Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

DIARIO FER / OPINIÓN

Qué gran sensación reencontrarme con el agua

23/05/2020 - 

Debido a mi discapacidad, andar no es que me guste mucho. Pero con esto de la desescalada me he levantado un montón de mañanas pronto para pasear; en el tiempo que llevamos de desescalada creo que habré andado más que en el último medio año.

Como reflexión que me hago en estos tiempos de coronavirus que estamos viviendo, creo que hemos sabido sobreponernos, nos hemos adaptado a las circunstancias, y creo que algunas personas no les habrá venido mal para ver que tienen voluntad y son fuertes. Creo que todo el país en general lo ha demostrado.

Nadie esperaba que fuera a ser tan largo. Yo concretamente cuando se decretó el estado de alarma me encontraba pasando el fin de semana en Valencia, celebrando el cumpleaños de mi hermano. Y ese mismo domingo no me quedé ni siquiera a comer en casa y me volví rápidamente a Barcelona, porque había un poco de desconocimiento por lo que podía llegar a pasar. Regresé pensando que serían 15-20 días de confinamiento y no todo el tiempo que hemos estado y seguimos estando; en Barcelona todavía estamos en la fase 0.

Antes de se decretara el estado de alarma y el confinamiento, me encontraba preparando los Juegos de Tokio. Justo diez días antes del estado de alarma había conseguido hacer marcas mínimas para poder ir —concretamente la marca mínima B en los 100m mariposa—, con lo que prácticamente ya había cerrado mi clasificación. Me encontraba en un nivel de forma formidable. Había preparado muy bien el campeonato y, a pesar de estar a principios del mes de marzo, había mejorado la marca respecto a la conseguida en 2019 en el Mundial de Londres. Así que fue un golpe duro, porque tampoco sabíamos cuánto tiempo se iba a largar la situación.

Pero, dejando a un lado a uno mismo, está claro que lo primero era la situación que está viviendo el país. Superarlo lo antes posible y luego ya se vería. La decisión de aplazar los Juegos fue la adecuada. Con el parón que iba a suponer o que efectivamente estamos viviendo, con lo que vemos en otros países, como en Sudamerica, que ahora mismo está pasando por una fase potente del coronavirus, con la situación que se vive era absurdo celebrar unos Juegos.

Y en estos tiempos he podido llevar una rutina de trabajo gracias al Comité Paralímpico Español, al Proyecto FER y Go-Fit, que nos cedieron material deportivo. En el caso del cardio, nosotros al ser nadadores lo teníamos bastante complicado, ya que no podíamos ir al mar, ni salir de casa, y era bastante complicado a no ser que cuentes en tu casa con una piscina, aunque sea pequeña, y puedas atarte con unas gomas a la escalera para nadar en estático. En mi caso me cedieron una bicicleta con la que he podido ir haciendo cardio. Y esa ha sido mi preparación durante estos dos meses prácticamente. Todos los días haciendo unas dos-tres horas de deporte. Por mi parte me compré unas pesas, unas esterillas, unas gomas, unos TRX… todo lo que he podido para adaptar mis entrenamientos y fortalecer mi musculatura y no dejar que el tiempo pasara sin más. Luego, todo este material ha sido posible económicamente gracias a otra ayuda del Proyecto FER, que junto al CPE han sido grandes apoyos para poder afrontar este confinamiento.

Desde que se decretara la desescalada, una vez se publicó en el BOE que los deportistas DAN podíamos ir fuera del horario que estaba marcado para deportistas fueran federados o no, ya hemos podido desplazarnos y tener un horario libre para poder desarrollar nuestro deporte. Con la ayuda del Proyecto FER me compré un neopreno y desde entonces estoy yendo al agua en el mar siempre que el tiempo lo permite. Hay que tener en cuenta que no es una piscina con el tema del oleaje, el clima,… así que siempre veo la previsión y cuando está bien para ir, voy y nado unos 4.000 metros en mar abierto. Habíamos perdido esas cuatro horas diarias en piscina, en el agua, que hacíamos antes de que todo esto pasara. La verdad es que la sensación de reencontrarme con el agua y hacer lo que más me gusta, que desgraciadamente en estos dos meses no he podido hacer, es maravilloso.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email