X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de enero y se habla de LEVANTE UD valencia cf Rodrigo PODCAST opinion
GRUPO PLAZA

Al fútbol se juega con la cabeza utilizando los pies

Los jugadores del Valencia han pasado casi de una depresión con un tipo como Gary Neville al que apenas entendían sus mensajes en inglés a dejarse arrastrar por un señor llamado Ayestarán que les ha modificado la cabeza en tiempo récord y que está teniendo su recompensa por ese trabajo bien enfocado

22/04/2016 - 

VALENCIA. Llevo tiempo pensándolo. Y más tiempo con ganas de escribirlo. Desde 'nanos' nos han dicho que al fútbol todos juegan con los pies menos los porteros -manos y pies- y va y resulta que estamos nombrando a una parte del cuerpo que poco o nada tiene que ver con las decisiones que se toman. Miren, para decirlo de una forma clara y rotunda, ha sido marcharse Gary Neville y llegar un tipo como Ayestarán que sabe eso de que la cabeza manda sobre los pies y todo ha cambiado en el Valencia. Y sí, el asunto es muy sencillo. Hemos pasado de seguir las evoluciones de tipos aburridos y ciertamente desnortados a jugar con unos futbolistas con la cabeza despejada y con ganas de reirse jugando bien al fútbol. Están relajados y disfrutan. Y cuando sucede eso los pies responden la 'orden' de la cabeza casi al instante. Se trata de jugar y de sentirte bien. Y eso es lo que está sucediendo en el Valencia desde que Pako Ayestarán tomó el relevo de Gary Neville.

DE LA 'DEPRE' A LA RISA

Miren, y no le den más vueltas, al fútbol juegan chavales muy jóvenes -más jóvenes aun en el Valencia- y al margen de la 'pasta' que ganan por hacer o practicar un deporte divertido precisamente se trata de eso: se trata de pasarlo bien sobre el terreno de juego y dejar que todo tu cuerpo -imaginación incluida- disfrute haciendo eso por lo que te pagan. Los jugadores del Valencia han pasado casi de una depresión con un tipo como Gary Neville al que apenas entendían sus mensajes en inglés a dejarse arrastrar por un señor llamado Ayestarán que les ha modificado la cabeza en tiempo récord y que está teniendo su recompensa por ese trabajo bien enfocado. En resumen, con un poco de psicología deportiva los jugadores del Valencia han pasado de la 'depre' a la risa... y eso se demuestra de una forma contumaz en los últimos partidos.

EL SIGUIENTE

Y no, no le den más vueltas. No empecemos a ponernos metas o a pensar más allá del partido siguiente. Aquí se trata de pasarlo bien jugando al fútbol con la cabeza y luego que venga lo que tenga que venir. Para los futbolistas es estupenso. Ganan el mismo dineral que ganaban pero ahora encima se lo pasan de cine sobre un terreno de juego. Y si eres joven y tienen la edad de los futbolistas actuales del Valencia se darán cuenta de que la clave de todo reside ahí. No se trata por tanto de que Pako Ayestarán sea un mago en los entrenamientos. Lo imporante de verdad, lo que le está dando unos resultados más que atepecibles, es la habilidad con la que Pako ha estimulado a sus propios jugadopres. Y por ahí, por el tema del estímulo, es por donde Pako sí que está dando una lección de como se lleva un equipo.

LO DE ALCÁCER

Y sí, faltaba un futbolista para completar la lista de futbolistas implicados. Faltaba un partidazo de Alcácer -ojo, recuerden, suplente en la victoria del Valencia en el campo del Barça- para completar la trama y poner a toda la gente en la senda del buen rollo y de la diversión. Y sí, el Alcácer añejo falló el penalti ante el Eibar pero el rechazó lo recogió el Alcácer nuevo y por ahí renació el espíritu de ese jugador tan valencianista como internacional. Su partido fue enorme y fundamentalmente significó un baño de autoestima de enormes proporciones. Y sí, al fin y al cabo Alcácer volvió de le penumbra en la que vivía sumergido tras fallar el penalti y recuperó la autoestima al remachar a gol el rechace del portero. Por ahí nació de nuevo el Alcácer del 'hat trick' y por ahí se demostró que para jugar a fútbol es más importante la cabeza que los pies. Los pies te dan la calidad... pero el equilibrio y el estado de ánimo solo parten de esas zona de la cabeza que manda en todo. Al fútbol, es cierto, se juega con la cabeza pero utilizando los pies. Y por eso un equipo puede cambiar tanto en un visto y no visto como le está pasando en el Valencia.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email