos y burlarse de él. Lo de López ante el Villarreal fue de una audacia insólita. Cambió ocho futbolistas respecto al once del Di Stéfano y dejó en el banco a sus futbolistas franquicia en uno de los partidos más importantes que ha dirigido jamás. Muchos lo tomaron por loco. Quizá Emery, incluso. El Llevant resistió las embestidas del Villarreal con sus posibilidades de triunfo intactas y López fue reincorporando a sus mejores hombres al once, con las piernas frescas y una vocación cada vez más ofensiva, para acabar siendo superior al Villarreal: Morales y Melero (54’), Miramón y Roger (64’), Clerc (75’).

El gol de Roger, de hecho, fue un latigazo de inspiración de Zipi y Zape en el último suspiro de la prórroga, cuando los penaltis acechaban, pero el equipo que se había lanzado abiertamente a por la victoria, desde el 70’ fue el Llevant. El Villarreal ya no daba más de si y los granota tenían a sus futbolistas más talentosos sobre el césped, con la mente despierta y la voracidad a punto.


La estrategia del caracol no estuvo exenta de riesgos: los propios que sufre este Llevant a balón parado siempre (y que el Villarreal supo buscar a medida que se les agotaban otros recursos) y la fragilidad por bandas. Ambos equipos tuvieron opciones de gol, algunas bastante claras, y se vaciaron sobre la hierba. La intensidad no era negociable. En todo caso ver a Coke partirse las manos para animar a sus compañeros en la previa de la prórroga explica la confianza de López y que en su elección pesó más el liderazgo que lo estrictamente futbolístico. Dominar los aspectos anexos al fútbol, que acaban influyendo en resultados y trayectorias tanto como el fútbol estricto, es lo que hace grande (diferencialmente grande) a un entrenador. Pudo no salirle bien, pero el mundo es de los osados. Y la construcción de un Llevant que puede ganar a cualquiera, con un gen competitivo brutal, compensa todos los defectos que se quieran atribuir al equipo.

El no-gol de Postigo, por cierto, recordó la chilena de Descarga ante el Elche (2005-06) que evitó el empate de Nino y encarriló el retorno a Primera. Todos sabemos cómo se jugó la crisma el de Irún por la victoria. Literalmente. Pocos recuerdan, sin embargo, el gol de Riga aquel día.

Llevant UD 1-0 Villarreal CF

UNO A UNO: Cárdenas (9); Coke (5) (Miramón (7) 64’), Postigo (7), Vezo (6), Toño (5) (Clerc (7) 75’); Radoja (8), Malsa (5) (Roger (9) 64’), Rochina (6) (Morales (8) 54’), Son (6) (Melero (6) 54’), Bardhi (7); Gómez (6) (León (6) 105’).

Paco López (9)

GOL: 1-0 Roger 120’


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email