X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

contracrónica valencia cf 0-1 girona fc

Mestalla se harta de no ganar a nadie

4/11/2018 - 

VALÈNCIA. Mestalla se harta de no ganar a nadie. El Valencia volvió a tropezar en casa, esta vez ante un Girona que se llevó los tres puntos haciendo muy poco, pero rentabilizando la única ocasión que tuvo para ganar el partido. Un error de Kondogbia condenó a un Valencia que hizo uno de sus mejores partidos de la temporada. Sin embargo, una vez más la falta de puntería agudizó una crisis que está alcanzando un tamaño más que preocupante, acariciando los puestos de descenso y cada vez más lejos del objetivo de la temporada: acabar en puestos de Liga de Campeones.

Las sensaciones son muy negativas, no tanto por el juego y sí por la falta de confianza que está apoderándose del equipo cuando tiene que hacer un gol. En el encuentro de ayer, el Valencia hizo más que suficiente para conseguir la victoria, pero la efectividad lo es todo en el fútbol. Lo demostró un Girona que se refugió en la actuación estelar de Bono, gran artífice de agudizar todavía más el estado de nerviosismo en el que se encuentra toda la parroquia valencianista. Mestalla protagonizó los primeros pitos y una pañolada, desesperado por la falta de resultados. Seis partidos en Mestalla y cero victorias, motivos más que suficientes para reaccionar y mostrar su descontento. 

Respecto al partido, el Valencia pagó su falta de puntería con una derrota ante el Girona que agrava una crisis más que preocupante tras un inicio de temporada decepcionante. Los de Marcelino coleccionaron ocasiones de sobra para ganar el partido, pero se encontraron con un Bono excepcional. Pere Pons aprovechó un error de Kondogbia para marcar el único tanto del encuentro. Mestalla más paciente que nunca, empezó a estallar ante la dinámica del equipo y se vieron los primeros pañuelos de la temporada.

La primera parte fue del Valencia. Coquelin inauguró la producción ofensiva. El francés recogió un balón dividido en el pico del área y buscó la escuadra. Bono tuvo que emplearse a fondo para enviar el esférico a córner. Con Guedes, el Valencia es otro en ataque. El portugués siempre encara y lo intenta. Acabó fundido. Estuvo cerca de adelantar al Valencia en el marcador, su chut acabó en el lateral de la red.

El juego local se volcó principalmente por el costado izquierdo. Santi Mina intentó un remate acrobático y Rodrigo una jugada individual. Ambas acabaron en las manos de Bono. Pasada la media hora, Kondogbia adelantaba al Valencia, pero el VAR echaba un jarro de agua fría sobre Mestalla. El tanto era anulado porque el balón había salido antes de que Gayà centrara.

El Valencia siguió acechando. Rodrigo Moreno cabeceó una falta lateral y obligó a Bono a realizar un paradón que salvó otra vez a su equipo. Las ocasiones falladas se aglutinaron. Soler entró completamente solo por banda y asistió a Guedes que con todo a favor, remató a los pies de Bono. El rechace también lo cazó Mina, pero llegó muy forzado y su remate lo escupió el larguero. La falta de puntería del Valencia y un excepcional Bono, dejó el 0-0 al descanso.

Tras la reanudación, el golpe fue tremendo. Un mazazo difícil de digerir y entender. Kondogbia regaló un balón a Roberts. El inglés encaró y definió bien, pero Neto reaccionó con una gran intervención. Sin embargo, el rechace cayó a Pere Pons que definió a la red para hacer el 0-1. Tocaba remontar, pero no se pudo y la temporada se escapa semana tras semana. El Valencia no se desanimó, pero siguió chocando y chocando y con Bono. Rodrigo falló un mano a mano con el meta del Girona, que se agigantó en cada jugada.

La actitud del Valencia fue ambiciosa, atacando por dentro y por fuera. El Girona supo sufrir gracias a Bono. Santi Mina casi marca con un ‘testarazo’, pero el portero del cuadro catalán estuvo inmenso. Marcelino movió el banquillo, pero su cambio desordenó al equipo. Batshuayi entró por un Carlos Soler que siempre es el sacrificado. El equipo lo notó. Mestalla se desesperó con razón, seis partidos sin ganar en Mestalla es un fiel reflejo de la crisis del Valencia, pese a la negativa de Marcelino.

Quedaban siete minutos y el Valencia se lanzó a la desesperada con los cuatro delanteros en el campo junto a Ferran Torres y Guedes. Rozó el empate Garay con un ‘misil’ desde lejos, Ferran asistió a Batshauyi, que tampoco logró batir a Bono. El portero tuvo otra intervención magistral en un libre directo de Guedes para redondear su actuación. Finalmente, el Valencia cayó ante el Girona y agrava una crisis que puede derivar en una demoledora decepción en la temporada del Centenario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email