X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de enero y se habla de valencia cf Rodrigo PODCAST opinion
GRUPO PLAZA

El día que el Valencia CF se 'vendió' y le regaló la Liga al Barça

El gran protagonista del día fue Roberto Fernánez -antes nadie le llamaba Robert-, un futbolista recuperado por Tuzón del FC Barcelona y que fue el encargado de negociar con el Barça la cantidad por no perder en Riazor

28/04/2017 - 

VALENCIA. Han pasado muchos años, muchas temporadas si hablamos de fútbol. Pero sucedió. Hubo un día, existió un día, que en la última jornada de Liga se jugaban el título el Deportivo de La Coruña -entonces no era de A Coruña- y el FC Barcelona. ¿Y? Pues que el Valencia en esa última jornada visitaba nada más ni nada menos que Riazor y, sin jugarse nada en la Liga, obtener cualquier resultado que no fuese una derrota posiblemente acabaría dando la liga a un Barça que jugaba en casa ante un equipo pequeño. ¿Y qué pasó? Pues miren, curiosamente el gran protagonista del día fue Roberto Fernánez -antes nadie le llamaba Robert-, un futbolista recuperado por Tuzón del FC Barcelona y que fue el encargado de negociar con el Barça la cantidad por no perder en Riazor.... seguimos.

EL PARADÓN
Y sí, el Valencia estuvo ese día a un paso de entregar el partido al Deportivo porque no llegaba ese 'dinerito' previsto vía Barcelona para plantar cara al Depor de Bebeto y Mauro Silva. Pero llegó. Llegó la pasta y todo el Valencia se mentalizó para jugar ese partido como si fuera la final de algo. Ojo, repito, el Valencia ya había acabado su Liga y en teoría le daba igual lo que pasara en ese partido. Pero no fue así. El Valencia se dejó el alma en el choque pensando en la 'pasta' de la prima del Barça y solo hubo un silencio sepulcral cuando nuestro defensa central Serer derribó a un jugador del Depor y el árbitro señaló la pena máxima correspondiente.

LANZÓ DJUKIC
Riazor enmudeció. Todo el mundo se quedó concentrado en el lanzamiento del penalty. Y no solo en Riazor, en toda España la gente se puso simbólicamente la camiseta del Depor de Lendoiro que iba a dar la gran sorpresa de ganar su primera Liga y encima al FC Barcelona. ¿Y qué pasó? Pues pasó que Bebeto se hizo 'caquita' encima y siendo el encargado de lanzar las penas máxima del Depor se negó a hacerlo. Tras unos minutos de confusión cogió el balón Miroslav Djukic -luego jugador del Valencia, pero entonces un ejemplar líbero del Depor- y se fue hacia ese punto de penalty alucinante del que estaba pendiente toda España.

LO PARÓ GONZÁLEZ
Y sí, Djukic tomó carrerilla, encaró el balón, le pegó con ganas y se encontró con la parada de un portero llamado José Luis González -titular ese día en el Valencia- que empezó a celebrar a lo bestia en el césped esa parada e invitó a todo el mundo a comprobar -entre abucheos- que el Valencia se había vendido al Barcelona de forma incontestable. La celebración, se lo aseguro, la celebración de González, fue absolutamente escandalosa. Y sí, el Depor perdió la Liga por culpa de ese penalty lanzado por Djukic y detenido por González y el Valencia 'cobró' una pasta como prima extra del Barça otorgada a ese equipo que le permitió que ganara la Liga en la última jornada.

¿Y AHORA?
Pues miren, el Valencia actual es un equipo mediocre con muy escasa motivación para jugar al fútbol y con menos motivación para plantarle cara al Madrid en el Bernabéu. ¿Y? Pues miren, dato curioso, hoy en día el máximo gestor deportivo del Barça es mi amigo Robert -en Barcelona Rubert, el antiguo Roberto que sí que cobró una pasta siendo parte del Valencia y empatando en A Coruña- y la mayor ilusión que puede tener en estos momentos el equipo blaugrana es que el Valencia no permita que el Real Madrid le arranque la victoria en el Bernabéu y de alguna forma le regale esta Liga al FC Barcelona. ¿Y? Pues no digo nada más. Roberto o Robert o Rubert ahora ya no es jugador del Valencia... pero sí el máximo responsable deportivo del FC Barcelona. ¿Y? Pues que nada, tómense este artículo como lo que es... un recuerdo especulativo de lo que sucedió en su día y que yo viví en primera persona. Sí, yo era entonces Director de Relaciones Externas del Valencia Club de Fútbol... ¡y nadie se acordó de darme un mísero duro pese a vivir todo el tema en primera persona! ¿Y? Pues que nada, que el Valencia juega ahora en Madrid y Robert es el que manda en el Barça. Solo eso.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email