Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

13 de noviembre / OPINIÓN

Soluciones desde dentro

12/05/2020 - 

VALÈNCIA. En la actual economía de guerra provocada por la pandemia me acuerdo del verano de 2008 y de la habilidad que tuvo Manolo Salvador para confeccionar con unos condicionantes restrictivos al extremo una plantilla que fue el germen de la gesta del ascenso del Centenario con Luis García. Estaba atado de pies y manos, pero por primera vez no tenía la injerencia de terceros. Evidentemente, aquel Levante no respiraba la salud del de ahora sino que intentaba renacer de las cenizas después de un sinfín de promesas incumplidas, sainetes infames y la entrada de la Ley Concursal que acabó siendo una inyección de vida determinante. A ese resurgir me aferró para incidir en que no hay que rasgarse las vestiduras ante la imposibilidad de acometer operaciones económicamente potentes. Ahora es inviable. Está claro que hay diferencias. Esta vez no hay que empezar de cero como en aquella pretemporada en Oliva, pero sí que me vale para creer en que el arquitecto de aquel milagro, junto al resto de su área deportiva, volverá a atinar.  

Me gusta el perfil de los fichajes de Son y Malsa. Ese es el guión a seguir: jugadores a coste cero y con la carta de libertad. Sin olvidar que es primordial firmar dos piezas vitales en la hoja de ruta de Paco López: un central de garantías y un delantero. De momento es imposible pasar por caja, de ahí que se hayan evaporado opciones de consenso después de un trabajo de campo al detalle, no solamente de Segunda División sino también de Ligas europeas como la francesa, holandesa y portuguesa. Es una utopía una tasación, ya sea para lanzarse a por las necesidades como para responder a los que quieran lanzar sus redes por los granotas más cotizados. Campaña sigue en la ‘pole’ y no veo que el Sevilla vaya a abalanzarse con la misma intensidad que el pasado verano ni tampoco creo que el Levante deba ajustar de nuevo su altísima ficha en un encuadre financiero que ha traído más de un quebradero de cabeza. Otra cosa es que lo acabe haciendo y yo disfrutaré de su magia en la medular y haré fuerza para que consiga el premio de la llamada de la selección absoluta. Su ascendencia en el terreno de juego es incuestionable. Aunque para embudo, el de los cedidos y el yugo de los más de diez millones de euros que abarcan los que no entran en los planes deportivos. Con variaciones en el margen de maniobra, la nueva normalidad afecta a todos los equipos. El discurso condicionado no solamente sobrevuela en Orriols.

De aquella planificación coherente, sin alardes y con raciocinio del verano de 2008, hay otro aspecto que ahora debería ser una solución y no un parche por una situación que vaya surgiendo sobre la marcha y luego quede en el olvido. Cuando parecía un imposible, del filial se hicieron un hueco Vicente Iborra, Manolo Reina, Manu Herrera y Héctor Rodas a la conclusión de la temporada 2008/2009. Y otros como Marc Mateu, Mossa, Omar y Rubén Sánchez, el de la Isla de las Tentaciones, también tuvieron su oportunidad con los ‘mayores’. Desde que debutara el 10 de marzo de 2018 con victoria en el Coliseum, Paco ha dado la alternativa en la máxima categoría a seis jugadores del Atlético Levante: Fran Manzanara (en el 2-2 en Huesca del 24 de noviembre de 2018), Aly Abeid (en el 3-0 en el Wanda Metropolitano del 15 de abril de 2018), Pablo Martínez (en el 4-0 en Getafe del 1 de diciembre de 2019), Eliseo Falcón y Gonzalo Pereira (ambos en el 2-4 en el Ciutat ante el Valencia del 7 de diciembre de 2019), además del guardameta Koke Vegas (en el 4-2 en Vigo del 19 de mayo de 2018), aunque ya había defendido la portería del primer equipo en la temporada del ascenso con Muñiz en el 1-1 de Tarragona del 4 de septiembre de 2016. El pasado sábado comenzó la fase de entrenamientos individuales en Buñol con 29 jugadores, 23 de la primera plantilla entre ellos el lesionado Iván López, y seis del Segunda B: Dani Cárdenas, Pablo Martínez, Rubén García, Arturo Molina, Joan Monterde y Álex Blesa.

