X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión | Peleando a la contra 

Salen vivos

11/01/2019 - 

VALÈNCIA. El Llevant cosechó un resultado nefasto ante el Barça, un 2-1 que no hace justicia a la aplastante superioridad durante muchas fases del partido de los granota, que bordaron el fútbol por momentos, especialmente en la primera mitad, al ritmo de un Campaña de fantasia, escoltado por Rochina y Prcic. En la segunda, con el Barça más obligado a atacar que convencido de ello, y con un patrón de juego fallido, el Llevant jugó a liquidar la eliminatoria a la contra. Hay días en que todo está de cara y otros en los que no sale nada. Con una pizca de suerte y acierto que hubiesen tenido, los chicos de Paco López viajarían el jueves que viene al Nou Camp con el marcador muy a favor, tras otra actuación superlativa.

••• La soberbia de Valverde. A la motivación extra que siempre supone tener al Barça enfrente hay que sumarle que los de Valverde se mostraron diezmados por las rotaciones: extrañaron a Messi pero también la solidez y el liderazgo de Piqué atrás y de Rakitic en la medular, la mordiente de Suárez o el optimismo de Alba por banda. La jugada le salió bien de milagro. Visto lo visto, el 2-1 es un resultado extraordinario para los culés. No es que el Barça no alineara en el once a tres delanteros que costaron 340 millones de euros, que lo hizo; es que, viéndoles desarrollarse sobre el césped, dio la sensación que entre todos ellos juntos no valen lo que una uña de Messi, que todo apunta a que acudirá al rescate en la batalla de Barcelona del jueves que viene, a no ser que Valverde insista en su soberbia suicida. Ojalá lo haga y el Llevant tenga más opciones de plantarse en cuartos de final y eliminar al Barça de una competición, algo que desde 2013 sólo han conseguido la Juve y el Madrid. Y en todo caso por si alguien pone la excusa de los suplentes, Paco López también rotó: en el once sólo repitieron tres de los que fueron titulares ante el Girona.

••• Olor a goleada. El Barça escapó vivo de Orriols. El partido olió a goleada desde el minuto 3 hasta el 84, cuando Coutinho estableció el 2-1 definitivo, de penalti. El Llevant marró un sinfín de ocasiones claras y de contras en superioridad y se mostró siempre más ambicioso y con más recursos que el campeón. El inicio del partido fue frenético y en el 18’ el Llevant había hecho dos goles y fallado otros dos clamorosos. También es cierto que en la primera parte el Barça tuvo dos situaciones que solventó Aitor y algún otro acercamiento con peligro que pudieron meterle en el partido y minar la moral levantina. Luego para los culés ya fue un querer y no poder, una frustración permanente, sin ocasiones, sin fútbol y sin alma. Enfrente el Llevant de López estuvo firme en defensa, hasta que empezaron a faltar las fuerzas en el tramo final, y buscó el tercero sin tregua, a menudo presionando la salida del balón muy arriba.

••• Aitor estuvo sublime. Hizo dos paradones, se mostró segurísimo en todo lo que llegó al área, dominó el fútbol con los pies, en ocasiones como un líbero con clase, y estuvo al quite para salir de debajo del travesaño cada vez que hizo falta. Tener un portero tan completo como este en el banco, de forma impenitente, mientras Oier hace gala de una irregularidad que cuesta puntos, día sí día no, parece una decisión injusta con Aitor y perniciosa para el equipo. Su sobresaliente actuación, que protegió el resultado en momentos clave del partido, fue la gran noticia de la noche, en cuanto a las actuaciones de los que se reivindicaron ayer para la Liga. Simon, como carrilero izquierdo estuvo electrizante en ataque pero muy blando en defensa, sobre todo en la primera mitad, cuando el Barça decidió volcar por aquella banda su escaso poder ofensivo. En la segunda estuvo más fino como zaguero. Boateng y Mayoral pidieron paso con juego y goles. El partido de Prcic fue completo, sobre todo en la creación, aunque perdió algunos balones inaceptables en zonas de mucho peligro. Doukouré, por su parte, salió para taponar la creación barcelonista en la medular, cuando apretaron para acortar distancias, pero no fue capaz de hacerlo.

••• A Barcelona con el cuchillo entre los dientes. Así hay que viajar. Convencido de la posibilidad de una gesta enorme. Seguro que allí Morales, el Messi de los pobres, es titularísimo y no estará tan apático con anoche. Tendrá ocasión de redimirse por su falta de acierto en el mano a mano con Cillessen que era el 3-0, poco antes del penalti.

••• Otra victoria ante un grande, en definitiva, para engrosar el tesoro de la memoria granota que hace crecer al club día a día y sobre todo para poder olvidar que pudo ser una goleada de escándalo y que se viajará a Barcelona con una renta mínima pero con la convicción de no dejarse intimidar ni por el ambiente ni por el escenario. Y de morir en el césped.

UNO A UNO: Aitor (9); Cabaco (7), Postigo (7), Chema (6) (Jason (7) 69’); Coke (7), Prcic (7), Campaña (8), Rochina (8) (Doukouré (4), 75’), Simon (6); Mayoral (7) y Boateng (8) (Morales (5) 62’).

Paco López (8)

GOLES: 1-0 Cabaco 4’; 2-0 Mayoral 18’; 2-1 Coutinho (p.) 84’

Noticias relacionadas

opinión | peleando a la contra

El reto de crecer en la victoria

Por  - 

En una de esas Campaña se marcó su eslálon. Con un requiebro de cintura dejó atrás a dos rivales y con un caño, a un tercero. Avanzó como Pedro por su casa y le señaló a Morales con el índice dónde iba a ponerle la bola al hueco para que se la dejara en la puntera a Mayoral, en boca de gol.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email