GRUPO PLAZA

peleando a la contra / OPINIÓN

Derrota, pero actitud

13/12/2020 - 

VALÈNCIA. Los penaltis en el Camp Nou, dudosos y en el 92’ hay que ganárselos. Si mientras el VAR lo comprueba, el equipo parece más ansioso por sacar el córner que por encimar a un trencilla tan pésimo como De Burgos, está bendiciendo, tácitamente, que no lo pite. El balón de Morales tenía márchamo de gol y Umtiti lo desvió de forma ilegal. Si eres el árbitro, estás inquieto, pero sabes que nadie del Llevant va a protestar ni de forma tímida, ¿te vas a complicar la vida? Ese fue el primer error de bulto, y merece una charla intensa en Buñol. Lo cierto, en honor a la verdad, es que pudo haber señalado otra mano de Vezo, más dudosa aún, que sí protestaron alevosamente los culés. Y un agarrón de libro, de Postigo a Messi.

El Llevant firmó un gran partido, pero cometió otro error flagrante. Uno en cascada, que terminó con el gol de Messi: De Frutos falla la salida en una contra propicia, el balón llega a Malsa que se duerme y lo pierde y Postigo deja al argentino recibir solo. En realidad, hubo otras equivocaciones, que solventó Aitor o que el Barça no aprovechó, pero defensivamente el equipo estuvo sobrio y ordenado –excepto en algún balón parado–. En todo caso pedir la perfección ante todo un Barça, por malo que sea Koeman, que lo es, no sería justo. Y menos viniendo de donde venimos y con la mejora radical de la imagen del equipo desde que los galones los llevan otros. La hemeroteca dirá cuántas veces exigimos esa reforma esencial desde estas páginas.

Ni siquiera a los puntos estuvieron tan lejos granotes y barcelonís. En la primera media hora de partido el Llevant tuteó al Barça y pudo haberle hecho un roto. Y desde el gol se volcó a por el empate y tuvo alguna opción, además del penalti no señalado. La última jugada del partido, de hecho, es una violenta volea de Son que detiene Stegen con dificultades, pese a ir centrada.

Los tres primeros cambios no le sentaron bien al Llevant, en el 68’. Morales, pese a algún conato de jugada de genio que no cuajó, estuvo fallón e hizo al equipo perder opciones de ataque; Radoja, falto de confianza, está lejos del nivel de Vukcevic, cuya salida acusó el equipo, ya que en la segunda parte aún aumentó sus prestaciones incrustándose, por momentos, en el centro de la zaga, y desatascando la salida del balón con algún elogioso cambio de ritmo; Miramón tampoco mejoró las prestaciones de Coke, que por momentos actuó como tercer central, renunciando a subir la banda pero ofreciendo firmeza atrás.

De entrada, parecían buenas opciones: el Comandamente para reactivar las contras de una delantera agotada; Radoja y Miramón para refrescar a Vukcevic (con amarilla) y Coke. En la práctica el equipo se echó atrás y el Barça se sintió más cómodo… y además se libró de la pelea constante de Roger en punta. Son, como extremo, ya con 1-0, sí reactivó el ataque granota, aunque León no tuvo opción apenas de tocar balón.

El partido comenzó con un Llevant atrevido. La primera línea de presión del Barça en la salida del balón levantinista es inversamente proporcional a los millones que cuesta. Muy blanda, casi estéril. El Llevant la superaba y por bandas, evitando el tapón de Busquets, llegaba con facilidad y muchos efectivos a las proximidades de Stegen. El problema fue el Barça con balón, lo habitual, y la exigencia de una presión firme y una concentración alta en las marcas, en línea de tres cuartos. Eso agotó al Llevant, que actuó con más solidaridad y consistencia que en toda la liga, pero acabó la primera mitad deseando el vestuario.

El Llevant debutó en la élite de nuestro fútbol en 1926, contra el Barça, en les Corts y de blanquinegre. Pocos podían creer entonces que este partido sería un clásico blaugrana en Primera en el siglo XXI ni que el Llevant llegaría a plantar cara como lo hizo ayer y como lo viene haciendo. Lo importante es volver a tener, el curso que viene, la opción de asaltar Mestalla y el Camp Nou, dos territorios que se resisten. No parece aventurado pensar que un Llevant tan serio como el de Getafe o Barça ganará partidos y alejará los temores de descenso, poco a poco. La actitud y el nervio de ayer deben ser, eso sí, innegociables.

FC Barcelona 1-0 Llevant UD

 

UNO A UNO: Aitor (8); Coke (6) (Miramón (5) 67’), Postigo (6), Vezo (8), Clerc (7); De Frutos (6) (Son (7) 80’), Malsa (8), Vukcevic (7) (Radoja (5) 67’), Melero (6) (León (sc) 80’); Gómez (6), Roger (7) (Morales (5) 67’).

Paco López (7).

GOL: 1-0 Messi, 76’.

 

Ernesto Pascual Escandell, D. E. P. Il·lustre llevantí, sindicaliste, home cult i actiu membre de l’Associació Valenciana de Futbol de Botons, Ernesto ens deixava ahir després de mesos d’una lluita sense descans per a seguir allumenant el món que l’envoltava amb el seu somriure franc i honest. La malaltia acabà finalment amb una vitalitat coratjosa i encomiable. No pugué vore véncer al Llevant en el Camp Nou, en este món, abans de dir-nos adéu. Descansa en pau, estimat i sempre volgut amic.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email