X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la opinión de los colaboradores

"Por fin un buen Valencia se ganó con justicia a toda su afición"

8/11/2018 - 

VALÈNCIA. El Valencia consiguió imponerse en Mestalla por 3-1 al Young Boys en un encuentro que destacó por la gran actuación de Carlos Soler y Santi Mina. Con este triunfo, los de Marcelino mantienen sus opciones de clasificarse para los octavos de final de la Champions League. 

Los colaboradores de Plazadeportiva.com muestran su visión sobre el Valencia CF 3-1 BSC Young Boys:

ALBERTO SANTAMARÍA

Soler. Siempre Soler. Por derecha o por el centro, pero siempre cerca del área. Cuando Carlos está próximo a la zona decisiva marca diferencias. Asistiendo y marcando. Ayer anotó el tercero y generó el doblete de Santi Mina. El gallego se ha ganado la titularidad a base de trabajo y, sobre todo, de goles. ¡Qué falta hacía un ‘9’ enchufado! Las dos que tuvo, para adentro. La efectividad que hasta ahora brillaba por su ausencia, apareció. Y con ella, un Valencia reconocible. No a la altura de la pasada temporada. Todavía queda un largo camino por recorrer, pero para dar el segundo paso, hay que dar antes el primero. Y por fin, el equipo de Marcelino, lo dio. Que continúe.

VICENT MOLINS

¿Pues qué sera esto? ¿Un catalizador, el punto de inflexión al que nos cogemos con la ansiedad del que mete a todos los delanteros de golpe (ups), o tan solo un partido aislado, un espejismo en el que el Valencia cumplió pero que no da para más conclusiones (con un grupo Champions de distancias tan cortas, lo apropiado era golear)? Ah, nosotros qué sabemos. 

Algún detalle rápido: igual este equipo hasta ha encontrado lateral derecho; Soler debe tirarse el equipo a las espaldas cada partido; Mina no se discute, se aprovecha.

VICENTE BAU

Un partido importante. El Valencia recuperó en parte el fútbol de la pasada temporada y comulgó con una afición correctísima en todo momento. Mina ha vuelto al equipo y lo ha hecho marcando goles a pares. Pero faltaba el tercero y ese lo anotó un Carlos Soler magistral que otorgó al Valencia toda la tranquilidad que necesitaba en un duelo tan importante como el de ayer. Señala por último que ni Gameiro ni Batshuayi fueron titulares lo que demuestra que los fichajes de Marcelino sí son criticables del todo. Por fin un buen Valencia se ganó con justicia a toda su afición.

PACO GISBERT

Probablemente lo único que importaba era ganar, no el juego. Y el València se lo tomó en serio. No hizo el mejor partido del año (y eso que no era demasiado difícil), pero si exhibió la pegada que hasta ayer parecía olvidada. Sin Guedes, ayer medio desaparecido, contra un Young Boys que fue un Getafe vestido de amarillo y con un Santi Mina inspirado como se le esperaba. El València sigue vivo en la Champions, aunque no tengo muy claro si lo está para seguir nadando y morir en la orilla, pero prácticamente se asegura una plaza en la Europa League, un torneo en el que debería de sentirse más cómodo. La semana será completa si el Getafe es un Young Boys vestido de azul.

NACHO COTINO

Ayer no hacía falta una obra de arte: ni el equipo está para ello ni la tosquedad del rival lo permitía. Había que ganar... siempre hay que hacerlo pero ayer la soga apretaba al cuello más de lo deseable y el equipo lo hizo. El equipo de la temporada pasada con la aportación de Wass: los que están para competir porque los demás todavía no han demostrado estar a la altura. La victoria, además de servir para dibujar una sonrisa al aficionado, también sirve para que los futbolistas recarguen confianza y... de paso, para que el entrenador asuma que -por lo menos de momento- debe abandonar el Excel de las rotaciones y sacar la Cristià adelante con quienes están dispuestos a sacarla.

MANOLO MONTALT

Era ganar como fuera, y eso ocurrió. Sólo con 3-1 y un futbolista más el Valencia CF dio la sensación en algún momento de poder leer el partido. Aún así aun sigue a mucha distancia de ser un equipo fiable.

El triunfo de ayer se basó en dos futbolistas por encima del resto: Santi Mina y Carlos Soler.
Santi Mina es el delantero con menos recursos de los 4 que tiene la plantilla pero es titularísimo porque tiene el hambre que le falta al resto de los que juegan arriba. Partía como último delantero el año pasado y acabó por hacerse un hueco en el once. Esta temporada aún parecía tenerlo peor, y les ha vuelto a quitar las pegatinas al resto pasando por la derecha. A ver si el resto de puntas se contagia de su intensidad.

El otro es Carlos Soler de su palo nace el primer gol de Mina, de su centro el segundo y de sus pies salió la pelota que batió la meta suiza en el tercero. Nunca sabremos si con continuidad en el centro este jugador estaría avivando el debate del director de orquesta en el Valencia. Lo que sí está claro es que ayer dio un recital y fue vital para la victoria.

JOSEP LIZONDO

Un buen entrenamiento para Getafe. Que será Berna pero con sol y vestido de azul. Igual Marcelino se ha dado cuenta hoy del error que cometió este verano desmontando la delantera. No era la línea a tocar. Acabas con Wass de lateral derecho, dependendiendo de Guedes y agarrándote a Mina como un clavo ardiendo. En fin. Resistir para sobrevivir era la fórmula, y de momento va. Hoy entró -con menos- todo lo que no entró en todo el curso. El entrenador es el mismo. El sistema es el mismo. Y Soler juega en la misma banda. Lo que  no es lo mismo es la frescura, versatilidad, descarga y hambre que te aporta Santiago Mina. Una bofetada en la cara del fichador y  de los fichajes. El sábado más, y peor. Que aquellos pegan mejor. Allí veremos el alcance de la situación.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email