Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

A años luz de la Champions

21/02/2021 - 

VALÈNCIA. El Barça y el Sevilla están arriba en la Liga. Pero después de ver sus partidos de Champions, ante el PSG y el Dortmund, nadie lo diría. Lo mismo le sucede a la Real Sociedad. Es uno de los equipos de moda en el torneo doméstico, pero sucumbió de manera estrepitosa en Anoeta ante el Manchester United. Tres de los equipos punteros de nuestra liga encajaron goleadas que sonrojan y están más fuera que dentro de Europa. Salvo las honrosas victorias del Granada y el Villarreal, la jornada europea fue un baño de realidad para los mejores equipos del fútbol español. Vamos a ver qué hacen el Real Madrid y el Atlético, pero da la sensación de que comienza a haber cierta distancia entre LaLIga de Tebas y la aristocracia europea.

¿A qué viene todo esto?. Pues, en clave valencianista, a que tras ver los partidos de la Champions se me pasaron dos cosas por la cabeza. La primera, la envidia deportiva que me da el hecho de ver a otros equipos que no son el Valencia jugando en Europa. Más que nada porque la Champions fue una competición que, pese a las amarguras finales, nos dejó un recuerdo imborrable en la memoria. “La Champions es la Champions y a tí te encontré en la calle”, que decía el inigualable Jesús Barrachina. La segunda reflexión que se me pasó por la cabeza es que, a día de hoy, veo muy lejos que el Valencia pueda volver a jugar la Champions a corto o medio plazo.

El Valencia actual no tiene nivel para disputar la Liga de Campeones. Ni nivel futbolístico, ni plan, ni siquiera una mínima estructura organizada. No hay un proyecto de garantías. Y, lo peor de todo, es que el panorama deportivo que planea sobre la entidad no invita al optimismo. Más bien, todo lo contrario. Creo que nos quedan muchos años por delante antes de volver a ver al Valencia disputando un torneo único e inigualable como la Champions. Y eso que era el pan nuestro de cada día años ha. Incluso siendo debutantes, llegamos a disputar una final. Eran otros tiempos….

Ahora, la verdadera realidad del Valencia (sea quien sea la persona que se haga cargo del club cuando Lim se marche) pasa por intentar reconstruir un proyecto que se echó a perder. Bueno, más bien que se destruyó por un vergonzoso capricho del propietario. ¿O fue un plan del magnate singapurés para sacar pingues beneficios económicos en los próximos dos años?. El tiempo lo dirá. Pero, tal y como decía, la realidad del Valencia pasa por intentar conformar un equipo con el que poder competir a más nivel del actual e ir creciendo poco a poco. Entonces, y solo entonces, la Liga Europa será la ventana por la que volver a asomarnos con humildad al continente.

No veo a Peter Lim pujando fuerte en materia de fichajes con el objetivo de que el Valencia pueda alcanzar el nivel Champions. Lo veo más bien tocando la corneta de la retirada. A falta de refuerzos desequilibrantes, el mejor ejemplo a seguir es fijarse en Gayá y Carlos Soler. Ese es el modelo a seguir. Pujar fuerte por la continuidad de esos futbolistas como piedra angular de un futuro proyecto, e ir apostando poco a poco por el crecimiento de jugadores de la inagotable cantera de Paterna. Pero para ello es necesario realizar un buen trabajo en la escuela. Y a mí, tras ver el rendimiento del Mestalla o de los juveniles, me da miedo que esto no sea posible. Porque, al igual que las chicas del Femenino, todos parecen abandonados a su suerte. O al azar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email