X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

¿Y si…?

28/01/2020 - 

VALÈNCIA. ¿Y si fuera verdad eso que dijo el exgerente del Osasuna, de que el Getafe estuvo involucrado en la compra o amaño de un partido? ¡Ay, qué susto! Pero ha pasado tan de soslayo que alucino cómo se le ha adjudicado el perdón y el olvido a un equipo presidido por alguien que, ante la estúpida acusación de tongo en el partido entre el Real Valladolid y el Valencia CF levantó la mano y el dedo, concedió entrevistas hasta a las piedras mudas y se fue pavoneando por ahí de su limpieza ética y la transparencia de sus actos. Pero… si fuese cierta esa acusación y el Presidente de la Liga de Fútbol Profesional no hubiese lanzado, de inmediato, el balón fuera tras haber quedado retratado con el caso del partido entre el Zaragoza y el Levante, entonces ¿qué? Muchos medios estarían, quizá, actuando como cómplices al guardar un silencio irresponsable en este caso. El mismo silencio que guardan cuando, al mismo equipo, le siguen aplicando unas normas muy distintas en las áreas getafenses cuando el balón lo tocan con la mano. El mismo equipo, ni más ni menos. Quiero pensar que el fútbol, a pesar de todo, está limpio por dentro, aunque eche tufo de vez en cuando o tengamos que mirar todos a otro lado. Quiero pensarlo, incluso, aunque ciertas actuaciones arbitrales y ciertas medidas de presión fuera del campo me llevan a pensar que no está tan limpio como quisiera creer, pero ¿y si no? Pues no lo sé, la verdad, pero por mucho menos en Italia se aplicaron sanciones mucho más graves y quizá tendríamos que empezar por sanear todo este sarao por aquí, ya que el V.A.R. (que sí lo veo de manera positiva cuando se aplica bien) no ha acabado de erradicar los atropellos, pero sí los ha dejado al aire de una manera mucho más evidente, con lo cual, el error humano se ha eliminado de la ecuación y ahora solo queda la sospecha o la evidencia, sin excusa que pueda salvaguardarlo. Para eso ha servido la tecnología. Por supuesto, en Madrid siempre pensarán que, a pesar de todo, son ellos los grandes perjudicados: con eso contamos de antemano.

¿Y si de una vez se diera un buen palo al racismo en el fútbol y se acabara con el sinsentido de los insultos (racistas o no)? No encuentro explicación a muchas cosas, pero la próxima vez que una grada profiera insultos racistas a un jugador, los veintidós futbolistas deberían salir del campo, porque esto es algo que afecta a todos y todas por igual: el respeto no tiene razas ni sexo. El problema no es la xenofobia como fenómeno en sí, sino la falta de respeto, en general, que se tiene al prójimo y esto nos lleva al racismo, al machismo y a otra serie de desgracias ideológicas que se viven cada día y en cada momento. Y no es cuestión de que reaccione un solo jugador o jugadora, sino que lo hagan todos al unísono, porque tampoco veo muy normal que, sistemáticamente, alguien vaya a un estadio a insultar porque sí. Pero el respeto debe ser mutuo: unos no deben insultar y otros no deben provocar con gestos y demás. Todos deben sumar por la causa para preservar la belleza de este deporte: una raza, el color de la piel, la orientación sexual, etc. no provoca a nadie, ni es motivo de nada: debemos distinguir muy claramente esto, porque me resulta muy extraño que una afición insulte a un jugador de otra raza cuando en su equipo idolatra a jugadores de esa misma raza que degrada y desprecia por otro lado. Es tan estúpida esta medida y tan absurda esta actitud que si lo pensaran aquellos que lo hacen se sentirían vergonzosamente ridículos: aunque lo malo de la ignorancia es que se coge confianza.

¿Y si el Valencia CF no hubiese empatado en el noventa y seis contra el Madrid y hubiese dado la cara en Mallorca? Pues ahora estarías compitiendo por algo muy difícil, pero posible este año: la Liga. Y todo y a pesar del destarifo de principios de temporada y la marcha de Marcelino e incluso a pesar de los fichajes estrambóticos de la factoría Lim-Mendes. Y no es que el equipo lo esté haciendo de maravilla: los números de Celades son discretos en muchos aspectos, pero el campeonato se ha igualado de tal manera que la discreción pasa a ser acierto en momentos puntuales, porque Sevilla y Atlético de Madrid apenas suman poco más de un gol por partido a favor y, en cambio, están arriba ¿cómo se explica eso? Todos están fallando de un modo o de otro y el que gane la bonita liga que estamos viviendo será quien cometa menos errores en las dos áreas. Tu obligación era no salir ante Osasuna a coger moscas, o ante Mallorca o ante el Valladolid, por poner tres ejemplos: tu obligación era competir allí porque lo que falló no fue otra cosa que actitud. Y sin humildad y sacrificio este equipo no va ni a la esquina. ¿Y si Peter Lim vende a Rodrigo a última hora? Pues no tengo ni idea de qué le ronda al máximo accionista de la propiedad y qué planes tiene, así que poco puedo decir sobre esta hipótesis que, desde hace tiempo, coge forma y se rehace y vuelve a coger y vuelve a rehacerse… y así hasta que Rodrigo ya no esté ¿Es sostenible un Valencia con Rodrigo? Pues a lo mejor no y hay que venderlo porque no hay otra, que diría Anil ¿Es sostenible un Valencia sin Rodrigo? Pues a lo mejor tampoco o quizá sí y los objetivos se mantengan intactos, pero lo cierto es que vender nunca es malo si lo que se compra es igual o mejora lo vendido y, además, obtienes ganancias: este es el secreto o la llave del fútbol moderno ¿Y si fuera César el cerrajero o el mago con chistera?

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email