X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Peleando a la contra

Pólvora mojada; riesgo máximo

6/12/2018 - 

VALÈNCIA. El delantero vive del gol. Boateng, Mayoral y Dwamena lo tienen más que difícil para hacerse un hueco en el once de gala ante la espectacular eficacia goleadora de Roger y los galones de Morales. Y ayer perdieron la ocasión de reivindicarse. Entre los tres marraron una docena de ocasiones de gol, algunas clamorosas, algo que pudo haber frustrado el pase granota a octavos o, al menos, haberlo complicado sobremanera.

El Lugo no contemporizó. Consciente de su inferioridad y de la dificultad del reto se plantó en Orriols sin complejos, dispuesto a un intercambio de golpes que le pudiera dar alguna oportunidad. Se mostró frágil atrás pero más incisivo en ataque de lo que se esperaba. Y estuvo a punto de salirle bien. Aitor lo impidió con una actuación soberbia y malogrando dos mano a mano en el 62’ y el 68’ que hubiesen puesto la clasificación muy cuesta arriba.

4-2-4, ofensiva total.

Hay partidos en los que Paco López hace un guiño al fútbol de los años 20 y su 3-5-2 acaba convertido, por momentos, en un 3-2-5. Ayer el equipo volvió a la línea clásica de cuatro defensas, con dos centrales y dos laterales, pero el míster de Silla forzó alineación y sistema para que tuvieran cabida todos los que necesitan minutos. Muy atrevido de nuevo, puso a Vukcevic y Prcic en la medular –uno destruyendo y el otro creando– y a Moses, Dwamena, Boateng y Mayoral arriba. 

El Lugo saltó al Ciutat con ánimo de acongojar y dio un par de zarpazos en el primer minuto; luego intentó acercarse a los dominios de Aitor, pero apenas lo consiguió. Todo el fútbol lo puso el Llevant, hasta el descanso. Prcic distribuía balones entre líneas, y a las bandas, donde Boateng (que se alternó con Dwamena) y sobre todo Moses llegaron una y otra vez para servir al área. El Lugo apenas traspasaba la medular, donde mordían los dos balcánicos, aunque lo intentaba, a menudo desasistiendo la defensa y permitiendo el contragolpe de los atacantes granotes, con la pólvora mojada hasta niveles inverosímiles.

La dinámica tras el descanso fue similar, pero entre el 60’ y el 70’ el Llevant tuvo una pájara y el Lugo se mostró respondón con cuatro llegadas peligrosas. Así, obligó a Aitor a mostrar su mejor repertorio de paradas. El temor se instaló en la grada y los lucenses tuvieron su momento de la eliminatoria. El Llevant había perdonado lo indecible y se venía a la mente aquello de “quien perdona, lo paga”. Pero el Lugo también dejó escapar la suya y fue quien, finalmente, lo pagó. 

Con Campaña, Jason y Rochina sobre el césped los blaugrana siguieron sumando ocasiones y, al fin, el premio a la insistencia llegó en un córner, una jugada habitualmente inocua para los granota, durante todo el curso. Coke rebañó con la cabeza en el segundo palo y al Lugo se le cayó el mundo encima. Sin embargo, faltaban diez minutos y lo intentó. Sin éxito. El Llevant volvió a tener opciones claras, pero no mató la eliminatoria hasta el 93’ cuando Dwamena remachó una contra, con el portero rival en el área granota.

Un Llevant poderoso, también en Copa.

El Llevant estará en el bombo de octavos, junto a otros quince equipos de Primera más el Sporting, y con la ilusión de que el sorteo sea favorable para poder pasar otra pantalla. Frente al Lugo un once reserva –con Pier y Cabaco– practicó un fútbol creativo y equilibrado y generó un sinfín de ocasiones, firmando un partido mucho más completo que el del Anxo Carro. Aunque se tratara de un Segunda de mitad de tabla, es un síntoma de que en Copa, y sin los habituales, el Llevant también es capaz de parecerse a su mejor versión liguera. De hecho, con un poco de acierto la goleada hubiese sido de escándalo. Y esa es una gran noticia para el futuro en Copa y también para reforzar al once de la Liga cuando haga falta.

Arriba se falló mucho, sí, pero si Mayoral, Dwamena, Boateng e incluso Moses erraron tantas ocasiones es porque fueron capaces de crearlas, de estar en boca de gol, de desmarcarse, de rematar. El idilio con el gol en el mundo del fútbol merece un ensayo aparte, ya saben. Pero la puntería se consigue. Con constancia, confianza y trabajo.

Uno a uno

Aitor (9);Coke (6), Pier (6), Cabaco (6), Luna (5);Simon (7)–Rochina (6) 78’, Prcic(7), Vukcevic (6)Campaña (7) 68’–, Boateng (5)–Jason (7) 64’–;Mayoral (5) y Dwamena (5).

Paco López (8)

Goles

1-0, m. 79’ Coke

2-0, m. 93’ Dwamena

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email