GRUPO PLAZA

sexo vs género

¿Te das queer?

El borrador de la Ley Trans del Ministerio de Igualdad no solo ha enfrentado a parte del movimiento feminista con el colectivo LGTBIQ, sino que las difrencias se extienden al mismo Gobierno de España. El problema de fondo es que muchas veces diferenciar sexo y género no es tan sencillo

13/02/2021 - 

VALÈNCIA. En la puesta en marcha de la nueva Administración de Biden, uno de los nombramientos que más titulares ha acaparado es el de la primera mujer transgénero como funcionaria federal, la doctora Rachel Levine, que llevará la subsecretaría de Sanidad en Estados Unidos. Tres años antes, al otro lado del Atlántico, en Paiporta (Valencia), se vivió una experiencia similar con el primer hombre trans en ejercer una responsabilidad municipal en España. 

En aquel momento, el protagonista, Guillem Montoro, nombrado concejal de Transparencia con veintidós años, ni se lo planteó: «En una comida, unos compañeros activistas me preguntaron si era consciente de que podía ser la primera persona trans en ocupar un puesto de responsabilidad a nivel municipal, y además el primer hombre trans. No me lo había planteado, porque mi entorno me conocía; lo tenía asumido». 

Alejado de la política y actual técnico de Igualdad en el proyecto Orienta de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en la sede de Castellón, Montoro recuerda que en su infancia veía a los chicos y se sentía como ellos, pero no entendía por qué no le veían como un igual. Las chicas, en cambio, entendían que, como su expresión de género no era tan femenina como esperaban, tampoco entraba en la casilla de mujer. 

«Entonces era marimacho. Al principio, lo único que te puedes plantear es ser gay o lesbiana, si piensas que no estás en la caja normativa. Llegué a la conclusión de que me gustaban las mujeres a los catorce o quince años; entonces me asociaron como lesbiana y un poco masculina. Pero me di cuenta de que se trataba de algo más, de la relación conmigo mismo. Piensas que eso solo le pasa a la gente que se va de casa, que tiene una vida un poco extraña, estereotipos. Comencé en el activismo en Lambda, y conocí a un par de personas trans en una reunión. Interioricé que esa vivencia podría ser aceptada por mí. Para llegar a decir que eres un hombre trans hay un periodo de año y medio o dos. No es rápido», explica. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Muchas veces la gente no lo entiende al mezclar identidad con orientación, admite este joven: «Mi padre me decía que, si eres una mujer que te gustan las mujeres, ¿para qué quería ser un hombre si ya me gustaban las mujeres? Transicionar me ha permitido tener una masculinidad cómoda para cuidar la responsabilidad afectiva con mi pareja, aunque sea una masculinidad no hegemónica que lleve a la sociedad a confundirme e identificarme como gay porque tengo pluma. Pero me hace gracia después de ocho años de proceso», confiesa a sus veintiseis años.

* Lea el artículo íntegramente en el número de febrero de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email