Entre palos, Dani Cárdenas prolongó su unión con el Levante hasta 2022, con dos años más opcionales. A la espera de lo que suceda con Aitor Fernández, cuya renovación hasta 2023 entra en vigor a partir de junio con efecto retroactivo ya que el de Arrasate ajustó su situación para salvar el escollo del Fair Play, el plan con el guardameta del filial es que haga la pretemporada, sin fecha todavía, y que se marche cedido a un club de la categoría de plata. El segundo sería Koke Vegas, cuyo contrato concluye en la 2021/2022. En la retaguardia está Rubén García, lateral derecho de 21 años, que llegó al ‘B’ el pasado verano procedente del Castellón después de formarse en las inferiores del Elche y firmó por dos temporadas. Es llamativo que Eliseo y Gonzalo Pereira, los dos zagueros que debutaron en el Derbi del Ciutat, no hayan pasado el corte. Con Postigo, Vezo, Bruno, Duarte y Róber Pier, la posición está cubierta para las once jornadas que restan del curso 19/20. Hoy se cumple un año de la agónica permanencia en Girona, que además fue el último partido del gallego Róber. El ex del Deportivo cayó lesionado de gravedad en el minuto 19 y fue el segundo cambio obligado ya que Toño había quedado fuera de combate previamente por otro percance físico pero de menos trascendencia. El ‘4’ será uno de los ‘fichajes’ en la reanudación.

Cuatro de los seis ‘refuerzos’ desde el filial son para la medular, la demarcación más dañada por las lesiones de Radoja, Rochina y Hernani antes de suspenderse la competición. Arturo Molina es un centrocampista de creación, un ‘10’ que aún no ha debutado con el primer equipo, pero que fue convocado en la derrota en Butarque del 4 de marzo de 2019. El 18 de julio cumple 24 años y su ciclo en el segundo equipo está agotado. O da el paso adelante definitivo o tendrá que seguir demostrando su calidad fuera de Orriols. A Joan Monterde, que hará los 23 en diciembre, se le ha quedado pequeña la División de Bronce. Lástima el frenazo de la lesión que sufrió en el quinto metatarsiano del pie izquierdo y que le hizo pasar por quirófano en noviembre. Es un mediapunta de naturaleza que también puede actuar en los costados de ataque e incluso de carrilero derecho. Además de Pablo Martínez, con minutos en tres partidos de Primera y en dos eliminatorias de la Copa del Rey, Álex Blesa completa la nómina de centrocampistas creativos. Con 18 añitos cumplidos en enero, su progresión se cocina a fuego lento. Ha sido una ‘opción B’ para Tevenet, una alternativa desde el banquillo, pero Paco le ha llamado para varios entrenamientos, en los que ha actuado también de interior. Es la joya actual de la cantera granota. Estuvo en el pasado Mundial Sub-17.  

Jamás me cansaré de incidir en los recursos que hay en la factoría de Buñol. Tanto  los que ahora aporrean la puerta como los que hay por detrás esperando que no se cierre el grifo y puedan también avanzar. Llevo muchos años siguiendo con detalle el crecimiento de los productos de la escuela y me duele no ver ese germen en la primera plantilla. Los seis elegidos (también me faltan Toni Herrero y Cantero) están preparados para demostrar. Es una cuestión de creer, de apostar, siempre con un crecimiento gradual, con pasos decisivos y sin frenazos por el beneficio de todos. Ojalá que después de esta recta final a puerta cerrada, la nómina de debutantes con Paco López haya incrementado por convencimiento y nunca de cara a la galería. Opciones van a tener todos; ahora que se va a permitir realizar cinco cambios y que las convocatorias sean de 23 jugadores ante la acumulación de partidos en poco tiempo y el riesgo a las lesiones por la inactividad del encierro.

Junto a los seis elegidos, no me olvido del ‘caso Pepelu’, reforzado por su exitosa cesión en el Tondela y con la etiqueta de internacional Sub-21. Es la ‘patata caliente’ de la cantera. Repito lo que escribía en estas mismas líneas la semana pasada. Por mucho que el club tenga una opción de extender su contrato un año más, hasta 2022, sigo sin verlo en el próximo proyecto. La apuesta por Malsa para las tres próximas temporadas y la duración de los contratos de Radoja y Vukcevic (a ambos les restarán dos años más) cierran su progresión en el club donde llegó con 13 añitos (el 11 de agosto cumplirá 22). Hay excedente. Una nueva cesión está descartada, sobre todo por la voluntad del jugador que ha hecho méritos de sobra para ser importante, por lo que todos los caminos apuntan a escuchar las ofertas que sus agentes presentarán ya que ha despertado el interés en España y Europa.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email