Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Bádminton

Carolina Marín: "Llevaba un año difícil y el aplazamiento de los Juegos ha sido un alivio"

2/04/2020 - 

MADRID (EP). El jugadora española de bádminton Carolina Marín ha opinado que posponer lo Juegos Olímpicos fue la "decisión más acertada e igualitaria" que podía tomar el Comité Olímpico Internacional, añadiendo que también le ha supuesto "un alivio" a nivel personal porque estaba atravesando "un año de bastantes dificultades" de diversa índole y que este año de plazo extra de preparación le permitirá "reconectar" consigo misma antes de defender su oro olímpico en Tokio.

"La decisión más acertada e igualitaria era posponer los Juegos Olímpicos. Sabía que no era una decisión fácil por parte del COI porque hay muchas cosas alrededor de los Juegos como la ciudad, los patrocinadores, la villa olímpica... En España estábamos en desigualdad porque no podemos salir a entrenar. Yo llevo tres semanas sin coger una raqueta y lo que me queda aún. No íbamos a estar ni al 30 ni al 40 por ciento", valoró Marín en el encuentro 'Santander 123 Talks' que celebró por videoconferencia con la prensa española.

Desde su hogar familiar de Huelva, se mostró segura de que después de este confinamiento "va a salir una nueva Carolina Marín". "Este último año ha sido de bastantes dificultades con la lesión, el virus que cogí en noviembre, un problema personal de mes y medio (el accidente doméstico que sufrió su padre)... Estaba teniendo bastante 'piedrecitas' en este camino hacia los Juegos. Tener un año más me hace estar bastante aliviada para reconectar conmigo misma y saber que todavía tengo bastante tiempo para mejorar cosas", celebró.

Al mismo tiempo, no ocultó que 2021 será "un año muy duro y también muy importante", ya que apenas un mes después de los Juegos Olímpicos se disputará el Mundial de bádminton. "Tengo que estar en dos momentos en lo más alto en condición física y psicológica. Voy a intentar darlo todo en ambas citas, eso sin ninguna duda", garantizó.

Según detalló, de lo que sí estaba sanada por completo era de la grave lesión de rodilla que le tuvo varios meses parada. "Estoy totalmente recuperada, un año más para los Juegos no quiere decir que me dé tiempo a estar mejor de la lesión. En septiembre ya me había olvidado totalmente de ella y estaba al cien por cien", dijo.

"Me siento como en una película surrealista total"

Sobre el estado de emergencia que atraviesa el país debido a la pandemia por el coronavirus, la onubense explicó que se siente "como en una película surrealista total". "Vamos por la tercera semana de confinamiento y aún no nos creemos lo que está pasando", añadió, segura de que este aislamiento le va "a afectar muchísimo en todos los aspectos".

"Lo primero es la condición física. Luego, no estar cogiendo una raqueta y un volante se me hace súper raro. El día que vuelva a pisar un pabellón va a ser como la primera vez que empecé a jugar. Va a requerir un tiempo de conexión", avanzó, antes de explicar cómo es su día a día actual.

"Me levanto a las 9-9.30 y desayuno muy poco. A las 10 hago una primera sesión de hora y media, luego vuelvo a comer cereales con leche o unos frutos secos. Hago un segundo entrenamiento a las 12.30-13. Luego como y por la tarde a leer, ver alguna serie o ayudar a mi madre a cocinar lo que haga falta", describió.

Sobre los medios que tiene para entrenar, Marín reveló que tuvo que "ir al supermercado a comprar dos garrafas de agua para que sirvieran como peso". "'Bricks' de leche, bolsas de arroz o garbanzos, ahora mismo eso son mis mancuernas. Nos podían haber ayudado más, sin ninguna duda, pero no ha sido fácil porque nos ha cogido a todos por sorpresa", subrayó.

"Fue un error cerrar la residencia Joaquín Blume, una locura"

Entre el resto de herramientas, también cuenta con "una bici estática conseguida justo antes del confinamiento". "También tengo las gomas y tuve la suerte de que mi entrenador tenía en su casa dos máquinas de las que usamos en el CAR, solo tuvo que llamar a un transportista para que me las bajara a Huelva. Gracias a eso por lo menos tengo algo", valoró.

Además, la campeona olímpica se mostró crítica con los procedimientos de los autoridades cuando estalló la pandemia. "El primer error fue cerrar la residencia Joaquín Blume, donde vivimos 300 deportistas. Fue una auténtica locura porque esas 300 personas se fueron a sus casas por toda España y con que mínimo uno de ellos ya estuviera infectada, se lo podía haber pegado a algún familiar. Cuando se decretó el Estado de Alarma, el CAR se tenía que haber cerrado con los deportistas dentro. Ahora mismo volver a esas instalaciones no sería lo más lógico. Si me lo ofrecieran diría que no porque lo primero es la salud", sentenció.

Por último, Marín, que se unió a la iniciativa solidaria lanzada por Rafa Nadal y Pau Gasol con el respaldo de Cruz Roja, transmitió que fue "una forma devolver todo ese cariño, afecto y apoyo que siempre ha dado el pueblo español". "Yo llevo unos días hablando con gente de mi equipo para sacar alguna iniciativa adelante y ayudar a la gente de Huelva en lo que pueda aprovechando que esto en casa. Espero que salga en unos días", adelantó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email