X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Fiscalía y Antiviolencia concluyen que el Valencia no delinquió al marginar a aficionados alicantinos

13/03/2019 - 

ALICANTE. Los tristemente famosos hechos del pasado 14 de octubre en Paterna, el trato discriminatorio que sufrieron los aficionados alicantinos que deseaban adquirir una entrada para el partido entre el Valencia Mestalla y el Hércules, no es constitutivo de delito para la Fiscalía y para la Comisión Antiviolencia queda fuera de su ámbito de actuación. 

"Hechos atípicos"

En cuanto a que no son hechos delictivos, esa es la conclusión de la Fiscalía Provincial de Valencia que Alicante Plaza adelanta ahora, pero que quedó plasmada por escrito el pasado 22 de noviembre, día en el que decidió dar carpertazo a la investigación iniciada a cuenta de una denuncia de dos aficionados del Hércules que acusaban al Valencia de la presunta comisión de un delito de odio. Para el Fiscal instructor se trata de "hechos atípicos", por lo que corresponde el archivo de las actuaciones (diligencias de investigación penal 18/18).

Por lo que se refiere a Antiviolencia, este medio también puede adelantar que el expediente abierto por lo sucedido a las puertas del Antonio Puchades se ha cerrado sin propuesta de sanción después de que, "pese a examinar la abundante documentación solicitada a diferentes estamentos" (entre ellos a la propia Fiscalía), se haya llegado a la conclusión por parte de la Comisión Permanente de que "lo acontecido ese día escapa a su ámbito de actuación, sin perjuicio de que en un futuro se recabasen nuevos datos que permitan otra actuación", tal y como señala a Alicante Plaza un portavoz de la Comisión. 

Antiviolencia abrió un expediente de oficio, al que posteriormente se incorporó la denuncia que los mismos aficionados que habían acudido a la Fiscalía interpusieron ante la Subdelegación del Gobierno y en la que acusaban al club che de una infracción grave de la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte.

Multa por parte de la conselleria

Así, el castigo para el Valencia por negarse a vender entradas en taquilla a aquellos aficionados en cuyo Documento Nacional de Identidad figuraba que residían en localidades de la provincia de Alicante, una decisión que afectó tanto a herculanos como a valencianistas, se va a quedar en una sanción administrativa, concretamente una multa de cuantía ridícula en relación al presupuesto del club che y que es la que corresponde por una infracción grave de la Ley 2/2011 del Deporte y la Actividad Física de la Comunitat Valenciana (y eso, si las alegaciones formuladas por el club che ante esa propuesta de sanción no son estimadas, aunque sea parcialmente).

Al menos, todo lo ocurrido ha servido para que el Valencia no incurriera la semana pasada, con motivo de la visita del Castellón a Paterna, en el mismo error.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email